627447_300

EUGENIA ARRIETA SALVATIERRA PRESENTE

Partió la Quena. Eugenia Arrieta Salvatierra, amiga y compañera de Víctor. Encargada del archivo de la Fundación Víctor Jara. Trabajó como voluntaria de la fundación desde el año 1992, cuando ni siquiera existíamos legalmente. Fue responsable desde un primer momento de la organización del archivo que había regresado desde el exilio, que a su alero fue creciendo con la contribución de innumerables personas que guardaban recuerdos de Víctor. Siempre hemos considerado que el archivo es la columna vertebral de nuestra fundación, y Quena era parte intrínseca de su desarrollo. Estudiantes, trabajadores, académicos, artistas, chilenos y extranjeros que llegaban a buscar o proveer información sobre la vida y obra de Víctor y su época, todos eran acogidos por ella. Era el rostro constante y amable de la fundación. En sus manos nuestro archivo cobra vida.

Tanto Quena como Víctor trabajan en la Universidad de Chile y militan en el Partido Comunista de Chile al momento de iniciarse el proceso de reforma universitaria a fines de los años sesenta. Ambos trabajan por una Universidad más democrática, participativa y al servicio de la sociedad.
El año 71, en plena Unidad Popular, Quena convierte las salas del Ballet Nacional en albergue para los niños afectados por los temporales de invierno. Los bailarines y funcionarios de la U se hacen cargo del cuidado y aseo de los niños sacando piojos y cocinando. Ahí conoce a quien será su hijo Luchín.

El golpe de estado de 1973 no logra destruir su espíritu y determinación. A pesar del horror del asesinato de Víctor y tantos otros compañeros Quena decide quedarse en Chile y luchar contra la dictadura. Muchas veces en la clandestinidad Quena trabaja con la CUT y otras organizaciones sociales, como las ollas comunes de las pobladoras.
La masiva exoneración de sus colegas de la facultad de artes de la U. de Chile y la censura y represión generalizadas la motivan a crear un espacio de resistencia cultural: el Taller 666. Por años funcionó como refugio y promotor de la creación y docencia artística. En el Taller la poesía, el teatro y la música se las ingeniaban para permear la censura imperante. No era raro ver a Quena discutiendo con agentes de la DINA en las puertas del Taller para evitar su paso.
En este lugar aterrizamos la primera vez que volvimos a Chile después del golpe. El verano del 81 Quena nos recibe en el Taller, con música, poesía y teatro. En un país que nos era ajeno y hostil de pronto nos sentíamos de vuelta en casa.

La rebeldía y la justicia eran tu motor. Desde tu juventud en Europa hasta el Taller 666 pasando por la reforma universitaria y la UP, convocas a tu entorno a aventurarse y trabajar en conjunto. Tu coraje e ímpetu alcanzan para alimentar los de quienes te rodeamos, haciéndonos siempre ir un poco más allá.

Gracias Quena. Gracias por haber vivido como viviste. Gracias por las discusiones. Por tu compromiso e incansable trabajo.
Por nuestra parte nos comprometemos a continuar y proyectar, a toda costa, tu trabajo de años en esta fundación.

Hasta siempre!!

Joan Jara
Manuela Bunster
Amanda Jara

Fundación Víctor Jara

EUGENIA ARRIETA SALVATIERRA PRESENTE

FamiliaJara

Declaración Familia Víctor Jara

Desde 1978, cuando se inició este proceso, esta es la tercera vez que se cierra el sumario sobre la muerte de Víctor.

Esta vez no protestaremos, porque a pesar de la nula cooperación del Ejército de Chile, han sido identificados 12 oficiales en posiciones de mando, procesados como autores o cómplices o encubridores de secuestro, tortura y el homicidio calificado de Víctor.

Un gran progreso. Agradecemos a todos los testigos por su valiosa colaboración, y a todos quienes han trabajado en este proceso, sobre todo después de su exhumación.

Después de 42 años de impunidad, es difícil, pero tratamos de ser optimistas.

File_2007719112256

Víctor Jara Clausurado

Víctor Jara clausurado

Cristian Galaz, Cineasta y periodista.
@pelaogalaz

 

“Todo lo que tiene que ver con Víctor Jara en Chile, está clausurado”.  Cuando escuché esta frase se me heló la sangre, me quede mudo un instante, el pensamiento se me fue a negro.  Luego me di cuenta que era algo de lo cual yo mismo había sido testigo, pero que, hasta ese momento, no había calibrado la gravedad y profundidad de su significado.

 
Efectivamente, a la clausura permanente de el Estadio Víctor Jara se sumó el año pasado la clausura del Galpón Víctor Jara y por añadidura la sede de la Fundación Víctor Jara. Todas estas clausuras tienen distintos caminos e historias pero están unidas por un mismo factor, el factor administrativo, es decir son medidas adoptadas por la autoridad en función de la carencia de permisos municipales o semejantes, como la recepción final de la obra. Es decir no podría alegarse intencionalidad política alguna. ¿O si?

 
El estadio

 
Vamos por parte.  El Estadio Víctor Jara recibe este nombre en el año 2004 (antes se llamaba Estadio Chile) como un reconocimiento a la memoria del cantautor, pues en ese lugar fue asesinado junto a Littré Quiroga, y muchos otros que aun permanecen como Detenidos Desaparecidos, en los días posteriores al golpe de estado de 1973.  Es decir, transcurridos 31 años de su muerte, se le reconoce al estadio su identidad testimonial y se le otorga la condición simbólica de memorial. Sin embargo nunca se ha constituido como tal, es decir un Sitio de Memoria que pueda ser reconocido por los habitantes y visitantes de Santiago, con un espacio acondicionado para esa memoria y un circuito que de cuenta de lo que allí ocurrió cuando el Ejercito de Chile lo transformó en un campo de concentración de prisioneros políticos.  Por el contrario el estadio lleva años cerrado a las actividades culturales tales como conciertos musicales, festivales, etc. Tampoco puede desarrollarse actividad deportiva con público. Es decir, es un edificio que ha podido resistir a la demolición y las presiones inmobiliarias solo gracias a la lucha de la Fundación Víctor Jara, que permitió declararlo Monumento Histórico de la región Metropolitana.

 
El estadio solo abre sus puertas cada invierno para recibir a las personas en “situación de calle” como se les dice ahora a los mendigos (para tratar de dignificar su situación, dicen), y se convierte en albergue. Hay que decir que no hay lugar más frío e inhóspito  que los pasillos del estadio en donde amontonan a las personas simplemente para que no se mueran de frío en el exterior. Este paliativo bien podría dar paso a una solución más digna y permanente para todas esas personas, que requieren ser tratados como tales y no como ganado mal estibado.  De cualquier forma el estadio sigue ofreciendo condiciones ideales para realizar actividades artísticas, culturales y deportivas, si la voluntad política así lo decide. Es cierto que deben desarrollarse inversiones para acondicionar el lugar, pero serían recursos bien invertidos, con una “rentabilidad social” (para ponerlo en términos que los economistas lo entiendan) enorme. La remodelación del estadio y su entorno podrían darle un nuevo aire al centro sur poniente de la capital generando una nueva plaza pública de reunión familiar y ciudadana que sería bienvenida por el pueblo, un pueblo que ama a Víctor a lo largo y ancho del territorio.

 
El Galpón

 
El Galpón Víctor Jara, ubicado en el barrio Brasil, frente a la plaza del mismo nombre, fue inaugurado para el 70 aniversario del nacimiento del cantautor, el 28 de septiembre del 2002. Para lograrlo se arrendó (hasta el día de hoy) un sitio baldío y se construyó una estructura tipo galpón y se le dotó de equipos de sonido, escenario e iluminación, una inversión a cuenta exclusivamente de la familia de Víctor, especialmente de Joan, su viuda. Por allí pasaron y también se formaron artísticamente, un sin número de bandas y cantautores, entre ellos Chico Trujillo, Juana Fé, Banda Conmoción, entre muchísimos otros. Además, era el único lugar de esas características en Santiago en donde se podía ir a bailar y escuchar cueca en vivo. Pese a todo este aporte cultural y artístico que duró más de 10 años, el Galpón fue clausurado nuevamente por cuestiones administrativas municipales, y finalmente fue  la Corte Suprema la que, con un fallo relámpago y sorpresa, acogió la demanda de un vecino. Las justificaciones oficiales son diversas, pero todas falsas. Fueron años luchando contra la burocracia municipal sin resultados que culminaron en una decisión inapelable.
 

La Fundación

 
La Fundación Víctor Jara, ubicada al lado del Galpón, también en arriendo hasta hoy, y siendo parte de la misma propiedad o edificio, también fue clausurada por la misma orden judicial. Sin embargo la Fundación sigue funcionando en su interior, reinventándose y buscando nuevos caminos para continuar su labor que no es otra que preservar y difundir algo que a estas alturas es patrimonio de todos los chilenos, la enorme obra artística y moral de uno de nuestros más grandes artistas como es Víctor Jara. ¿Por qué entonces si Víctor es un patrimonio de todos la familia de debe caminar en solitario con la pesada carga, sin siquiera recibir apoyo y más aun viendo obstaculizado su andar? ¿No es hora de reaccionar y poner las cosas en el lugar en donde deben estar?

 
Al final, un ultimo dato. Todos los lugares y edificios que tienen que ver con Víctor Jara están clausurados porque, en síntesis, no cuentan con la recepción final de obras que los municipios demandan. ¿Alguien sabía que son cientos los edificios de Santiago que mantienen la misma falencia y que siguen funcionando, entre ellos el propio Estadio Nacional, en donde juega la Roja?  Eso se llama VOLUNTAD POLÍTICA, aquello que ha faltado para resolver los problemas administrativos que la normativa requiere, normativa que se ha transformado en la excusa perfecta para mantener a Víctor clausurado.

2013_01_21_1217_1358781443_original

Ministro en visita cierra la investigación por crimen de Víctor Jara y con doce personas procesadas

El ministro en visita de la Corte de Apelaciones de Santiago, Miguel Vázquez Plaza, cerró la etapa de sumario en la investigación que sustancia por los homicidios calificados del cantautor Víctor Jara Martínez y del ex director de Gendarmería Littré Quiroga Carvajal, que ocupaba esa función a la fecha del golpe militar. Con esta resolución del ministro de fuero, dictada el 5 de marzo recién pasado, concluye la etapa investigativa del proceso que investiga las muertes ocurridas en septiembre de 1973.

La investigación determinó que los procesados en la causa son las siguientes 12 personas: José Adolfo Paredes Márquez; Pedro Pablo Barrientos Núñez; Hugo Hernán Sánchez Marmonti; Raúl Aníbal Jofré González; Edwin Armando Roger Dimter Bianchi; Nelson Edgardo Haase Mazzei; Jorge Eduardo Smith Gumucio; Ernesto Luis Bethke Wulf; Juan Jara Quintana; Rolando Humberto Melo Silva; Hernán Chacón Soto, y Patricio Vásquez Donoso.

De acuerdo a los antecedentes recopilados en la investigación, en el caso de Víctor Jara, se ha logrado determinar la siguiente secuencia de hechos:

“A) Que, el día 11 de septiembre de 1973, a raíz de la asunción del Gobierno Militar de facto, la entonces Universidad Técnica del Estado, fue sitiada por efectivos del Regimiento “Arica” del Ejército de Chile, provenientes de la ciudad de La Serena.

B) Que dichas tropas procedieron, el día 12 de septiembre de 1973, previo disparos de proyectiles de diversa naturaleza, a ocupar sus dependencias y a la detención masiva de docentes, alumnos y personal administrativo que se encontraban en el establecimiento educacional; personas que luego fueron trasladadas en buses de locomoción colectiva hasta el entonces Estadio Chile (actual Estadio Víctor Jara), recinto que previamente había sido habilitado como centro de detención, con la coordinación del Comando de Apoyo Administrativo del Ejército de Chile y cuyo resguardo interior fue efectuado igualmente por efectivos provenientes de distintas Unidades Militares, entre ellos: el Regimiento “Tejas Verdes” de la ciudad de San Antonio, el Regimiento “Blindados N°2″ de Santiago, Regimiento “Esmeralda” de la ciudad de Antofagasta y el Regimiento “Maipo” de Valparaíso.

C) Que, entre los docentes aprehendidos, se encontraba el cantante popular y también investigador de dicha Universidad, Víctor Lidio Jara Martínez, quien ingresó al Estadio Chile junto con el referido grupo de detenidos, para posteriormente ser ubicado con éstos en las graderías de dicho recinto deportivo.

D) Que, durante su detención, Víctor Jara Martínez fue reconocido por el personal militar instalado al interior del Estadio Chile, siendo separado del resto de los prisioneros, para ser llevado a otras dependencias ubicadas en los camarines, ocupadas como salas de interrogatorios y apremios, donde fuera agredido físicamente en forma permanente, por varios Oficiales.

E) Que, entre los días 13 y 16 de septiembre de 1973 se desarrollaron interrogatorios a detenidos al interior del Estado Chile, sin que ellos obedecieran a procedimientos judiciales y/o administrativos previos, algunos de los cuales fueron practicados por personal de la Segunda Fiscalía Militar de la época; y, entre otros, fue interrogado Víctor Lidio Jara Martínez.

F) Que, el día 16 de septiembre de 1973, se procedió al traslado de todos los detenidos del Estadio Chile, con excepción de Víctor Lidio Jara Martínez y de Littré Quiroga Carvajal, oportunidad en que se dio muerte a Víctor Lidio Jara Martínez, hecho que se produjo a consecuencia de, al menos, 44 impactos de bala, según se precisa en el respectivo informe de autopsia.

G) Que, el cadáver de Víctor Lidio Jara Martínez, junto con los cadáveres de otras tres personas más, fue encontrado por pobladores en los días posteriores, en las inmediaciones del Cementerio Metropolitano, en un terreno baldío cercano a la línea férrea, con signos evidentes de haber recibido golpes en el cuerpo y los impactos de bala detallados en el informe de autopsia”.

Fuente: El Mostrador