Portada FB

CAMINANDO POR EL DERECHO DE VIVIR EN PAZ

Reconocer al hermano es el primer paso.

No solo los acontecimientos internacionales nos muestran la vigencia de este llamado que nos hiciera Víctor Jara en 1971. Su canción también nos exige mirar al interior de nuestras fronteras, especialmente al Wallmapu. Allí el pueblo hermano mapuche continúa sufriendo los atropellos de un estado que en los hechos no lo reconoce ni como pueblo, ni como cultura y menos como nación. El caso de José Huenante, el joven mapuche de tan solo 17 años detenido y desaparecido en democracia, nos golpea profundamente. Lo mismo el caso mas reciente de Santiago Maldonado detenido y desaparecido en Argentina en una manifestación mapuche. Tierra, cultura, nación son nociones integradas y profundamente enraizadas en el pueblo mapuche, desconocerlo es pasar por encima a quienes siempre han acogido al extranjero cuando este viene en paz a convivir con ellos.

Por eso saludamos con alegría a un hombre sencillo que viene desde la cultura oriental. Gyoro Nagase es un monje Budista de origen japonés que viene a Chile a hacer lo que ha hecho por décadas alrededor del mundo: caminar por la paz. Esta vez lo hará en Chile en homenaje a Víctor Jara, en el 85 aniversario de su natalicio. Nagase caminará en Puerto Montt por Pampa Irigoin y caminará desde el Memorial de Lonquén hasta el Estadio Víctor Jara el 28 de septiembre. Como siempre desde fuera de nuestras fronteras nos llegan los frutos de lo que Víctor sembró por el mundo. Los invitamos a seguir esta actividad y acompañarnos en esta caminata por la paz.

Todos los habitantes del mundo, sin excepción, tenemos EL DERECHO DE VIVIR EN PAZ y está en cada uno de nosotros reconocer al otro ese derecho, y a nosotros como chilenos nos toca reconocer al hermano pueblo mapuche su propio derecho a vivir en paz en su tierra.

Cristián Galaz

Director Ejecutivo Fundación Víctor Jara

Foto-2-Mural-Árbol-de-Víctor

Por la Memoria de Víctor Jara

Estimados amigos y amigas:

El archivo de la Fundación Víctor Jara contiene mas de 10 mil documentos, fotografías, archivos sonoros, videos y piezas testimoniales, incluyendo la guitarra de Víctor y su poncho característico.  Es el fruto del trabajo de más de 40 años de su familia y de la Fundación y continúa creciendo día a día con nuevos hallazgos y aportes.

Actualmente este archivo se encuentra disperso en distintos lugares a la espera de trasladarse a un lugar seguro y acondicionado para su preservación y salvaguarda.

Recientemente hemos logrado el compromiso del Ministerio de Bienes Nacionales de entregarnos en comodato un espacio en el Edificio de la Ciudadanía, ubicado detrás del Centro Cultural Gabriela Mistral en Santiago. Es un gran paso para nuestro Archivo el poder contenerlo en un solo sitio. No obstante requerimos importantes recursos económicos para acondicionar el lugar y adecuarlo a las necesidades de conservación de un archivo tan valioso. Se requieren espacios climatizados, bodegas especiales, lugares de trabajo para las conservadoras y catalogadoras. Como imaginarán los costos de estos espacios son altos.

Por todo esto hemos iniciado una campaña de recolección de fondos que hemos llamado Por la Memoria de Víctor Jara. Por ello les pedimos su colaboración y apoyo, difundiendo entre sus amigos este propósito que tiene el carácter de urgente pues pese a todos nuestros esfuerzos nuestro archivo se encuentra en una situación precaria y en permanente riesgo.

Como suelo decir, Víctor está presente en nuestro Archivo, allí está su obra y su legado. Ayúdennos a mantenerlo a salvo para las futuras generaciones y para que continúe siendo un aporte a la cultura y la memoria de nuestro pueblo.

Les saluda y agradece desde ya

Joan Jara
Presidenta Fundación Víctor Jara

File_2007719112256

LA FUNDACIÓN RENUEVA SUS CAMINOS Y COMPROMISOS

El pasado 20 de enero la Fundación Víctor Jara cumplió 24 años de trabajo sin pausas ni desvíos, recuperando, preservando y difundiendo el legado de Víctor tanto en su creación artística como los valores que en ella plasmó. Han sido años fructíferos pero también difíciles. En los últimos 10 años hemos visto la clausura del Estadio Víctor Jara, la clausura del Galpón Víctor Jara y por ende la pérdida de las oficinas de la Fundación en la Plaza Brasil. Con ello el valioso Archivo de la Fundación sufrió una verdadera dispersión que lo ha mantenido en condiciones precarias y en franco peligro de deterioro. En algún momento llegamos a constatar que todo lo que tenia el nombre de Víctor estaba clausurado.

Sin embargo la Fundación no se ha detenido y hoy asistimos a un nuevo ciclo cuyo sello distintivo es la energía renovadora y la apertura de puertas al futuro. El rescate del Estadio Víctor Jara como Sitio de Memoria ya esta en marcha y este 27 de abril daremos un gran paso, después de 10 años abriremos nuevamente esas puertas clausuradas en una acto artístico y simbólico de renovación de compromisos con la memoria y el arte.

Por otra parte la Fundación ha encontrado un nuevo espacio para habitar, un espacio cargado de historia y símbolos. Detrás del actual Centro Cultural Gabriela Mistral se alza una torre de 23 pisos, construida durante el Gobierno del Presidente Salvador Allende para celebrar la tercera versión de la UNCTAD. Luego de dicha conferencia la torre pasó a ser conocida como el “Edificio de la Juventud” pues desde allí diversas organizaciones planificaban los trabajos voluntarios de estudiantes. Luego del Golpe Cívico Militar fue ocupado por la Dictadura como sede de gobierno y hasta hace muy poco continuaba ocupada por oficinas del Ministerio de Defensa. En unos poco meses, gracias al Ministerio de Bienes Nacionales, la Fundación ocupará un piso completo de la torre que pasara a llamarse Edificio de la Ciudadanía, pues estará habitada por diversas organizaciones de Derechos Humanos y culturales.

De esta manera, llenos de nuevas energías seguimos adelante con la tarea fundamental que no puede detenerse, dejar en plena dignidad para las futuras generaciones un patrimonio que le pertenece al pueblo chileno y a toda la humanidad.

Cristian Galaz, Director Ejecutivo

Fundación Víctor Jara

20 de febrero, Día de la Justicia Social

El día  26 de noviembre de 2007, la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró el 20 de febrero como el Día de la Justicia Social.

¿Cómo promovemos la justicia social? Lo hacemos con acciones que busquen derribar las barreras. No discriminando por género, raza, etnia, cultura o religión; respetando a quienes migran en busca de nuevas oportunidades y respetando a nuestros pueblos indígenas, entre muchas otras defensas de causas.

En este sentido, son muchos los movimientos sociales que en Chile hoy luchan por la justicia social y la dignidad de su pueblo. A ellos y a quienes han liderado movimientos sociales a lo largo de nuestra historia, nuestro saludo, reconocimiento y agradecimiento por su lucha constante.

Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas

Hoy 30 de agosto conmemoramos el Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas. Esta es una iniciativa promovida por la Federación Latinoamericana de Asociaciones de Familiares de Detenidos Desaparecidos (Fedefam), y apoyada por la ONU. Se conmemora desde el año 2011 y en Chile, oficialmente, desde el 2012.
La Fedefam define a las desapariciones forzadas como “un secuestro llevado a cabo por agentes del Estado o grupos organizados de particulares que actúan con su apoyo o tolerancia y donde la víctima ‘desaparece’. Las autoridades no aceptan ninguna responsabilidad del hecho, ni dan cuentas de la víctima. Los recursos de habeas corpus o de Amparo-mecanismos jurídicos destinados a garantizar la libertad e integridad del ciudadano- son inoperantes y en todo momento los perpetradores procuran mantener el anonimato”.
En Chile la dictadura cívico-militar dejó más de 40 mil víctimas y según cifras oficiales aún existen 1193 detenidos desaparecidos. Miles de familias no han podido despedir a sus seres queridos, miles de familias no han encontrado justicia y es misión de todos y todas, tenerlos en nuestra memoria.
Listado de detenidos desaparecidos en Chile: http://ow.ly/7TdG303Iz8a

Captura de pantalla 2016-08-24 a las 9.50.21 a.m.

A nuestra amiga Fresia Verdugo

Nuestra querida amiga Fresia Verdugo falleció el jueves 11 de Agosto en la Posta Central. Fue un hecho totalmente inesperado. Fresia ingresó a dicho centro asistencial para un procedimiento ambulatorio, tuvo una alza de presión y el resultado de eso fue un derrame cerebral del cual no logró recuperarse.

Tuvimos la suerte de contar con Fresia como trabajadora del Galpón Victor Jara, por muchos años. Suerte de contar con una trabajadora comprometida con la familia Galponística y con la fundación. Siempre con Victor en el corazón. Todo el cariño con que recibía a los comensales de ese espacio cultural de la Plaza Brasil, no desaparecerá, se quedará en cada uno de ellos, por siempre.

Nuestro cariño y eterno agradecimiento a su familia. Siempre con Fresia en el corazón.

Fundación Víctor Jara

3823-175x155

Víctor Jara en la Huella cultural de la Universidad de Santiago

Por Jorge Montealegre

 

La Fundación Víctor Jara vive un promisorio proceso que reimpulsa, revitaliza, su misión. En ese contexto ha firmado un convenio de colaboración mutua con la U. de Santiago de Chile. Más allá de las formalidades, podemos decir que desde al menos medio siglo existe un pacto afectuoso, fraterno, de cariño genuino, entre la comunidad universitaria y la figura de Víctor Jara. Porque el artista fue y sigue siendo parte de dicha comunidad. Es elocuente una fotografía, que conserva nuestro Archivo Patrimonial, donde Víctor Jara está en un grupo de trabajadores de la UTE. En primer plano está Pablo Neruda que visitaba la universidad. Víctor Jara era uno más, en tercera fila, fotografiándose en grupo con el Premio Nobel. Apenas se ve. Era parte de la comunidad, un trabajador de Extensión. Desde esa labor contribuyó –con los Parra, Inti Illimani, Quilapayún, Isidora Aguirre- a llevar una diversidad expresiones artísticas a todos los rincones. Valga recordar que la UTE sostuvo en gran medida al Movimiento de la Nueva Canción Chilena. En esos tiempos la universidad tenía sedes a lo largo de todo el país. En septiembre de 1973 preparaba la apertura de su canal de TV.
Así, Víctor Jara es evocador de una época, de sus personas y obras. El 11 de septiembre debía cantar en esta casa de estudios, llamada entonces Universidad Técnica del Estado, en la inauguración de una exposición antifascista titulada “Por la vida siempre”. En la ocasión hablaría el Presidente Allende. Víctor Jara tenía programado cantar una de sus últimas creaciones: “Manifiesto”. En su letra nos recuerda que el cantar tiene sentido y razón. Es parte de su enseñanza. Entonces compartió la suerte con nuestro rector de entonces y el presidente de la Federación de Estudiantes en campos de prisioneros, con nuestra casa de estudios como blanco de morteros. En el Estadio Chile, que en justicia hoy lleva su nombre, compartió con los estudiantes, académicos y funcionarios que fueron llevados como “prisioneros de guerra” e ese recinto. Es parte de esa historia. Víctor Jara es una de las víctimas de esta casa: es una de las 88 personas, entre muertas y desaparecidas -que están consignadas en nuestro Libro Memorial-, a las que debemos honrar y para cada una de ellas tenemos un respeto equivalente. Cada víctima simboliza a las otras. Se contienen significativamente. Así, tras la imagen de Víctor Jara también están sus hermanos en la tragedia. Se les recuerda en la universidad, que también es un sitio de memoria. La escultura frente a la Casa Central, la “Sala de las Artes Víctor Jara”, los murales con su imagen, son parte de las marcas que hacen de Víctor Jara –así como de Isidora Aguirre, Goyo Mimica, Michelle Peña, Enrique Kirberg- parte del imaginario cotidiano de la U. de Santiago que recuerdan la sinergia en el compromiso, la creatividad, el estudio, la sonrisa ancha que –por la vida siempre- toman nuevas expresiones en la comunidad universitaria de hoy que construye futuro. Esta huella hace absolutamente natural que la Universidad de Santiago de Chile tenga una relación estrecha con la Fundación –con Joan, Manuela y Amanda- que proyecta la obra y los sueños de Víctor Jara.

3823-175x155 

Jorge Montealegre

Director de Extensión / Universidad de Santiago de Chile

Miembro del Directorio Fundación Víctor Jara

 

1285179

‎Tal Día Como Hoy‬ de 1932 nació Víctor Jara. Cumpliría 83 años.

Da para un ensayo más largo, pero en breves líneas quisiera declarar mi amor y admiración por este ser humano completo -creador, estudioso, activista político y amante-, que en su rica trayectoria de vida, truncada tempranamente por la violencia dictatorial, logró integrar con excelencia, originalidad y compromiso las distintas dimensiones que valoro de la actividad humana.

Víctor encarna al hombre de ciencia que persigue la verdad (en su caso el estudio e investigación teatral y del formato canción); el hombre de arte que busca la belleza (la creación y experimentación intergénero en la música, en el contexto de la Nueva Canción Chilena); el activismo político que aporta a la justicia social (su militancia revolucionaria con capacidad de establecer puentes con otras formas de vivir y comprender el compromiso político); y el hombre amoroso, que cultiva en su núcleo más íntimo aquello que proyecta a la sociedad (su relación de entrega, aprecio y respeto por sus padres, Joan y sus hijas, y un amor incondicional -herencia de Violeta Parra- al género humano, especialmente en su encarnación en popular).

Casi ninguna de las personas que admiro, incluyendo a mi padre, lograron desarrollar, en el espacio de vida que tuvieron, estas cuatro dimensiones que yo mismo persigo en mi quehacer diario. Ciencia, arte, política y amor, cruzadas por una ética del don y la responsabilidad. Víctor Jara lo hizo. Y en todas las áreas que atravesó lo hizo además en forma destacada. No sólo fue un hombre bueno, algo valioso que pocos logran, sino un excelente investigador, creador, revolucionario y amante.

Es una vergüenza para la sociedad chilena que no hayamos hecho justicia en su caso. Victor Jara es universal, incombustible e infinito. Modelo de referencia de alguien que viniendo del pueblo pobre logra, desde un empeño personal y creando redes sociales, valiéndose de la fuerza de proyección que otorga pertenecer a un colectivo, alcanzar los más altos umbrales de realización humana, generando en su entorno cambios y enseñanzas que perduran en el tiempo. Su trágica e injusta muerte no han logrado borrar todo lo que en vida creó, conquistó y sembró. Como él con máxima lucidez señaló, canto que ha sido valiente siempre será canción nueva. Víctor eres canto libre, la estrella de la esperanza que continuará siendo nuestra.

Gracias por todo. Feliz cumpleaños

Manuel Guerrero Antequera
@manuel_guerrero

Justicia-para-Victor1

NADA QUE CELEBRAR

Ha llegado a Chile la noticia de que la corte de Florida ha aceptado la demanda de la familia de Víctor en contra de Pedro Pablo Barrientos Núñez, por su participación en la tortura y asesinato de nuestro ser querido. Esto ha sido posible gracias a la ayuda y solidaridad de la organización basada en San Francisco, el Centre for Justice and Accountability, CJA, con el equipo co-asesor Chadbourne & Parke LLP, quienes presentaron una demanda civil el 4 de Septiembre del 2013.

A finales de los ochenta, Pedro Pablo Barrientos Núñez buscó refugio en los Estados Unidos, y después de unos años adquirió nacionalidad, casándose con una norteamericana. Siempre viajaba a Chile pero desde el año 2009, no volvió más. Ese mismo año fue la exhumación de Víctor.

Lo más importante para nuestra familia es que este oficial en retiro del Ejército de Chile venga a enfrentar acá su procesamiento en la causa que lleva adelante el Ministro Miguel Vázquez. Ya llevamos treinta y siete años intentando que los responsables de los crímenes cometidos en el Estadio Chile enfrenten la justicia. Claramente no es prioridad para las autoridades chilenas perseguir la extradición del oficial en retiro Barrientos, y por eso fue que interpusimos esta demanda en el estado de Florida. Creemos que la impunidad es un cáncer que carcome nuestra nación, y lo que podamos hacer para luchar contra eso lo haremos.

Nosotros no celebramos esta noticia del juicio es en los Estados Unidos contra el señor Barrientos. El Juez de Florida, no aceptó el juicio por crímenes de lesa humanidad, solo por tortura y asesinato. Eso no es algo para celebrar. Nosotros celebraríamos que Estados Unidos, con la debida insistencia del gobierno chileno, lo extraditara, para que Pedro Pablo Barrientos enfrentara acá cualquier responsabilidad que haya tenido en los crímenes de tortura y asesinato de Víctor y tantos otros detenidos en el Estadio Chile.

Fundación Víctor Jara

File_2007719112256

Víctor Jara Clausurado

Víctor Jara clausurado

Cristian Galaz, Cineasta y periodista.
@pelaogalaz

 

“Todo lo que tiene que ver con Víctor Jara en Chile, está clausurado”.  Cuando escuché esta frase se me heló la sangre, me quede mudo un instante, el pensamiento se me fue a negro.  Luego me di cuenta que era algo de lo cual yo mismo había sido testigo, pero que, hasta ese momento, no había calibrado la gravedad y profundidad de su significado.

 
Efectivamente, a la clausura permanente de el Estadio Víctor Jara se sumó el año pasado la clausura del Galpón Víctor Jara y por añadidura la sede de la Fundación Víctor Jara. Todas estas clausuras tienen distintos caminos e historias pero están unidas por un mismo factor, el factor administrativo, es decir son medidas adoptadas por la autoridad en función de la carencia de permisos municipales o semejantes, como la recepción final de la obra. Es decir no podría alegarse intencionalidad política alguna. ¿O si?

 
El estadio

 
Vamos por parte.  El Estadio Víctor Jara recibe este nombre en el año 2004 (antes se llamaba Estadio Chile) como un reconocimiento a la memoria del cantautor, pues en ese lugar fue asesinado junto a Littré Quiroga, y muchos otros que aun permanecen como Detenidos Desaparecidos, en los días posteriores al golpe de estado de 1973.  Es decir, transcurridos 31 años de su muerte, se le reconoce al estadio su identidad testimonial y se le otorga la condición simbólica de memorial. Sin embargo nunca se ha constituido como tal, es decir un Sitio de Memoria que pueda ser reconocido por los habitantes y visitantes de Santiago, con un espacio acondicionado para esa memoria y un circuito que de cuenta de lo que allí ocurrió cuando el Ejercito de Chile lo transformó en un campo de concentración de prisioneros políticos.  Por el contrario el estadio lleva años cerrado a las actividades culturales tales como conciertos musicales, festivales, etc. Tampoco puede desarrollarse actividad deportiva con público. Es decir, es un edificio que ha podido resistir a la demolición y las presiones inmobiliarias solo gracias a la lucha de la Fundación Víctor Jara, que permitió declararlo Monumento Histórico de la región Metropolitana.

 
El estadio solo abre sus puertas cada invierno para recibir a las personas en “situación de calle” como se les dice ahora a los mendigos (para tratar de dignificar su situación, dicen), y se convierte en albergue. Hay que decir que no hay lugar más frío e inhóspito  que los pasillos del estadio en donde amontonan a las personas simplemente para que no se mueran de frío en el exterior. Este paliativo bien podría dar paso a una solución más digna y permanente para todas esas personas, que requieren ser tratados como tales y no como ganado mal estibado.  De cualquier forma el estadio sigue ofreciendo condiciones ideales para realizar actividades artísticas, culturales y deportivas, si la voluntad política así lo decide. Es cierto que deben desarrollarse inversiones para acondicionar el lugar, pero serían recursos bien invertidos, con una “rentabilidad social” (para ponerlo en términos que los economistas lo entiendan) enorme. La remodelación del estadio y su entorno podrían darle un nuevo aire al centro sur poniente de la capital generando una nueva plaza pública de reunión familiar y ciudadana que sería bienvenida por el pueblo, un pueblo que ama a Víctor a lo largo y ancho del territorio.

 
El Galpón

 
El Galpón Víctor Jara, ubicado en el barrio Brasil, frente a la plaza del mismo nombre, fue inaugurado para el 70 aniversario del nacimiento del cantautor, el 28 de septiembre del 2002. Para lograrlo se arrendó (hasta el día de hoy) un sitio baldío y se construyó una estructura tipo galpón y se le dotó de equipos de sonido, escenario e iluminación, una inversión a cuenta exclusivamente de la familia de Víctor, especialmente de Joan, su viuda. Por allí pasaron y también se formaron artísticamente, un sin número de bandas y cantautores, entre ellos Chico Trujillo, Juana Fé, Banda Conmoción, entre muchísimos otros. Además, era el único lugar de esas características en Santiago en donde se podía ir a bailar y escuchar cueca en vivo. Pese a todo este aporte cultural y artístico que duró más de 10 años, el Galpón fue clausurado nuevamente por cuestiones administrativas municipales, y finalmente fue  la Corte Suprema la que, con un fallo relámpago y sorpresa, acogió la demanda de un vecino. Las justificaciones oficiales son diversas, pero todas falsas. Fueron años luchando contra la burocracia municipal sin resultados que culminaron en una decisión inapelable.
 

La Fundación

 
La Fundación Víctor Jara, ubicada al lado del Galpón, también en arriendo hasta hoy, y siendo parte de la misma propiedad o edificio, también fue clausurada por la misma orden judicial. Sin embargo la Fundación sigue funcionando en su interior, reinventándose y buscando nuevos caminos para continuar su labor que no es otra que preservar y difundir algo que a estas alturas es patrimonio de todos los chilenos, la enorme obra artística y moral de uno de nuestros más grandes artistas como es Víctor Jara. ¿Por qué entonces si Víctor es un patrimonio de todos la familia de debe caminar en solitario con la pesada carga, sin siquiera recibir apoyo y más aun viendo obstaculizado su andar? ¿No es hora de reaccionar y poner las cosas en el lugar en donde deben estar?

 
Al final, un ultimo dato. Todos los lugares y edificios que tienen que ver con Víctor Jara están clausurados porque, en síntesis, no cuentan con la recepción final de obras que los municipios demandan. ¿Alguien sabía que son cientos los edificios de Santiago que mantienen la misma falencia y que siguen funcionando, entre ellos el propio Estadio Nacional, en donde juega la Roja?  Eso se llama VOLUNTAD POLÍTICA, aquello que ha faltado para resolver los problemas administrativos que la normativa requiere, normativa que se ha transformado en la excusa perfecta para mantener a Víctor clausurado.