COMUNIDADES EN REBELDÍA
por Cristián Galaz

El domingo 2 de diciembre fue una jornada especial para la gente de Puchuncaví, Quinteros, La Greda y toda esa zona costera ahogada en contaminación y abandono. Zona de Sacrificio les han llamado, soslayando el hecho de que son territorios en donde viven personas, niñas y niños, familias, seres humanos a los que se les dice sin miramientos que deben sacrificar sus vidas por un supuesto desarrollo económico que nunca ha llegado a sus vidas.

Pero ese domingo fue distinto. Un mensaje estampado en poleras y afiches inundó las calles y los barrios:

Chile un Solo Territorio  |  No + Zonas de Sacrificio

Un llamado a la unidad territorial y también un llamado a las conciencias. Ese domingo los habitantes de esta Zona de Sacrificio se reunieron en un gran acto de protesta artístico / ambiental. Un escenario se levantó en medio de la calle y a eso de las cinco de la tarde comenzaron a subir los artistas y las voces de las decenas de organizaciones sociales que se unieron para realizar el acto.

Que todos los territorios se levanten y ejerzan soberanía sobre sus vidas” fue el grito que se escuchó, repetido a lo largo del día. Un grito de rebeldía, pero también un grito de homenaje, porque quien primero lo levantó fue Alejandro Castro, dirigente sindical y activista ambiental. Alejandro fue encontrado muerto luego de una protesta en Valparaíso y las circunstancias de su muerte aun no han sido aclaradas.

Organizaciones sindicales, centros de estudio ecológico, colectivos de arte y cultura, representantes de comunidades mapuche, fueron subiendo al escenario para en breves palabras transmitir su lucha y compromiso. Un momento especial se dio con la madre y el padre de Alejandro Castro tomaron el micrófono para dirigirse a la multitud. Silencio respetuoso, emoción en las palabras, un solo mensaje “Esta lucha es de todos y debe continuar hasta final”, señaló Alejandra. No menos de 5 mil personas escucharon su voz esa tarde en un acto que a esas alturas era multitudinario.

“No fue fácil organizar este tremendo acto, no siempre todos estamos de acuerdo en todo, pero esta vez la unidad fue real”, me dijo una de las organizadoras en medio del volumen de los parlantes y la algarabía del público.

Las palabras alternaban con la música. Fabián Birdway, Nico Silva y Cote Salas, Christian Tolosa y Cono Ramone fueron los solistas que iniciaron la descarga de música y consciencia. Luego siguieron los grupos locales Locobomba y Almas de Calle. A esa altura ya eran pasadas las 7 de la tarde. Entonces suben Los Vásquez desatando la fiesta pop cebolla con consciencia ambiental y social. Fue un gran momento, pero no era el final. Vino el conocido grupo local Cadima de gran empuje energético con un rock profundo y auténtico. Cerraron la noche Inti Illimani + Isabel y Tita Parra y por último Illapu.

Organizaron y participaron:  Feria Artesanal Horcón, Coordinadora Ciudadana Despierta Quintero Puchuncavi, Proyecto Geoparque Puchuncaví, Ni un Fierro más, Acción Ciudadana Puchuncaví Despierta, Colectivo de trabajadores de la educación Quintero, Comunidad Campomar, Salvemos Quintero, Feria de las pulgas Quintero, Asamblea Autoconvocada Horcón, Fundación Aprende Con Ciencia, Cabildo Abierto Quintero-Puchuncaví, Coordinadora no + zonas de sacrificio Valparaíso, Batuque Achelpeñ, Sindicato de Pescadores Las Ventanas, Don Cangrejo Restaurant Ventana, Feria de Quintero. También La Fundación Violeta Parra, Inti Illimani e Illapu.

Entre los organizadores estábamos nosotros, la Fundación Víctor Jara. Un orgullo. Entendemos que es nuestra misión hacernos parte de las luchas de las comunidades organizadas en defensa de los territorios amenazados, usurpados o violentados. Esa tarde inolvidable Joan Jara y Amanda Jara estuvieron presentes y compartieron con los asistentes. “Fue increíble tenerlas acá, ni que lo hubiéramos soñado”, me dijo al pasar un compañero que estaba en la organización. Luego los organizadores profundizaron su agradecimiento: “Nos contó con nostalgia que ella recordaba estas playas cuando el aire era puro y las playas libres. Gracias por volver a estas tierras, con tu historia y la de Víctor, darnos fuerza para seguir luchando por nuestros derechos.”

Esperamos tener nuevamente la oportunidad de compartir con los de Puchuncaví, las de Quintero, los y las de otras Zonas de Sacrificio, como son las comunidades mapuche del Walmapu y tantos otros territorios.

Nota: Detrás del escenario, en medio del frenético movimiento de la organización y el sonido potente de los parlantes se produjo un emotivo encuentro entre Joan Jara y Alejandra, la madre de Alejandro Castro.