VICTOR JARA EN QUINTERO
Colegio Alonso: Jóvenes viviendo en zona de sacrificio.
Charla efectuada por Andrea Ugalde y Cristián Galaz

Son las 8 de la mañana del miércoles 5 de mayo del 2019 y salimos de Santiago rumbo a la costa. Tenemos que llegar al Colegio Alonso de Quintero. Nos esperan alumnos y profesores para una conversación sobre Víctor Jara.

Siempre es un desafío hablar de Víctor y en el camino vamos pensando lo mucho que hay para decirles. Víctor es inabarcable. Es un ser humano tan gigante, es tantas cosas y siempre cuesta contarlo. Hablarles sobre su música, sobre el hombre de teatro, el músico, cantautor, el hombre conectado con su historia y las luchas de su pueblo, el padre y esposo, el militante.

Llegamos al colegio, nos recibe Joshua, Encargado de Extensión del colegio. A Joshua ya lo conocemos. Además de profesor y músico es un activo militante de la causa ¨No más zonas de sacrificio¨, que compartimos. El colegio tiene un proyecto educativo que nos sorprende. Dentro de sus 5 sellos educativos, está el arte y la cultura como un medio de desarrollo integral del ser humano. Poco común hoy día en que el valor está puesto en los números del SIMCE.

Entramos a la sala donde nos esperan los jóvenes de tercero y cuarto medio. Bellas muchachas y muchachos de 16, 17 años. A al verlos, al mirar sus ojos, no podemos dejar de pensar en cómo el estado viola su derecho fundamental a vivir en un ambiente libre de contaminación. Quintero en permanente crisis ambiental, cuantas veces esos mismos jóvenes han terminado en el hospital, enfermos por la contaminación de empresas que no los ven, que no les importan. Cuantas veces esos jóvenes han sido reprimidos por el mismo estado por protestar en las calles por su derecho a vivir. Imposible no pensar en ello cuando uno los mira y está ahí frente a ellos. También imposible no pensar que Víctor que tanto lucho por su pueblo, también los acompañaría en esta lucha.

Entonces uno parte emocionado. Emocionado por estar ahí, junto a ellos. Damos las gracias por recibirnos y por tener la oportunidad de llevar la memoria de Víctor a sus vidas.

Un video donde el mismo Víctor habla, es su mejor presentación. En silencio lo escuchan. La voz cálida de Víctor y su canto inunda el lugar. Emoción es la sensación, Víctor emociona siempre. Luego les contamos sobre la vida de este hombre excepcional, sus orígenes en el campo, el piso de tierra, el trabajo en el campo. Amanda su madre que era cantora popular y a quién Víctor acompañaba a nacimientos, velorios y fiestas populares del campo. Desde niño ligado a la tierra y al pueblo. Les hablamos del estudiante que no tenía comida a veces, que dormía en el teatro, porque no tenía un lugar donde estar. Un joven como ellos. Luego del director de teatro, aclamado por los críticos de su tiempo, invitado a giras internacionales, premiado. Del cantautor, del camino que lo alejó del teatro porque el canto lo acercaba más al pueblo. Hablamos de las canciones que compuso. Canciones de amor a su compañera Joan, a sus hijas, a los obreros, a los trabajadores. Cantó a los sin casa, a los pobladores que se tomaban los terrenos, a los estudiantes que luchaban en las calles, al trabajo voluntario, contra la represión al pueblo, a la vida y la esperanza, al amor por la patria que es el pueblo.

Les hablamos del hombre que decidió ser fiel hasta la muerte a sus principios y que el día del golpe de estado, dejó su casa y fue a su puesto de trabajo como estaba acordado, a defender al gobierno de los trabajadores.

La voz siempre se entrecorta, la emoción siempre nos embarga y se traspasa y vemos muchos ojos emocionados, de alumnos y profesores.

Viene el momento de las preguntas, pero primero un aplauso largo para esa vida que nos fue arrebatada.

Los jóvenes más que preguntar comentan, pensamos en Víctor hoy, imaginamos que estaría como siempre con ellos, que quizá habría ido a cantar a Quintero. Algunos saben de él y nos cuentan que canciones les gustan, comentamos sus canciones y cómo escuchándolo se aprende tanto de la vida, de las injusticias a las que son sometidos los pueblos, de la profundidad de amor, y de la vigencia de cada canción. Porque el mundo no ha cambiado, porque la injusticia, la inequidad, los allegados, los explotados, los jóvenes pasados a llevar en sus derechos están aquí mismo en esta sala.

Siempre un honor y una enorme responsabilidad hablar de Víctor, porque quisiéramos poder transmitir lo que él fue, pero eso es imposible. Su vida habla por él, en sus canciones está él. Nosotros somos apenas honrados mensajeros de su voz.

Gracias a esa comunidad por recibirnos, alumnos y profesores, gracias por la invitación, gracias por acoger la memoria de Víctor y permitirnos compartirla con ustedes. Vamos por ancho camino, con Víctor en la memoria.

Vientos del Pueblo

…..¨Vientos del pueblo me llaman,

 vientos del pueblo me llevan,

me esparcen el corazón

y me avientan la garganta

así cantará el poeta

mientras el alma le suene

por los caminos del pueblo

desde ahora y para siempre¨….

Víctor Jara 1973