Fundación Víctor Jara invita a compartir los murales dedicados a Víctor

En calles, pasajes, plazas y poblaciones, Víctor sigue estando presente en las ciudades de Chile y el mundo. Es por eso que la Fundación Víctor Jara invita a todos sus amigos y seguidores en las redes sociales a compartir fotografías de los murales dedicados a Víctor que estén en sus barrios.

Para compartir en Twitter, se debe subir la fotografìa, nombrando a la cuenta de la fundación @FundVictorJara. En tanto en Facebook, la fotografía se debe subir a la página de Facebook de la fundación https://www.facebook.com/FundacionVJ/

 

Créditos Fotografía: Santiago te conozco

Fundación Víctor Jara trabaja en la conservación y difusión del legado de Víctor Jara

La Fundación Víctor Jara, en alianza con la Universidad de Santiago de Chile, se encuentra desarrollando un proyecto de conservación, puesta en valor y difusión de la obra de Víctor Jara. Este trabajo se extenderá durante todo el 2016 y está financiado mediante el programa Otras Instituciones Colaboradoras (POIC), del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (CNCA).

Esta iniciativa  contempla variadas actividades tales como: la continuación del trabajo del Archivo Digital Víctor Jara, para la creación de una plataforma web de acceso universal; la reedición en formato vinilo y CD de parte de su discografía y la reedición de los libros “Obra musical completa” y “Víctor, un canto inconcluso” de Joan Jara. Además, incluye la  itinerancia de la exposición “Víctor Jara canta al mundo”.

Otra arista del proyecto incluye un trabajo de programación y participación cultural con la ciudadanía. Aquí se realizará un importante trabajo con liceos pertenecientes al proyecto PACE USACH de la Región Metropolitana y del Libertador General Bernardo O’Higgins, instituciones que recibirán material discográfico y bibliográfico para sus bibliotecas, además de talleres de apreciación musical y charlas en torno a la figura y legado de Víctor.

Joan Jara, presidenta de la fundación, señaló la importancia de esta labor: “Lo que se está realizando con este proyecto es el retorno al rescate de la memoria, que es el pilar que ha guiado nuestro trabajo desde el inicio en 1993”.

Este nuevo proyecto significa también una reactivación del trabajo programático de la fundación, donde el vínculo con la Universidad de Santiago, formalizado en un Convenio de Colaboración Cultural firmado el año 2013, ha sido vital para dar un impulso a esta nueva etapa de preservación del legado artístico de Víctor Jara.

Logo-Final-FVJ2015Color_CNCA

Libros a la venta en la Fundación

Los libros «Víctor, un canto inconcluso», escrito por Joan Jara; «Luchín», cuento ilustrado por Raquel Echenique y las «Obras completas», se encuentran a la venta en la oficina de nuestra fundación, ubicada en Huérfanos 2120, de lunes a viernes de 9:00 a 13:30 y de 15:00 a 17:30.

Listas de precios (no incluye costos de envío):

  • Víctor, un canto inconcluso: $9.000 por precio especial o $10.000 si es llevado con el disco «Payas por Víctor»
  • Luchín: $7.000
  • Obras Completas: $15.000 con el disco Payas para Víctor, de regalo.

20160303_092202 20160301_102206 20160301_101930

Resolución Programa de Organizaciones Colaboradoras (CNCA)

Logo-Final-FVJ2015Color_CNCA

 

Dejamos a disposición de ustedes la resolución que establece que nuestra fundación es parte del Programa de Organizaciones Colaboradores (POIC) perteneciente al Consejo Nacional de la Cultura y las Artes.

Resolución POIC Fundación Víctor Jara

VÍCTOR JARA NO CALLA!

Te invitamos a participar de este gran carnaval, «Víctor Jara no calla», este próximo sábado 12 de septiembre en la comuna de lo espejo, desde las 15:00.
Más información en: Víctor Jara No Calla y en La Escuela Artística Comunitaria

Manuel Guerrero: «El Estado nuevamente nos dio la espalda»

El ex agente de Carabineros estaba condenado por los asesinatos de Manuel Guerrero, Santiago Nattino y José Manuel Parada.

En el marco del caso Degollados, la Corte Suprema confirmó el beneficio de la libertad condicional para Alejandro Sáez, ex agente de Carabineros condenado a presiduo perpetuo por el asesinato de José Manuel Parada, Manuel Guerrero y Santiago Nattino.

Así, en conversación con CNN Chile Manuel Guerrero, hijo de uno de los asesinados el año 1985, indicó que «es un golpe muy muy fuerte», aludiendo que la «Corte Suprema, a nuestro juicio, de forma irregular falló a favor de un criminal que está cumpliendo condena».
Revise los detalles en el video adjunto.

Fuente: CNN

Dictan acusaciones contra ex funcionarios del Ejército por homicidio de Víctor Jara

El ministro en visita extraordinaria para causa por violaciones a los Derechos Humanos de la Corte de Apelaciones de Santiago, Miguel Vázquez Plaza, dictó acusación en contra de 10 funcionarios del Ejército en retiro, por su responsabilidad en los delitos de secuestro y homicidio del cantautor Víctor Jara Martínez y el ex director de Gendarmería Littré Quiroga Carvajal.

En la resolución, Vázquez procesó como autores de los delitos de homicidio calificado a los ex miembros del Ejército: Hugo Sánchez Marmonti, Raúl Jofré González, Edwin Dimter Bianchi, Nelson Haase Mazzei, Jorge Smith Gumucio, Ernesto Bethke Wulf, Juan Jara Quintana, Hernán Chacón Soto y Patricio Vásquez Donoso.

En tanto, como autores de los secuestros simples acusó a Hugo Sánchez Marmonti, Edwin Dimter Bianchi, Nelson Haase Mazzei, Jorge Smith Gumucio, Ernesto Bethke Wulf, Juan Jara Quintana, Hernán Chacón Soto y Patricio Vásquez Donoso.
Además, se sindica como autor solo de los secuestros calificados de Jara y Carvajal a Raúl Jofré Gonzalez y como encubridor de los delitos de homicidio calificado y de secuestro simple a Rolando Melo Silva.
Cabe recordar que un juez en Estados Unidos autorizó iniciar un proceso contra el ex oficial Pedro Pablo Barrientos Núñez, implicado como el autor material del asesinato del cantautor ocurrido el 16 de septiembre de 1973.

Fuente: Radio Bío Bío

El histórico Estadio Víctor Jara: A la espera de una nueva vida

La señalética repartida por todos los rincones del Estadio Víctor Jara es el signo evidente de que el tiempo, allí adentro, parece congelado. Un antiguo logo del Gobierno y las marcas Chiledeportes y Feria del Disco adornan los carteles que indican galerías, baños, accesos. Ni ese logo, ni esa institución ni esa disquería existen fuera del estadio, donde se mantienen incólumes.

La última vez que el recinto acogió un evento masivo fue el 9 de octubre de 2009, año en que la municipalidad de Santiago lo clausuró. Desde entonces, solo pequeñas actividades se pueden realizar ahí. Talleres múltiples –tenis de mesa, futsal, básquetbol, vóleibol, acondicionamiento físico, breakdance- ocupan la cancha, un pequeño gimnasio y un ex comedor en el segundo piso. Más arriba, en el cuarto y quinto, se siguen utilizando habitaciones para acoger a deportistas que vienen de regiones. Entre medio de los pasillos y mosaicos, hay bodegas y oficinas donde poco más de diez funcionarios hacen su día a día.

Como viene ocurriendo en los últimos años, esa rutina se interrumpió el lunes pasado, cuando el estadio se habilitó como albergue para decenas y hasta cientos de indigentes que llegan desde distintas partes de Santiago. Ahora, cientos de camarotes ocupan los pasillos del estadio, mientras algunas colchonetas esperan tiradas en la tribuna y una enfermería ocupa el acceso principal. Afuera, en el pasaje Arturo Godoy, una improvisada vivienda hecha con lonas ocupa la puerta principal.

En el pavimento hay pozas rodeadas de palomas y el paisaje es de una desolación que contrasta con el ajetreo de la Alameda y la Estación Central, ubicadas a escasos metros. Contrasta, también, con el pomposo anuncio que hizo la Presidenta Michelle Bachelet el pasado 21 de mayo: “Vamos a remodelar el Estadio Víctor Jara para recuperarlo como espacio de memoria y de encuentro. Durante el segundo semestre de este año comenzaremos con los diseños del proyecto de remodelación para iniciar obras el año 2016”, dijo la mandataria y sus palabras fueron respondidas por una ovación.

De la música y el horror

Ovaciones se han escuchado por montones en el Estadio Víctor Jara, fundado en 1949 como Estadio Chile. Así lo conocieron los miles de asistentes que congregaban sus jornadas deportivas y así también lo llamaban quienes lo conocieron como lugar de conciertos.

La lista de los músicos que ahí tocaron es interminable. Morrissey, Kraftwerk, Emir Kusturica, James Brown, The White Stripes, The Strokes, Misfits, Lou Reed y Cypress Hill son algunos. Ahí se hicieron también los históricos festivales de la Nueva Canción Chile y hasta ahí han llegado algunos de los principales nombres de la música chilena e hispanoamericana: Los Prisioneros, Soda Stereo, Charly García, Silvio Rodríguez, Pablo Milanés, Alfredo Zitarrosa, Inti Illimani y Quilapayún, por ejemplo, registraron jornadas memorables.

Es conocido, además, que fue ahí donde los militares reunieron a miles de detenidos inmediatamente después del golpe de Estado de 1973. En sus pasillos y camarines todavía quedan rastros del horror, personificado en el homicidio de Víctor Jara, cuyo nombre lleva el recinto desde 2004. El recuerdo del cantautor, sin embargo, hoy es poco más que el cartel en la entrada y un mural en la tribuna sur.

“No hay otro espacio similar en Santiago”

La promesa de la Presidenta Bachelet tiene su origen en un proyecto que se trabaja desde el año pasado y es liderado por el Instituto Nacional de Deporte (IND), que administra el recinto, pero también involucra a la municipalidad de Santiago, el Consejo de la Cultura y la Fundación Víctor Jara.

El objetivo es habilitar nuevamente el estadio con una capacidad cercana a los cuatro mil espectadores. La cifra definitiva dependerá del proyecto arquitectónico, cuyas bases de licitación se publicarían en dos meses. Preliminarmente, se estima que las obras costarían cerca de cuatro mil millones de pesos, que serían aportados directamente por el IND.

“Un recinto como ese debe tener la dignidad que se merece. No hay otro espacio similar en Santiago”, dice el director del IND, Sergio Arévalo, quien explica que la idea es refaccionar el estadio completamente: “El proyecto considera todas las deficiencias que constató el municipio al cerrarlo, pero va más allá”, asegura.

“Tiene que ver con el perfilamiento de las graderías, para mejorar la isóptica; mejorar la calidad de las butacas, la señalética, los accesos y las zonas exteriores; compatibilizar con un proyecto del municipio de concesión de estacionamientos subterráneos; y también mejorar la calidad acústica. Es decir, tener la infraestructura necesaria para que esta sea una sala multiuso. Por eso integramos a distintos organismos en el proceso, porque las especificaciones van a ser muy claras sobre lo que queremos, tanto desde el punto de vista deportivo como cultural”, explica la autoridad deportiva, quien admite que ya se han visto otros estadios y arenas como referencia.

La idea, entonces, es que el Víctor Jara sea capaz de acoger eventos deportivos indoor, escuelas y actividades deportivas para la comunidad y, además, conciertos.

El sitio de memoria

Hasta antes del cierre, la Fundación Víctor Jara podía realizar diferentes eventos en el estadio, gracias a un convenio firmado con el IND cuando el recinto fue declarado como monumento histórico. El acuerdo continúa vigente, por lo que la institución que preside Joan Jara es uno de los mayores interesados en la rehabilitación de las instalaciones.

La Fundación hizo una serie de propuestas al IND, que contemplan sobre todo preservar algunos rincones del estadio como espacios de memoria. También se maneja la idea de crear un pequeño museo, que recuerde los oscuros días en que el estadio fue el escenario de torturas y fusilamientos.

“Lo que se busca no es solamente conservar la memoria sobre la situación que vivió Víctor Jara, sino que sea un sitio de memoria para todos los que pasaron por allí”, aclara el cineasta Cristián Galaz, miembro del directorio de la Fundación.

“Lo importante es rescatar toda esa memoria y el estadio actual está prácticamente en las mismas condiciones en que se vivió ese proceso histórico. A pesar de que lleva el nombre de Víctor Jara, es un sitio de memoria de algo que le ocurrió a muchos chilenos”, recalca el realizador.

Apenas una promesa

Una vez cerrado el Víctor Jara, el Teatro Caupolicán se convirtió en casi la única plaza para recibir conciertos en torno a los cuatro mil espectadores. Otro recinto cerrado es el Arena Movistar, pero su capacidad casi triplica al recinto de calle San Diego.

Por eso, en las productoras de conciertos ven con buenos ojos una eventual reapertura del ex Estadio Chile. El gerente de la Asociación de Productoras de Espectáculos (Agepec), Jorge Ramírez, considera que “sería extraordinariamente bien recibido en un Santiago carente de recintos”.

El productor de Multimúsica explica que “durante nueve meses del año no hay dónde trabajar sobre dos mil personas, porque el clima no es beningno. De marzo a noviembre lo recomendable es trabajar bajo techo y no hay ningún lugar sobre unas dos mil personas que puedas tener para un montón de espectáculos medios. Por eso, creo que le iría muy bien al Víctor Jara. Para una capital como la nuestra, tener solo el Teatro Caupolicán y luego dar un salto al Movistar Arena es muy poco”.

Incluso, el productor minimiza los problemas de acústica que se le achacaban: “Sonaba bastante mejor que muchos recintos que han aparecido después. Me acuerdo que se pusieron paneles en los techos, se trabajó en la aislación y finalmente las cosas ocurrieron”, dice. “Es mucho más lo que el estadio le dio a la música y a la cultura que lo que se puede reprochar. Si se lo hubiera cuidado y no se le hubiera dejado morir, sería un gran lugar”.

El entusiasmo, en realidad, es transversal. Aunque prefieren no hablar en público, los funcionarios del estadio manifiestan su deseo de que la remodelación se haga realidad. Desde la Fundación Víctor Jara, en tanto, prefieren la mesura: “Es una lucha que se ha dado hace muchos años, la Fundación ha peleado por esto desde que se cerró el estadio. En otros gobiernos han existido proyectos y todos se han caído, así que esperamos que ahora no ocurra. Estamos cautos y expectantes”, define Cristián Galaz.

Por ahora, la nueva vida del Estadio Víctor Jara es apenas una promesa. Las puertas continúan bloqueadas, las tribunas vacías y las ovaciones se escuchan lejos, muy lejos de ahí.

Fuente Radio U. de Chile

Con carnaval cultural rinden homenaje a Joan Jara y Juan Radrigán

A las 11 en punto del martes 28 de abril, Joan Jara, bailarina, y Juan Radrigan, dramaturgo, aparecen desde el interior del Centro de Danza Espiral, en pleno corazón del barrio Brasil. Sus caras dan cuenta del asombro al encontrarse con una calle cortada en su honor, decenas de personas, cercanas y otras no tanto, apostadas en el lugar; vestimentas coloridas y ritmos contagiosos. Así fue como el sonido de las campanas dio el inicio de lo que sería un verdadero carnaval cultural, una fiesta ciudadana y conmemorativa a dos grandes de las artes nacionales.

Y es que no podía ser de otra manera. Se trata de dos artistas de renombre y de destaca trayectoria que no solo han sobresalido por su extraordinaria capacidad artística sino que también por su legado humano y social que reviven en cada uno de los bailarines y actores que se han formado a su alero. Por lo mismo, la Facultad de Artes de la Universidad Academia de Humanismo Cristiano, organizadora del evento, quiso festejar en grande.

La plaza Brasil y la danza marcaron el inicio de un homenaje que se extendió por más de dos horas y que contó con varios momentos cargados de simbolismos. Se incluyeron piezas teatrales en honor a Radrigán y música de Víctor Jara y danza, dedicada a Joan. Todo interpretado por estudiantes y docentes de las Escuelas de Danza, Teatro y Música de dicha casa de estudio.

“El Aparecido”, “Deja la Vida Volar” y “Luchín”, fueron solo algunas de las canciones del cantautor nacional que acompañaron la jornada y que dieron a la celebración momentos emotivos.

Algunas partes de las obras como “Desaparecido” y “Amores de Cantina”, ambas de Radrigán, pusieron la picardía cautivando a los homenajeados y a los presentes.

Pero no todo fue música, teatro y danza, también hubo espacio para el reconocimiento. En la oportunidad la Universidad les otorgó, a ambos artistas, la categoría de “Profesor Emérito”, por su contribución a la cultura del país y la formación de varias generaciones de profesionales.

“No son de esos artistas egoístas centrados en sí mismo. Son artistas y agentes políticos totalmente preocupados de las transformaciones de la realidad. Él con su narrativa subalterna y ella con sus movimientos subversivos”, expresó Marcelo Garrido, decano (I) de la Facultad de Artes de la U. Academia de Humanismo Cristiano.

“Los artistas son los únicos que nos demuestran que la utopía no es una disfunción cognitiva, es una posibilidad, un horizonte, y Joan y Juan, han demostrado a lo largo de su vida que esto es posible. Construyeron un lugar para el arte y al arte le dieron un lugar y eso no es común”, sostuvo Garrido.

Con la calidez que la caracteriza Joan Jara dijo sentirse bastante emocionada y sorprendida “estrujada de emoción y feliz. Yo esperaba algo más bien formal y me encontré con una fiesta creativa, maravillosa. Es muy bonito sentir ese cariño y reconocimiento. Me pone muy contenta que esta Universidad junto al Centro Danza Espiral realicen algunos de los sueños que fueron cortados a nosotros en 1973. Existe un entusiasmo por la danza y me deja muy optimista del futuro”, manifestó la bailarina.

Por su parte, Radrigán, con un humor picaresco e irreverente, reacio a las entrevistas y homenajes de todo tipo, reconoce que este, en particular, lo tomó por sorpresa “Me parece insólito este reconocimiento, porque uno está tranquilo en su casa escribiendo y lo llaman para un homenaje, eso me sorprende. Es grato. Estoy muy feliz y agradecido”, sostuvo el dramaturgo, ganador dos veces del Altazor (2005-2014).

Luis Barrales, se formó bajo la escuela autodidacta de Juan Radrigán, “Su maestro, su mentor”, como él mismo lo califica. Actualmente es un reconocido actor y dramaturgo y manifiesta que “Radrigán es una especie de disco social que fija su mirada nunca en el lugar que se espera. Al comienzo nos extrañamos, pero luego no podemos dejar de mirar donde miró él. Siempre hace lo que quiere”.

Paola Aste, estudiante de Joan en los años 80, fundó su Centro de Danza en Concepción gracias al apoyo de la bailarina “Es una gran maestra. Comprometida con la vida y el ser humano. Fue una tremenda ventana que se abría ante nuestros ojos. Fue empaparse de experiencia y sabiduría”, expresó emocionada.

La jornada finalizó con una gran sorpresa. Manuel García, cantautor chileno también quiso estar presente en esta celebración e interpretó temas dedicados para ambos artistas.

Fuente: El Mostrador