File_2007719112256

Víctor Jara Clausurado

Víctor Jara clausurado

Cristian Galaz, Cineasta y periodista.
@pelaogalaz

 

“Todo lo que tiene que ver con Víctor Jara en Chile, está clausurado”.  Cuando escuché esta frase se me heló la sangre, me quede mudo un instante, el pensamiento se me fue a negro.  Luego me di cuenta que era algo de lo cual yo mismo había sido testigo, pero que, hasta ese momento, no había calibrado la gravedad y profundidad de su significado.

 
Efectivamente, a la clausura permanente de el Estadio Víctor Jara se sumó el año pasado la clausura del Galpón Víctor Jara y por añadidura la sede de la Fundación Víctor Jara. Todas estas clausuras tienen distintos caminos e historias pero están unidas por un mismo factor, el factor administrativo, es decir son medidas adoptadas por la autoridad en función de la carencia de permisos municipales o semejantes, como la recepción final de la obra. Es decir no podría alegarse intencionalidad política alguna. ¿O si?

 
El estadio

 
Vamos por parte.  El Estadio Víctor Jara recibe este nombre en el año 2004 (antes se llamaba Estadio Chile) como un reconocimiento a la memoria del cantautor, pues en ese lugar fue asesinado junto a Littré Quiroga, y muchos otros que aun permanecen como Detenidos Desaparecidos, en los días posteriores al golpe de estado de 1973.  Es decir, transcurridos 31 años de su muerte, se le reconoce al estadio su identidad testimonial y se le otorga la condición simbólica de memorial. Sin embargo nunca se ha constituido como tal, es decir un Sitio de Memoria que pueda ser reconocido por los habitantes y visitantes de Santiago, con un espacio acondicionado para esa memoria y un circuito que de cuenta de lo que allí ocurrió cuando el Ejercito de Chile lo transformó en un campo de concentración de prisioneros políticos.  Por el contrario el estadio lleva años cerrado a las actividades culturales tales como conciertos musicales, festivales, etc. Tampoco puede desarrollarse actividad deportiva con público. Es decir, es un edificio que ha podido resistir a la demolición y las presiones inmobiliarias solo gracias a la lucha de la Fundación Víctor Jara, que permitió declararlo Monumento Histórico de la región Metropolitana.

 
El estadio solo abre sus puertas cada invierno para recibir a las personas en “situación de calle” como se les dice ahora a los mendigos (para tratar de dignificar su situación, dicen), y se convierte en albergue. Hay que decir que no hay lugar más frío e inhóspito  que los pasillos del estadio en donde amontonan a las personas simplemente para que no se mueran de frío en el exterior. Este paliativo bien podría dar paso a una solución más digna y permanente para todas esas personas, que requieren ser tratados como tales y no como ganado mal estibado.  De cualquier forma el estadio sigue ofreciendo condiciones ideales para realizar actividades artísticas, culturales y deportivas, si la voluntad política así lo decide. Es cierto que deben desarrollarse inversiones para acondicionar el lugar, pero serían recursos bien invertidos, con una “rentabilidad social” (para ponerlo en términos que los economistas lo entiendan) enorme. La remodelación del estadio y su entorno podrían darle un nuevo aire al centro sur poniente de la capital generando una nueva plaza pública de reunión familiar y ciudadana que sería bienvenida por el pueblo, un pueblo que ama a Víctor a lo largo y ancho del territorio.

 
El Galpón

 
El Galpón Víctor Jara, ubicado en el barrio Brasil, frente a la plaza del mismo nombre, fue inaugurado para el 70 aniversario del nacimiento del cantautor, el 28 de septiembre del 2002. Para lograrlo se arrendó (hasta el día de hoy) un sitio baldío y se construyó una estructura tipo galpón y se le dotó de equipos de sonido, escenario e iluminación, una inversión a cuenta exclusivamente de la familia de Víctor, especialmente de Joan, su viuda. Por allí pasaron y también se formaron artísticamente, un sin número de bandas y cantautores, entre ellos Chico Trujillo, Juana Fé, Banda Conmoción, entre muchísimos otros. Además, era el único lugar de esas características en Santiago en donde se podía ir a bailar y escuchar cueca en vivo. Pese a todo este aporte cultural y artístico que duró más de 10 años, el Galpón fue clausurado nuevamente por cuestiones administrativas municipales, y finalmente fue  la Corte Suprema la que, con un fallo relámpago y sorpresa, acogió la demanda de un vecino. Las justificaciones oficiales son diversas, pero todas falsas. Fueron años luchando contra la burocracia municipal sin resultados que culminaron en una decisión inapelable.
 

La Fundación

 
La Fundación Víctor Jara, ubicada al lado del Galpón, también en arriendo hasta hoy, y siendo parte de la misma propiedad o edificio, también fue clausurada por la misma orden judicial. Sin embargo la Fundación sigue funcionando en su interior, reinventándose y buscando nuevos caminos para continuar su labor que no es otra que preservar y difundir algo que a estas alturas es patrimonio de todos los chilenos, la enorme obra artística y moral de uno de nuestros más grandes artistas como es Víctor Jara. ¿Por qué entonces si Víctor es un patrimonio de todos la familia de debe caminar en solitario con la pesada carga, sin siquiera recibir apoyo y más aun viendo obstaculizado su andar? ¿No es hora de reaccionar y poner las cosas en el lugar en donde deben estar?

 
Al final, un ultimo dato. Todos los lugares y edificios que tienen que ver con Víctor Jara están clausurados porque, en síntesis, no cuentan con la recepción final de obras que los municipios demandan. ¿Alguien sabía que son cientos los edificios de Santiago que mantienen la misma falencia y que siguen funcionando, entre ellos el propio Estadio Nacional, en donde juega la Roja?  Eso se llama VOLUNTAD POLÍTICA, aquello que ha faltado para resolver los problemas administrativos que la normativa requiere, normativa que se ha transformado en la excusa perfecta para mantener a Víctor clausurado.

4 comentarios
  1. Luis Manfred Araya
    Luis Manfred Araya Dice:

    Que calvario debe de ser, vivir en un pais que siendo la tierra que lo vio a uno nacer, se ha convertido en hazme reir mundial, porque TODAS las estupideses, robos y estafas que hacen los politicos, empresarios y otros, vuelan como reguero de polvora fuera del pais, y lo ponen a uno en la disyuntiva de: digo o no digo que soy chileno.
    Pero hay cosas que no se podran tapar jamas, ni con dinero, ni con nada, y una de ellas es, EL INMENSO VALOR CULTURAL, que nos lego Victor Jara, un simbolo de sencillez, humildad y honestidad, y que aunque les duela y moleste a muchos, es uno de los icons mas importante que tiene Chile, al mismo nivel que el de el asesinado Presidente de la Republica de Chile: Dr. Salvador Allende Gossen.
    Algo que nunca penso la cloaca facista, es que la historia de un pais no se puede cambiar, sea escrita con dinero o con sangre inocente.
    Mis mas profundo respeto por toda la familia de Victor Jara, y mi mas profunda admiracion a la memoria del Padre de la Musica Folklorica Chilena.

    Responder
  2. Rolando Sanchez elchiver
    Rolando Sanchez elchiver Dice:

    Primeramente les agradezco la informacion y esta me ha verdaderamente sorprendido pues en2006 estuve en STGO y conoci el lugar y me alegre un monton pues yo conoci a Victor Jara en 1973 despues de haberme presentado con el Grupo Musical Pueblo Libre en la penia de los Parras. Es una gran pena saber la inconciencia del Gobierno actual clausurar la difucion de su persona como un hombre cabal ,claro con su Arte Musical llevo dentro de mi esta nueva herida

    Responder
  3. Jenny Patricia Orquera
    Jenny Patricia Orquera Dice:

    Es increible que a pesar de haber vivido un horror como la dictadura pasada, existan todavía burócratas que no permitan que se haga justicia en el caso de Víctor Jara, lo que da ha entender que existe temor por la derecha ante solo el nombre de este gran cantautor chileno.

    Mi respeto y admiración a la familia de Víctor Jara y mi solidaridad a todas las personas que están luchando porque se haga justicia.

    Responder
  4. Lilia Mara Melli
    Lilia Mara Melli Dice:

    Sou brasileira, e tendo ido visitar seu país duas vezes,em 2915 e agora em abril de 2016, me surpreendi com o descaso perante a um dos mais talentosos cantores e compositores chilenos – Victor Jara – cuja vida e obra são partes já do cenário histórico e musical do país.
    Da primeira vez que visitei a Fundação,em 2015, descobri que não havia um museu ou algo semelhante em homenagem ao cantor, um lugar que poderia ser visitado e guardasse seu trabalho,história e memória, mas apenas o galpão funcionava para dança à noite. Muito recentemente – semana passada – voltei ao sítio, e qual não é minha triste surpresa ai verificar que não há sequer o nome “Fundação Victor Jara” na casa, e que o cartaz enorme com seu rosto (que eu havia fotografado no ano anterior), juntamente com pinturas no muro também lá não estavam. Perguntei a locais que estavam na praça e me informaram que o galpão havia sido fechado por haver problemas com bebidas e bêbados (?!?!). Não me pareceu uma explicação convincente. Achei e acho tudo isso muito estranho, e rogo as autoridades chilenas que honrem a memória deste símbolo de humanidade,humildade e retidão de caráter – além de talento indubitável – um símbolo de resistência cultural e política, alguém da importância e reconhecimento internacional a altura de Violeta Parra, que apoiem sua viúva e a ajudem a efetivamente criar um espaço-museu que honre sua memória – como o lindo Museu dedicado a Violeta Parra, e sim, uma fundação humanitária que vise ajudar aos desfavorecidos e incentive músicos e grupos musicais do país, assim como a crianças e jovens a se desenvolverem musicalmente, e conhecerem e manterem a bela e rica tradição musical deste país. Que i estádio Victor Jara seja remodelado e reaberto visando esses fins – esporte e cultura – e que a Fundação e galpão sejam reabertos e cumpram a nobre função de preservar a memória de alguém que de maneira nobre, deu a vida por seu país. Espero voltar ao Chile e ver estes espaços reabertos, e que eles sejam – tal como Londres 38, o Museu dos Direitos Humanos, o Museu Solidariedade de Allende, espaços onde o não olvidar histórico seja efetivamente exercido.
    Aproveito para lembrar também dos espaços de La Pena dos Parra, hoje parte de uma universidade privada e o espaço que foi a lina de Violeta Parra em La Reina – para que sejam cuidados e mantidos por sua importância histórica e cultural.
    Cordialmente,
    Lília Mello

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *