AficheLanzamientoVinilos (1)

Fundación Víctor Jara lanza las reediciones de vinilos

AficheLanzamientoVinilos (1)

En plena época donde lo digital reina en la industria de la música, el vinilo ha vuelto a tomar fuerza como un formato muy buscado, en especial por los coleccionistas. En este contexto, la Fundación Víctor Jara decidió el año pasado trabajar en la reedición de cinco de los álbumes de Víctor Jara en este soporte. De esta forma, Víctor Jara (Demon), Pongo en tus manos abiertas, El derecho de vivir en paz, La Población y Manifesto son los vinilos que estarán disponibles para la venta, luego de un cuidado proceso de trabajo para llegar a álbumes lo más cercanos a las ediciones originales.

Al respecto, Cristián Galaz, director ejecutivo de la Fundación Víctor Jara comentó, “la reedición de esta colección de vinilos viene a saldar una deuda de mas de 40 años, una deuda de la sociedad chilena con su pueblo y una deuda con la memoria de Víctor Jara. Con estos discos nos estamos poniendo al día con tantos que van a poder volver a escuchar sus canciones en el formato original en que fueron publicadas.”

Para la reedición de estos vinilos, realizada con el financiamiento del Programa Otras Instituciones Colaboradoras del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, la fundación trabajó con el sello Blow Your Mind (BYM Records) y contempló también el rediseño de las carátulas. Esta labor que estuvo a cargo de Antonio Larrea, destacado diseñador gráfico quien retomó el material y diseños originales que él mismo desarrollo durante las décadas de los ’60 y ’70 para dar vida a estos nuevos vinilos.

Lanzamiento

La presentación de estos cinco álbumes se realizará el miércoles 30 de agosto a las 19:00 horas en la librería del Centro Cultural Gabriela Mistral, GAM. Aquí se desarrollará un conversatorio moderado por la periodista especializada en música popular, Marisol García donde participarán el diseñador Vicente Larrea, quien comentará el trabajo que el Taller Larrea llevó a cabo durante los ’60 y ’70, el periodista David Ponce y el músico Roberto Márquez, de Illapu. El lanzamiento finalizará con la presentación de Nano Stern.

 

Captura de pantalla 2017-08-24 a la(s) 11.57.44

Antonio Larrea: “Un ícono nunca se guía”

Con motivo del lanzamiento de las reediciones de los álbumes en vinilo de Víctor Jara conversamos con el destacado diseñador gráfico Antonio Larrea sobre su trabajo con Víctor Jara, las historias detrás de estas carátulas que hoy son parte de la cultura popular chilena y su labor en estas nuevas ediciones.

Captura de pantalla 2017-08-24 a la(s) 11.46.50

El trabajo de Luis Albornoz y los hermanos Vicente y Antonio Larrea—el Taller Larrea—logró calar hondo en la cultura popular chilena. Sus cientos de afiches, logotipos y las portadas de los discos de la Discoteca del Cantar Popular (DICAP), ilustraron un Chile de cambios y compromiso político: el Chile de la década de los sesenta e primera mitad de los setenta. Hoy, cuarenta años después del desarrollo de este importante trabajo de la gráfica chilena, Antonio Larrea asumió el nuevo desafío de retomar ese material y trabajar con él nuevamente para las reediciones de los vinilos de Víctor Jara que la Fundación Víctor Jara lanzará como parte del proyecto financiado por el Programa Otras Instituciones Colaboradoras, del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes

¿Cómo fue que se concretó este encargo desde la Fundación Víctor Jara para el rediseño de las carátulas de los discos de Víctor?

–  Bueno, fue a través de Andrés Zúñiga, de la Usach y colaborador de la fundación, a quien conocía ya por otros proyectos. Él me contó sobre la reedición de los discos de Víctor, en edición long play y acercándose lo más posible a los originales, a las primeras ediciones. Como yo tengo los negativos y los elementos originales, el diseño partió con esa idea. Para eso se mantuvieron los sellos del disco, que son los sellos que van en el centro del long play como en la primera edición, incluso con las mismas direcciones de donde existía DICAP (…) Para mí fue muy emotivo que me llamaran a reeditar estos discos como fueron los primeros. De ahí nacen recuerdos de las vivencias que tuvimos con Víctor en su momento, cuando se acercó a nosotros para que le hiciéramos las carátulas.

¿De qué manera empezaste el proceso del rediseño?

–  Me fui metiendo nuevamente en los diseños. Ahí fue naciendo el aporte en estos nuevos discos, ya que estaba toda la historia que había transcurrido después de 40 años. Entonces surgió que dentro de los sobres hubiera un poco de historia de los discos, de cómo fueron los diseños y algo más que apareciera a medida que los fuéramos haciendo. 

 ¿Con qué disco empezaste?

–  No recuerdo con qué disco empecé, pero el material ya estaba revisado porque había hecho el libro “33 1/3 rpm”. Entonces ya lo tenía en mente ya que en ese libro también se relata cómo se hicieron los diseños. En los discos aporté otros elementos, pero siempre volviendo al material antiguo…

El derecho de vivir en paz

3 VictorJara ElDerechodeVivir-Interior 3 VictorJara ElDerechodeVivir-Portada

¿Cuáles son estos nuevos elementos?

–  Por ejemplo, en “El derecho de vivir en paz”, especialmente, tomé el negativo del rostro de Víctor que estaba contrastado, pero ahora tomé uno que estaba más fino. Entonces en este caso, Víctor va a salir mucho más detallado que en el original, ese va a ser un aporte… está más rico el material gráfico, que también fue diseñado en esa época. No es que lo haya intervenido ahora digitalmente, sino que fue un negativo que tenía más detalle y por lo procesos actuales de elaboración de la gráfica de los discos, pude rescatar más detalles de esa foto (…) El diseño estaba guardado, lo escaneé y con las nuevas tecnologías pude rescatar los colores teniendo en cuenta los años que han pasado sobre él.

Recuerdo que nos contaste anteriormente que en el disco “El Derecho de vivir en paz” está este caballo que Víctor quiso que estuviera…

–  … que Víctor impuso—ríe.

Y en ese sentido, ¿cómo trabajabas tú con él el tema del diseño?, ¿él opinaba, daba ideas?

–  Sí, éramos complementarios en eso. Además, la creatividad de Víctor sobre pasaba todo, así es que sus opiniones eran muy bienvenidas, pero siempre nos daba la libertad. A veces las opiniones eran tomadas en cuenta y otras veces no. Le podíamos decir que no nos había gustado su idea. Y con lo del caballo… era un caballo de ilustración oriental, dibujado con pincel, y yo le dije que por último fuera un caballo mexicano, con la fuerza del mural latinoamericano, pero no ja, ja, ja. Así es que lo puse muy chiquitito atrás, en la parte blanca sin ninguna explicación—comenta riendo.

Víctor Jara- Demon

Erika_12JKT EPS_r4 Erika_12JKT EPS_r4 

– Otro aporte es en un disco que yo no hice originalmente, que es el primer disco de Víctor (Víctor Jara-Demon). Ahí hubo un descubrimiento, porque de las fotos que aparecían de Víctor no sabíamos el autor ni el contexto donde se habían tomado. La fundación tenía el negativo original y ahí supimos que la foto era de Patricio Guzmán y mirando la foto me di cuenta que estaba sacada en la puerta de La Peña de los Parra. En el disco original salía un arco negro medio art nouveau pero no estaba definido, no se sabía lo que era y en la foto quedó clarísimo. Me acuerdo de esa puerta porque en esa puerta yo le saqué fotos para otro disco. Y así, pequeños aportes que van esclareciendo cosas que pasaron hace más de 40 años que no estaban tan claras, desde el punto de vista gráfico. 

Pongo en tus manos abiertas

Erika_12JKT EPS_r4 Erika_12JKT EPS_r4

 –  Creo que Víctor llegó con la foto de Quintana al taller para proponerla como diseño, pero esa foto no era gráficamente buena y le pedimos a Mario [Guillard] si podía tomar esa foto (…) Él se llevó los negativos, pero me dejó una segunda copia. La primera se perdió en la imprenta, pero con esa otra copia pude reescanear y sacarle todos esos detalles que desaparecieron en la primera edición del disco, que quedó muy mal impresa. Ahora, la contraportada tiene otro cuento. Ahí fue un perfil de Víctor que teníamos de una sesión fotográfica, yo la copié y empecé a jugar con ella…

Ah, las cuatro cabezas…

– Con las cuatro cabezas se hizo el afiche para promover el disco. Con sólo dos se hizo la contraportada y los textos se pusieron incluso al revés, hay que dar vuelta el disco para leer uno y otro. Ese tipo de libertades se daban en hartas cosas, como no ponerle el título a El derecho de vivir en paz.

La Población

Erika_12JKT EPS_r4 Erika_12JKT EPS_r4

– En “La Población” también hay un aporte. Pusimos las fotos originales, con un set de 3 ó 4 fotos donde salen las niñitas, con los negativos originales y en buen tamaño. Además, se cuenta de donde salieron estas fotos que le gustaron mucho a Víctor, que son fueron fotos espontáneas, no armadas. Fueron fotos que yo saque para una exposición que íbamos a hacer para campaña de Allende, la presidencial, con la Jota (…) Yo se la propuse a Víctor, como el título era La Población, graficaba bien el trasfondo del disco. Quedó bastante buena y ahora es un ícono gráfico. Yo la he visto en varias cosas como elemento gráfico, en murales y para mí es un honor. Es placentero ver cómo esa foto trascendió a través del disco y ya es usada como el ícono de una era, pero eso el tiempo y las circunstancias lo van formando, uno no los guía. Los íconos nunca se guían, si no, salen falsos. Se van armando con la recepción de la gente, cómo los toman y los reinterpretan. Para mí, hay fotos de Víctor que se transformaron en ícono. Son rediseñadas, las interpretan con nuevos colores, les ponen títulos…

-Claro, como las fotos que le tomaste a la familia, alguien las tomó y las coloreó…

Sí, yo las tengo guardadas. A veces me dedico a rescatar todos esos trabajos que veo en internet y tengo una carpeta con todas las reinterpretaciones que les hacen a las fotos. O las poleras, cuando voy a las marchas, todas las poleras que hacen con el rosto de Víctor, acompañado de parte de las letras de las canciones. Es bonito ver cómo la gente lo está usando y que lo lleva con alma, porque si esa persona se puso esa camiseta, es que lleva en el alma a Víctor, no se la puso por decoración.

Manifiesto: a finalizar el trabajo pendiente

Erika_12JKT EPS_r4 Erika_12JKT EPS_r4

-Otra de las fotos icónicas es la que ahora está en esta reedición de Manifiesto. Aquí ocupaste el diseño que estaba pensado para el disco “Tiempos que cambian”

Claro, ese era el último disco que estaba grabando Víctor, que luego sale como Manifiesto, en el exilio. Ya había grabado alrededor de seis o siete canciones y esa era la foto elegida para la portada. Entonces a partir del boceto original se rediseñó la carátula y ahí la cambié un poco. Me di la libertad, como diseñador y como autor, de rediseñarla ya que tenía elementos que no me gustaban ahora. Ahí reinterpretamos y le pusimos “Manifiesto”. Como esa palabra tiene mucha fuerza, la pusimos en rojo, para que tuviera más fuerza todavía y el perfil a tamaño completo.  

La contraportada que se había hecho, con un efecto de la época no digital, la hice con dos negativos contrapuestos con el que se dibujaba el perfil, se sacaba un positivo y un negativo, todo lo que quedaba al medio quedaba blanco. Entonces le sacaba otra copia y eso redibujó la foto. Yo tenía el negativo original, por lo tanto lo ocupamos para la contraportada. Fue una reinterpretación de un boceto que ya existía hace 40 años y en el interior se cuenta su historia. Fue poder terminar el terminar el disco que estaba pendiente.

DSC_0104La foto de la portada de Manifiesto corresponde a una de las dos fotos de perfil que Antonio le tomó a Víctor durante esa sesión en Avenida Fleming, en que además le tomó otras fotografías que se hicieron muy conocidas, como la que fue usada de portada en el disco “El derecho de vivir en paz”.

“No tuvimos muchas sesiones de fotos con Víctor, pero las que hicimos eran súper productivas—ríe—(…) A ese lugar nos fuimos, fue un día soleado y estábamos debajo de los árboles. Justo en la foto de perfil, la de Manifiesto, le cayó un rayo de luz de entre medio de los árboles. Yo le decía ‘córrete un poquito más’ y justo la luz le dibujó el perfil, una luz medio rasante que me ayudó a sacarle la textura. Eso, plásticamente, me ayudó mucho, y dentro de esos dos fotogramas de Manifiesto, hay uno mejor que el otro, aunque parecieran iguales, siempre sucede que hay uno mejor que otro”.

Antonio Larrea enfrentó este trabajo pensando siempre en entregar, a quienes compraran estas reediciones, un vinilo con un diseño lo más cercano a cómo él lo trabajó en los años ’70. Para esto no sólo ha sido importante el trabajar con material original, sino también lo que ofrecen las nuevas formas y calidad de impresión.

“ Antes cuando salía el disco de la impresora, ya tenía una perdida de más o menos un 30 por ciento de los colores. Entonces lo que vio el público no era el original (…) y ahí [El derecho de vivir en paz] hubo un elemento que en la imprenta se lo comieron que era el detalle que es el recorte de la foto interior con esos colores, que en la terminación tenía los detalles del pelo. Cuando recibí el impreso se habían comido todos esos detalles, y si tu revisas la primera edición, hay una línea no más. En este caso, rescaté de nuevo ese detalle. La gente verá los vinilos como Víctor los vio en el tablero de dibujo, ahí está el original”.

 

20170816_115926

Convocatoria a marcha en conmemoración del Golpe cívico-militar

20170816_115146

Este 11 de septiembre se cumplen 44 años del Golpe cívico-militar que derrocó por la fuerza al gobierno legítimo del presidente Salvador Allende y, con ello, se dio inicio a la destrucción de todos los avances sociales que había alcanzado el pueblo de Chile.
La impunidad de los hechos que sucedieron en dictadura es la causa que en el Chile de hoy sigamos viviendo muchas injusticias sociales.
La dictadura no sólo torturó y asesinó a miles de compatriotas, los que fueron ejecutados o detenidos desaparecidos, sino además, hubo más de 200.000 exiliados y 40.000 prisioneras y prisioneros políticos.
Las pensiones de miseria, la falta de educación gratuita, de hospitales y especialistas, de sueldos dignos, de transporte decente y tantas otras injusticias, son consecuencia o herencia de la dictadura que vivimos ayer y que continúan hasta hoy.
Mientras vemos con indignación las estafas en las Fuerzas Armadas y Carabineros, la colusión de empresas y farmacéuticas, las pensiones millonarias de militares y jueces, los lujos en que viven los pocos asesinos encarcelados en Punta Peuco, la impunidad de los poderosos se hace cotidiana y la corrupción se generaliza en los grupos que detentan el poder, contrastando con la nula respuesta del Estado a las justas demandas de los ex prisioneros y prisioneras políticos.
Por otro lado, en Chile se sigue maltratando y asesinando a los trabajadores y al pueblo en general. Sólo el año pasado, 25.000 chilenos y chilenas murieron esperando atención de salud en hospitales públicos, lo mismo que 239 trabajadores producto de las paupérrimas condiciones de trabajo y seguridad en las empresas.
En los últimos 10 años de “democracia”, un total de 1.313 niños y niñas fallecieron bajo la tutela del Estado en recintos y programas del SENAME, a la vez que una sistemática política de represión contra el movimiento social y el pueblo Mapuche, han hecho de la violencia, la tortura, una práctica cotidiana de la policía incluyendo la desaparición de tres chilenos. A eso sumamos, la existencia actual de prisioneros políticos y de chilenos que viven el extrañamiento y persecución.
El Chile de hoy no es el que queremos y tampoco el país que soñaron los miles de luchadores y luchadoras que entregaron su vida para acabar con la dictadura. El Chile de hoy – país de impunidad, desigualdad, corrupción -, no es el país que merecen las nuevas generaciones.
Por tal motivo llamamos a nuestro pueblo y a sus organizaciones, a lo largo de todo Chile, a marchar este 10 de septiembre exigiendo Verdad, Justicia y Memoria.
En Santiago, la convocatoria es a las 10:30 horas en Plaza Los Héroes.
“La Impunidad de ayer es la causa de las Injusticias de hoy”
Coordinadora Nacional de Organizaciones de Derechos Humanos y Sociales