ENTREVISTA Mario Mutis – “VICTOR NOS TOCÓ A TODOS, MUY FUERTE”

“Víctor debe haber tenido unos diez años más que nosotros. Pero no era un personaje distante. Le reconocíamos que tenía una experiencia mucho más amplia que la nuestra y le preguntábamos ‘oye, Víctor y qué pasa con esto y qué pasa con lo otro’. Las conversaciones se referían al tema musical, pero también a un montón de cosas, del cosmos, de la poesía. En ese tiempo todo el mundo estaba con la mente muy abierta, pensando en cómo construir una nueva sociedad, un nuevo país, cómo cambiábamos esta sociedad para que fuera una sociedad más justa, más equitativa”.

Mario Mutis, histórico integrante de Los Jaivas, tiene su estilo. Por ejemplo, para describir la febril actividad de Víctor Jara en los inicios de los años 70, dice: “Estaba siempre haciendo cosas, conciertos, grabando, haciendo teatro… La cantidad de cosas que hacía y que no tenía tiempo ni para hacer pichí. Me sorprende que haya podido ir hasta Viña a conversar con nosotros”.

El cantautor y el grupo tuvieron varios encuentros en la casa de los hermanos Eduardo y Claudio Parra en Viña del Mar. La amistad nació así: “Nos encontramos una vez en Televisión Nacional, entre el 69 y 70, por ahí. Estuvimos conversando en el casino, creo que era la primera vez que nos encontrábamos: intercambiamos ideas y conversamos, tomamos café. Él después nos visitó en esa casa”. Los encuentros terminaban de madrugada: “Con canturreo y una estufita chiquitita a gas que calentaba nada porque era una casa gigantesca y uno que tenía que estar al lado de la estufa o si no se cagaba de frío. Nos amanecimos un par de veces conversando y surgió la idea en ese momento de hacer un disco tributo a Violeta Parra. Hoy pienso cómo habría sido ese disco, me habría encantado haberlo podido escuchar. Habría sido quizá un hito dentro de la historia musical chilena”. Ese disco no se pudo concretar por los tiempos de Víctor y Los Jaivas y por la contingencia política que fue tomándose la agenda.

Pero hubo otros momentos para compartir. “Víctor nos invitó a un festival que se llamaba ‘América no invoco tu nombre en vano’, que lo hizo en la Quinta Normal. Estaba él, nosotros, Los Blops, y otros grupos de la época”, recuerda Mutis. “El año 73 estábamos haciendo las grabaciones de ‘Palomita blanca’, la película de Raúl Ruíz, y también estábamos musicalizando un documental sobre el Tanquetazo. El tema se llamaba ‘La cueca negra’. Era muy cerca de lo que fue el golpe militar. Víctor andaba con un tema que se llamaba ‘La ve, no la vio y Dios no la ve’. Ese nombre lo inventó él”.

­­­­­­­­__________________________________________________________________________________________

“Eduardo Parra estuvo desaparecido como tres meses. Lo tomaron preso por alguna razón que nunca nadie supo. Pensamos que había muerto, pero al final logramos encontrarlo”. Las autoridades de la represión argentina lo tenían identificado: “Decían ‘¿Cuál es el músico, el mayor del grupo de todo este lote de hippies marihuaneros y marxistas leninistas que estaban en Argentina, arrancando del golpe militar chileno?’”.

_____________________________________________________________________________

Tras el golpe, Los Jaivas se fueron a Argentina. Era un viaje que tenían agendado, incluso con conciertos de despedida, uno de ellos planeado para el 14 de septiembre en el Teatro Municipal de Santiago. “Obviamente no se pudo hacer, ni menos irnos a Argentina en la fecha planificada porque se cerraron las fronteras. Creo que el día 29 de septiembre logramos salir a Mendoza en un bus. De ahí nos quedamos en Argentina porque volver a Chile era un suicidio”.

Un nuevo golpe los alcanzó el 76 en Argentina. “En ese tiempo había golpe militares día por medio en América Latina, un desastre. Las balas corrían más que los instrumentos”, reflexiona Mario Mutis y cuenta un episodio de persecución política que los afectó directamente: “Eduardo Parra estuvo desaparecido como tres meses. Lo tomaron preso por alguna razón que nunca nadie supo. Pensamos que había muerto, pero al final logramos encontrarlo”. Las autoridades de la represión argentina lo tenían identificado: “Decían ‘¿Cuál es el músico, el mayor del grupo de todo este lote de hippies marihuaneros y marxistas leninistas que estaban en Argentina, arrancando del golpe militar chileno?’”.

Tras asentarse en Europa, Los Jaivas regresaron a Chile para una gira en 1981: “Hubo una iniciativa de hacer un homenaje a Víctor y nosotros grabamos ‘Vamos por ancho camino’. A mí me encantó como quedó, salió en el disco y ahí está como testimonio”. El trabajo se realizó en plena dictadura, pero el grupo decidió participar: “Ahí está nuestro aprecio, cariño y emoción por el Víctor, que nos tocó a todos muy fuerte”.

Mutis también recalca el perfil político de la acción de Víctor: “Era prácticamente un torbellino. Se le ocurrían mil cosas por minuto, ideas, proyectos y uno seguía conversando y te seguía contando cosas que quería hacer. Aparte de su trabajo en las poblaciones, que hacía bastante con centros de madres, juntas de vecinos”.  Con ese recorrido, Víctor Jara también fue un guía para el grupo. “Víctor debe haber tenido unos diez años más que nosotros. Pero no era un personaje distante. Le reconocíamos que tenía una experiencia mucho más amplia que la nuestra y le preguntábamos ‘oye, Víctor y qué pasa con esto y qué pasa con lo otro’. Las conversaciones se referían al tema musical, pero también a un montón de cosas, del cosmos, de la poesía. En ese tiempo todo el mundo estaba con la mente muy abierta, pensando en cómo construir una nueva sociedad, un nuevo país, cómo cambiábamos esta sociedad para que fuera una sociedad más justa, más equitativa”.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *