De Chuchunco a Víctor Jara: la historia de una avenida

“Es precioso que se le haya puesto el nombre de Víctor Jara a la avenida.»

¿Es real que la mismísima Chuchunco es hoy la Avenida Víctor Jara?

Sí. La calle que hoy lleva el nombre del cantautor era conocida como Chuchunco, tal como todo ese sector de Santiago, en los tiempos en que el paisaje estaba compuesto principalmente por chacras. Para los capitalinos de 1885 llegar hasta allá era, literal, ir al campo. Y Chuchunco quedó en el habla popular como sinónimo de un destino apartado, cuyo significado más aceptado es “lugar donde se pierden las aguas”

Chuchunco era uno de los límites de la Quinta Normal que en esos años tenía 40 hectáreas, gran parte de los terrenos que cedió para la UTE (actual Usach) y la villa Portales. Ya en la primera década del siglo XX la vía cambió su nombre a Ecuador.

Pero años antes, la apertura de la Estación Central en 1857 es el hito que sella el carácter de esta zona, como espacio de encuentro, de amalgama de distintos mundos. “Mucha gente que migraba desde el campo llegaba directo a la Estación Central, sin conocer nada de Santiago. De ahí surgen estos testimonios de personas que eran estafadas, a las que les vendían el cerro Santa Lucía, que los asaltaban, hay muchas historias. De hecho, la animita de Romualdito (calle San Borja) es por una persona que fue asaltada y asesinada ahí”, cuenta el periodista e historiador Volker Gutiérrez, quien se ha dedicado a la historia urbana.  

Con la llegada de la Estación Central de ferrocarriles también se fue consolidando el barrio como punto de encuentro de comerciantes, formales e informales. Entre la Alameda y la ex Avenida Ecuador la zona tiene siete cités que representan también todo un modo de vida comunitario. A estas características se sumó el espíritu cultural y educativo que adquiere tras la instalación de la Escuela normal de preceptores y de la Escuela normal de niñas, a las que en 1947 se sumó la Universidad Técnica del Estado (UTE, actual Usach), donde Víctor Jara trabajó hasta sus últimos días.

El barrio coronado hoy por la Avenida Víctor Jara es un sector de encuentro, de migrantes, de viajeros, de estudiantes. Son los elementos que han definido a esta zona. Así lo explica Volker Gutiérrez: “Estación Central es un barrio de frontera de lo rural con lo urbano. No una frontera como un límite no infranqueable, sino donde se intercambian muchas cosas. Marcados por elementos como lo educativo, la presencia de lo rural, lo ferroviario, las poblaciones obreras cercanas”.

El experto concluye su análisis resaltando el hecho de que se haya recogido la propuesta popular de la organización Una Avenida para Víctor Jara: “Es precioso que se le haya puesto el nombre de Víctor Jara a la avenida. No solo tiene que ver con su figura, sino con lo que rodeaba a Víctor, por ejemplo, él se comprometió con la UTE y su proyecto. No es solamente el cantante, el folclorista, el director de teatro, es todo un mundo el que se está relevando”.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *