Pisagua

El Estado chileno busca recuperar la Cárcel de Pisagua

Tras la sesión del 3 de marzo del Consejo Regional de Tarapacá, se determinó, en una reñida votación, que el Estado chileno comprará el ex centro de tortura y exterminio, la Cárcel de Pisagua.

Con una reñida votación que fue dirimida por el presidente de la entidad, Luis Carvajal,  se logró comprometer los recursos monetarios estatales para la compra y restauración del recinto declarado Monumento Histórico en 1990.

El inmueble construido en 1910 ha sido utilizado como centro de reclusión de presos políticos en tres periodos de  nuestra historia. Primero, entre los años 1947 -1948 fue centro de detención de los comunistas condenados por la “ley maldita”, durante la administración de Gabriel González Videla. Luego fue utilizado como recinto de encarcelamiento de los opositores del gobierno de Carlos Ibáñez del Campos. Por último, fue centro de tortura y exterminio bajo la dictadura de Augusto Pinochet Ugarte.

Agrupaciones de sobrevivientes y familiares de los detenidos desaparecidos celebraron la decisión que les permite avanzar en su lucha por la memoria y justicia de las víctimas de violaciones a los derechos humanos. Según los testimonios recopilados en la zona, se estima que por las dependencias de la cárcel pasaron más de 2500 personas, cuyos paraderos en muchos casos no se conocen hasta ahora.

Luego de que el inmueble fuera abandonado por la Central de Inteligencia (CNI), pasó a ponerse en venta. Por medio de un remate fue adquirida el años 1987, por un empresario ariqueño, Iván Paniagua.

El nuevo propietario era un admirador de la historia del pueblo salitrero de Pisagua y decidió emprender con un hotel ubicado en la cárcel. Al pasar los años la inversión ya no fue fructífera y en una entrevista del Diario la Estrella de Arica, manifestó su voluntad de vender el edificio. Según informó el medio escrito, los primeros interesados en la compra era Bienes Nacionales, al parecer, el dueño no encontraba que le habían hecho un precio justo.

Por más de una década el lugar se encuentra en ruinas y a manos de un particular,  pese a haber sido declarado Monumento Histórico,

Gracias a la decisión de las autoridades, ahora el Estado recuperará la propiedad y se podrá comenzar a realizar un trabajo de restauración y conservación del sitio de memoria para posteriormente abrirlo al público.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *