Tres maletas y una vida de lucha por la memoria

La riqueza del Archivo Víctor Jara hoy contrasta con la falta de espacio para su conservación y difusión. En la actualidad, nuestra Fundación trabaja para asegurar el lugar y las condiciones que permitan que esta colección de objetos, fotografías y documentos, nos puedan seguir contando de Víctor por muchos años más.

“Tienen que entender que estuvimos en un estado de shock total. No veíamos el futuro ni las cosas prácticas. En el principio del archivo no lo pensábamos en realidad como tal, sino que nos llevábamos todas las cosas del papi, o sea de Víctor (…) Metimos en una maleta, con cierto nervio, copias de su música, grabaciones, cintas y papeles (…) Las cosas más delicadas las dejamos en otra maleta que no llevamos con nosotros, sino que  dejamos con alguien de la embajada, que nos prometió que después la iba a sacar”, relata Joan Turner.

Emma y FundacionResguardar en tan sólo tres maletas los recuerdos de una vida entera. Y no hablamos de los recuerdos de una vida cualquiera, sino que los 40 años vividos por un artista prolífico, inspirador y comprometido. Poner en esas maletas las fotografías de paseos familiares al sur de Chile y de sus giras a Europa, las cintas con grabaciones que quedaron inconclusas, sus objetos y su ropa. Luego tomar a sus dos hijas, las maletas y partir al exilio de vuelta a Inglaterra después de casi 20 años.

A esa situación se vio enfrentada Joan Turner luego del asesinato de Víctor Jara a días del Golpe de Estado de 1973. Y fue así como dio vida, casi involuntariamente, a lo que hoy conocemos como el Archivo Víctor Jara, parte fundamental de nuestro trabajo.

Ya en el exilio, el paso de los años y las muestras de solidaridad de personas de todo el mundo convirtieron a estas tres maletas en un gran baúl, con el que Joan retornó a Chile tras una década fuera. Años después, esos recuerdos familiares fueron tomando cuerpo hasta ser concebidos como el Archivo Víctor Jara, fuente principal para la difusión de su legado.

trabajo en archivoHoy la riqueza que resguarda este archivo es invaluable. Esta colección contiene registros fotográficos y audiovisuales sobre su vida, obra y legado en distintos formatos y soportes. Material de prensa desde 1957 hasta la fecha, documentos manuscritos e impresos referidos a su vida, obra y temas como el movimiento de solidaridad internacional, los derechos humanos, el caso judicial Víctor Jara, homenajes y conciertos. Y por supuesto, sus obras musicales y audios con entrevistas en torno a su figura. Toda una colección que nos permite, al estudiarla en conjunto, conocer y comprender a Víctor Jara en su profundidad.

En él existen también verdaderos tesoros poco conocidos hasta ahora, que están a la espera de ser puestos en valor, como su ropa, sus guantes, letras no terminadas y versiones que no llegaron a ser las letras definitivas de sus canciones, entre otros.

El anuncio hecho por Bienes Nacionales a nuestra Fundación, sobre la entrega de un espacio en comodato en la Torre de la Ciudadanía, abrió la posibilidad de reunir y darle al archivo ese lugar y condiciones para seguir transmitiendo el legado de Víctor. Sin embargo, al mismo tiempo instaló el enorme desafío de reunir el dinero que se necesita para implementar estos espacios. Esta situación nos pone como Fundación Víctor Jara en una carrera contra el tiempo.

La actualidad del Archivo Víctor Jara

Desde el 2016, parte de nuestro archivo funciona en las dependencias del Archivo Patrimonial de la Universidad de Santiago de Chile y cuenta con financiamiento del Programa Otras Instituciones Colaboradoras (OIC) del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes. Gracias a un convenio de colaboración entre la Fundación Víctor Jara y la USACH, el Archivo Patrimonial acogió al equipo de nuestro archivo y también a un cuarto del total de su colección. En total recibieron a tres profesionales y, aproximadamente, 79 cajas con material.

13346217_273241639697516_6936172389552492559_oEn este espacio, el equipo del Archivo Víctor Jara logró un importante avance al estabilizar esa parte de esa colección, conservándola en sobres y cajas que cumplen con las condiciones adecuadas para su preservación. Sin embargo, debido a la falta de espacio para desplegar todos los materiales, no han podido revisar la colección de manera completa. Queda así pendiente saber con exactitud qué objetos componen el archivo y qué fuentes ya se han estudiado para su documentación.

Parte de esas 79 cajas se encuentran en la oficina del equipo de trabajo, siendo esto un problema para la buena conservación del material en papel, audiovisual y sonoro que allí está almacenado. Además, las condiciones ambientales como oscilaciones térmicas y los frentes de humedad relativa alta a las que se ve actualmente expuesto el material, hacen prioritario que la colección tenga lo antes posible un espacio adecuado.

El valor del archivo Víctor Jara es incalculable y las condiciones en que se preserve pueden hacer la diferencia entre tener acceso a sus objetos y obra por 100 años, 50 o tan sólo 20 años más. Es por eso que el nuevo espacio que se habilite para labores de archivo deberá contar, entre otros, con laboratorios de conservación, digitalización, bodegas y un centro de documentación de manera diferenciada y con equipamiento que controle las variaciones ambientales, para su conservación, resguardo y difusión.

Queremos además generar un espacio para exposiciones temporales y también tener vitrinas climatizadas con algunos elementos que estarían permanentes como la guitarra y el poncho hecho por Angelita Huenumán”, agrega Catalina Echeverría, encargada de conservación del Archivo Víctor Jara.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En septiembre de 1973 Joan y sus hijas no imaginaron que en esas tres maletas llevaban un material que traspasaría con los años su carácter de recuerdo familiar y pasaría a ser la forma más directa de conocer a Víctor Jara y su visión de mundo dentro de su contexto social y político.

Víctor Jara es una figura nacional e internacional. Él participó y fue protagonista de la historia de esos tiempos, como persona, como creador y como agente político (…) Ahora hablamos de una época súper cercana a nosotros, pero en 150 años más nosotros no vamos a existir y esperamos que el archivo siga existiendo para que la historia que Víctor encarna siga conociéndose”, enfatiza Judith Silva, encargada de documentación del archivo.

Tal como lo dijo Joan Turner, queremos un archivo abierto a la comunidad y “accesible como testimonio de la vida y obra de Víctor, como ejemplo de su trabajo como artista para todo el público que quiera verlo”. Lograr reunir este archivo en un solo lugar y proporcionarle las condiciones adecuadas es cumplir nuestra misión de preservar la memoria de Víctor para las nuevas generaciones.

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *