Foto Roger Waters: Kate Izor

ROGER WATER Y EL DERECHO DE VIVIR EN PAZ

La visita de Roger Waters a Chile, tuvo para la Fundación Víctor Jara especial importancia. En los escasos 2 días que estuvo en Chile, se dio el tiempo para visitar en su casa, a nuestra presidenta, Joan Jara. Los que tuvimos la fortuna de estar presentes en ese encuentro, pudimos constatar el cariño y respeto de Roger por Joan y la calidez y sencillez de este inmenso artista.

Llegó, como el mismo lo contó en su concierto, a tomar té, pero la verdad es que compartimos unas copas de vino blanco, que el mismo regaló a Joan. La conversación fue sobre los temas que importan a los seres humanos comprometidos con la humanidad. Palestina atacada por Israel, el resurgimiento movimientos nazis en Europa y el mundo y lo preocupante que esto resulta para la humanidad. Habló de amor y resistencia, de humanidad. Le contó a Joan que quería que Víctor y su música estuvieran presentes en su concierto y tuvo la humildad de pedir permiso para tocar ¨El derecho de vivir en paz¨ y explicar por qué quería tocar ese tema y preguntar si a ella le parecía bien.

No puedo sino remarcar ese gesto, porque muchos, muchísimos no lo hacen. Usan a Víctor, su imagen y su música sin siquiera preguntar. Vaya que habla de respeto este gesto. A Joan le pareció que ese tema es importante en los tiempos que vivimos y quedaron de acuerdo.

Le contamos que el año recién pasado justamente ese había sido el tema de nuestro primer logro en relación al estadio Víctor Jara, cuando lo abrimos para esos memorables 4 conciertos que dieron pie al FAM Víctor Jara 2018. Le contamos que teníamos una polera con la canción, y él dijo ¨yo la uso en el concierto¨.

También fue momento para Joan de agradecer el apoyo que él ha dado a la Fundación con lo mejor que podía hacerlo, la colección de Vinilos de Víctor y el libro escrito por ella ¨Un canto truncado¨.  Hubo brindis, cariño y risas cómplices de dos personas que viven su compromiso con la vida y los derechos humanos en todas sus acciones y que comparten la idea de que el arte debe der parte de esa lucha. Se despidió con un inmenso abrazo a Joan, y nos dejó invitaciones para el concierto al día siguiente.

Se encargó personalmente de enviar a Joan un vehículo que la fuera a buscar a su casa y la llevara al concierto. Al llegar su equipo se encargó de atenderla a ella y a quienes la acompañamos y luego de llevarla a un lugar muy especial del estadio, especialmente preparado para ella y nosotros.

El concierto de Roger Waters es una joya de la música y la puesta en escena. Cada canción, cada imagen, cada sonido, cada gesto en el escenario tienen un sentido. Roger Waters con gran talento es capaz de hacer de su espectáculo un acto político. No anda con medias tintas, acusa la farsa de los gobiernos europeos que hablan de paz y derechos humamos mientras millones mueren en guerras que ellos mismos avalan. Imágenes de explosiones, bombardeos, niños y mujeres violentados por la guerra, nos golpean. La violencia del estado sionista de Israel contra el pueblo Palestino en primer plano. Los muros que dividen personas, los niños hambreados esperando camiones de basura para recoger algo de alimento. Nos tira en la cara la destrucción del planeta por las industrias contaminantes. Nos muestra a Trump en su decadente y asquerosa humanidad transformado en animal, en bestia. Levanta un cartel que nos dice ¨pigs tule the world¨

¨Cerdos gobiernan el mundo¨, y luego otro que dice ¨Fuck the pigs¨. Sin concesiones nos expone el mundo en que vivimos y nos pregunta:

¿Es esta realmente la vida que queremos vivir?

No nos suelta ni siquiera en el intermedio, en que expone frases contra el fascismo.

RESISTIR AL FASCISMO. RESISTIR, RESISTIR.

Luego un globo que es un Chancho Gigante, se pasea por el estadio con la leyenda ¨Se humano¨.

Casi al final del concierto realiza un homenaje a Víctor Jara y Joan Jara, que comienza con las siguientes palabras

¨Solo quiero levantar mi sombrero, brevemente, a uno de los suyos. Porque estamos en el Estadio Nacional en Santiago, y todos nosotros, los que tenemos los años suficientes para acordarse de la aterradora historia de este gran Estadio, en esos años oscuros del régimen de Pinochet¨.

Luego cuenta a las 50 mil personas presentes que visitó a Joan Jara en su casa y continúa con lo siguiente:

¨Como un acto de respeto y solidaridad con todos aquellos que están dispuestos a luchar contra el neo fascismo, donde sea que se aparezca, en cualquier lugar de esta frágil tierra, bajé una canción de Víctor y la voy a tocar acá solo un par de minutos antes de seguir, así que acá va.

Aparece una foto de Víctor en la pantalla y desde su celular la voz de Víctor que canta ¨El derecho de vivir en paz¨ llena el estadio.

Joan muy emocionada, el estadio aplaude y canta.

Termina la canción y dice ¨Por Víctor y gracias Joan¨. Luego dedica una canción a Joan y Víctor. Así termina el concierto, se pone la polera que le regalamos en la que se lee:

¨ El derecho de vivir en paz ¨ y se despide.

Roger Waters le hace honor a la canción ¨Manifiesto¨ de Víctor Jara, en la que Víctor expresa ¨ Yo no canto por cantar¨.

Mientras estamos ahí nos llegan las primeras noticias del asesinato de Camilo Catrillanca.

Se puede ver el homenaje rendido por Roger Waters en el siguiente link aquí.