Beatriz Pichi Malen adelanta su participación en el FAM 2022: “Será una conjunción de arte para la memoria”

La cantante y activista mapuche será una de las artistas que participará en el Festival Arte y Memoria. “El público se va a encontrar con un Víctor Jara presente, en el sentido de su compromiso con Chile”, comenta.


El 18 de octubre de 2019 Beatriz Pichi Malen debía tomar un avión desde Chile para regresar a Argentina. Cuando comenzó a recibir las noticias de la revuelta popular uno de sus primeros pensamientos fue para Joan Jara: “Qué impresionante esta mujer que va tener que vivir esto nuevamente, después de tanto. Porque es diferente, pero es lo mismo, un movimiento popular”, cuenta desde su casa en el conurbano de Buenos Aires.

Beatriz Pichi Malén es una figura de la cultura Mapuche, habitante del Wallmapu, permanente viajera entre Chile y Argentina, cultora de la música de su pueblo, activista de sus causas, estudiosa de los seres humanos y la memoria.

Tiene 70 años y recuerda los días en que conoció a Víctor Jara: “De adolescente me llegaron algunas melodías, algunas canciones por la radio y decía ‘qué maravilla’. Escuchaba alguna poca canción de vez en cuando; por ejemplo “Yo no canto por cantar” y me hacía movilizar la mente y me preguntaba ‘quién es, dónde encontrarlo’, porque claramente internet no existía”. El misterio se resolvió años después cuando “iba por el centro de Buenos Aires y había muchas disquerías. Escuché la misma canción y entré con toda curiosidad a preguntar quién es. Anoté su nombre y me quedé escuchando y ya sabía quién era, ya sabía por dónde me llevaba ese artista”.

Su vínculo con Víctor Jara se reforzará una vez más en el próximo Festival Arte y Memoria, que se desarrollará entre el 23 de septiembre y el 2 de octubre en el estadio que lleva el nombre del cantautor. Beatriz Pichi Malén se identifica profundamente con este encuentro y con la campaña de recuperación del estadio que lleva adelante la Fundación para lograr dar al espacio la relevancia como Sitio de Memoria y Centro de Cultura y Arte Popular. 

 “Esta es una opinión absolutamente personal, porque claro que puede haber miradas diferentes. Voy a poner un ejemplo que sucedió acá (en Argentina): La Esma que fue, entre tantos otros, un centro clandestino de detención, tortura, muerte y desaparición de personas. Esa Esma pertenecía a la Marina mercante y en el gobierno del presidente Néstor Kirchner la expropió a la Fuerzas Armadas y fue entregada a las Madres de Plaza de Mayo. Eso es ahora un hermoso espacio verde, donde se desarrollan todo tipo de actividades con enfoque en la memoria permanente. Hubo sobrevivientes, algunos, que dijeron ‘no estoy de acuerdo con que se cante en un lugar donde hubo mucho sufrimiento’, pero yo tengo la mirada de las Madres. A tanto dolor y desesperación que terminó en muerte hay que ponerle vida, y para ponerle vida hay que ponerle amor y nada mejor que el arte para el amor”.

Beatriz Pichi Malen habla así, bonito. Escucha una pregunta y, como ella misma dice, la toma como punto de partida para sus cavilaciones: “Yo voy por una memoria viva y activa, porque de otro modo uno se olvida, y no es una actitud de tortura o autoflagelo, hay que hacerlo porque el día que perdamos la memoria no sabremos adónde vamos a ir”.  Y luego vuelve sobre el Estadio Víctor Jara: “Recuperar ese lugar, ese espacio de dolor y de terror, claro que hay que hacerlo para que se convierta en una memoria viva, activa y a la vez cargada de amor para quienes estuvieron allí y perdieron toda la posibilidad de vida. Para que no sea solamente un nombre o una consigna y no solo digamos ‘hasta la victoria siempre’ y se acabó, porque eso es una metáfora. ¿Qué es la victoria? ¿Qué es siempre? Ni siempre ni la victoria, porque todavía no hemos ganado nada. Desgraciadamente cada día estamos haciendo la lucha permanente y hay que hacerlo. En buena hora”.

“El recuperar ese lugar, ese espacio de dolor y de terror, claro que hay que hacerlo para que se convierta en una memoria viva, activa y a la vez cargada de amor para quienes estuvieron allí y perdieron toda la posibilidad de vida”.

¿Cómo toma esta invitación al FAM en los 90 años de Víctor Jara?

“90 años que podría estar compartiendo con nosotros si no fuera por esa perversa persecución y muerte. ¡Cuánto más podríamos haber disfrutado con su ejemplo de vida, con su bonanza, con su hombría de bien! Víctor es de esa gente necesaria, de los imprescindibles como decía alguien. Siento una gran emoción porque me tienen en cuenta desde la Fundación, no lo veo solo como a mi persona, sino como al canto que hago. El canto es nuestra lengua y es convidado a compartir esta memoria permanente. Hacemos todo el esfuerzo para encontrarnos, a pesar de pandemias, a pesar de gobiernos, a pesar de políticas de gobierno. Todas estas cosas que nosotros, quienes vivimos al sur de América del Sur conocemos tan y dolorosamente bien”.

Llama la atención eso de “hombría de bien”.

“Ah, es un concepto muy simple. A él le tocó ser hombre, pero tanto hombre como mujer tenemos la capacidad de desarrollarnos y hacerle honor a eso que decimos que ser y manejarnos en la verdad de una identidad. Creo que Víctor comprendió también aquello e hizo un aporte, pese a que su bondad y su bonhomía estaba condenada para quienes hacen la maldad. Todavía hay herederos de esos y cada vez se generan nuevos, Me pregunto si será esto la dicotomía de los opuestos, como hay días y noches, frío y calor, maldad y bondad. Pero si alguien dice que hay injusticia yo agrego ‘debe de haber justicia’ también”.  

Una de las compañeras de Beatriz en sus viajes por Chile ha sido Elisa Loncon, con quien ha compartido conversaciones y el activismo por la causa Mapuche. Sobre el rol que desempeñó como presidenta de la Convención Constitucional dice: “Es un orgullo que una lamgen ejerza ese papel en un momento tan importante. Ella tiene una formación superlativa. Pienso que cuando una hermana o un hermano avanza, todos vamos con ellos. Y ella ha avanzado para ser uno de los pilares fundamentales para esta Constitución nueva que ojalá tengamos. Bueno, yo me hago parte también, por mis hermanos. Y como en todo nacimiento no es solamente felicidad, hay mucha sangre, mucho dolor. Hay que parir una Constitución y yo creo que ustedes lo están haciendo muy bien”. A su conocimiento también han llegado las tácticas de desinformación que se han utilizado para frenar a la nueva Constitución: “Las noticias falsas fueron creadas como una nueva forma de ametrallar la memoria, la cabeza. Como ciudadano o ciudadana uno debe de exigir y para exigir, naturalmente, tenemos que informarnos bien y votar. Debemos tener el compromiso y la responsabilidad”. 

“Las noticias falsas fueron creadas como una nueva forma de ametrallar la memoria, la cabeza. Como ciudadano o ciudadana uno debe de exigir y para exigir, naturalmente, tenemos que informarnos bien y votar”. 

“Pichi Lewfu” es el single que Beatriz Pichi Malen editó hace menos de un mes. Sus múltiples trabajos están disponibles en todas las plataformas y pese a su gran experiencia artística dice que está nerviosa con lo que prepara para el FAM. “Estamos pensando en armar una presentación que sume a otras personas, será una linda oportunidad”, dice. También proyecta este Festival: “el público se va a encontrar con un Víctor Jara presente en el sentido de su compromiso con Chile, como ciudadano que era. Le vamos a mostrar cómo está su Chile. Será una conjunción de arte para la memoria y ojalá con esa fuerza que haremos desde el 23 de septiembre al 2 de octubre se pueda conformar el futuro del estadio Víctor Jara, ya no solamente con el nombre, sino que sea un espacio desde la Fundación para todos, todas y todes”. 

Para más información y venta de entradas al FAM 2022 ingresa acá.