“El Derecho de vivir en paz”: conmemoración y música se tomaron el Estadio Víctor Jara

Música, compromiso social y memoria. Fueron tres intensos días y cuatro conciertos, durante los cuales el Estadio Víctor Jara volvió a convertirse en un espacio para las artes gracias al ciclo “El Derecho de vivir en paz”, organizado para celebrar el aniversario 85 del natalicio de Víctor Jara. Este ciclo de conciertos fue parte de una programación que mantuvo a la fundación en un trabajo intenso durante septiembre, que incluyó la participación en la marcha conmemorativa del 11 de septiembre, la velatón en el frontis del Estadio, el visita guiada “Víctor Jara vive en la UTE-USACH” realizada por nuestro archivo en conjunto al Archivo Patrimonial de la USACH y la venida a Chile del monje budista Gyoro Nagase, quien marchó en honor a Víctor Jara y su mensaje por el derecho de vivir en paz.

Fue precisamente Nagase quien dio inicio a la primera jornada al llegar el día 28 al Estadio Víctor Jara, previo al concierto, luego de su caminata desde Lonquén. Posteriormente, a las 20:00 horas, comenzó la presentación de Illapu. Aquí el grupo oriundo de Antofagasta, mostró el repertorio que por 45 años los han tenido como un referente de la música popular chilena. Durante a presentación, Roberto Márquez, líder de Illapu, hizo un claro llamado a repudiar la violencia por parte del Estado ejercida hacia el pueblo mapuche en el Wallmapu. El grupo además dedicó parte de su presentación al pueblo mexicano, país que los acogió durante parte de su exilio y que actualmente sufre las consecuencias de dos terremotos.

Al siguiente día fue el turno de Inti-Illimani el grupo encargado de comenzar la segunda parte del ciclo. Liderados por Jorge Coulón, realizaron un concierto donde además de homenajear a Víctor y festejar los 50 años que llevan en los escenarios, celebraron a Violeta Parra por su centenario. Luego de un recambio de público llegaron al escenario, Los Vásquez, quienes llenaron el Estadio Víctor Jara con su pop cebolla y un discurso claro en contra de la corrupción y en apoyo a los movimientos sociales. Además, sorprendieron al público con una impecable interpretación de La Partida.

La tercera jornada se vivió el domingo 1 de octubre, con el concierto del Bloque Depresivo. Este proyecto musical de Aldo Asenjo (La Floripondio, Chico Trujillo) que se ha convertido en un verdadero fenómeno de la mano de boleros, valses peruanos y clásicos AM, repletó el recinto y mantuvo a toda el público coreando y bailando. Además de su repertorio, incluyeron canciones de Víctor Jara e invitaron al inicio de su concierto a Max Berrú para interpretar El Arado.

Cristián Galaz, director ejecutivo de la Fundación Víctor Jara, enfatizó en el importante trabajo que implicó esta apertura de este sitio de memoria, “poder abrir las puertas del Estadio Victor Jara para la música, las artes y la memoria es un sueño que costó años hacer realidad. Con estos conciertos íntimos hemos dado tan solo un primer paso y por eso hacemos un llamado a la comunidad artística nacional e internacional, así como a la ciudadanía toda, para que nos acompañen y apoyen en esta recuperación. La emoción vivida en estos días con el estadio lleno de vida nuevamente, es sin duda la mejor forma que tenemos de recordar y homenajear a nuestro querido Víctor.”

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *