Exposición ante la Comisión de DD.HH. de la Convención Constituyente

“La memoria es frágil y siempre hay fuerzas interesadas en borrarla”

Fundación Víctor Jara expuso en la Comisión de DD.HH. de la Convención Constituyente:

Esta mañana el director ejecutivo de la Fundación Víctor Jara, Cristián Galaz, asistió a la Subcomisión de Verdad Histórica, Reparación Integral y Garantías de No Repetición, que es parte de la Comisión de Derechos Humanos de la Convención Constituyente. 

Galaz hizo una exposición que recorrió el estado de la causa judicial por el asesinato de Víctor Jara, cuyo asesino sigue en Estados Unidos sin intentos de extraditarlo. Además, habló del trabajo de la Fundación en el Estadio Víctor Jara y del proyecto de transformarlo en un recinto dedicado a las artes y la memoria. La audiencia concluyó con una serie de recomendaciones concretas para la protección de los Sitios de memoria. 

Acá la exposición completa de Cristián Galaz: “La Fundación Víctor Jara fue creada hace 29 años por Joan Turner y sus hijas Amanda y Manuela con el objetivo de resguardar y difundir la memoria del artista asesinado en el estadio Chile días después del golpe cívico militar encabezado por Pinochet. 

Somos portadores de una memoria colectiva que va más allá del propio Víctor Jara, pues en el estadio Chile otros prisioneros también fueron asesinados, entre ellos Littré Quiroga, jefe de prisiones de la época. Aún se desconoce el número total de asesinados y sus identidades. También fueron miles los y las privadas de libertad y torturadas por oficiales del ejército de Chile. Llevamos 49 años luchando por justicia para Víctor Jara, Littré Quiroga y tantos y tantas otras. Resulta inconcebible que después de tanto tiempo existiendo absoluta claridad acerca de quienes fueron responsables -intelectual y materialmente- de los crímenes del estadio Chile y habiendo incluso una sentencia condenatoria en primera instancia, los culpables, todos oficiales del ejercito de Chile en ese momento, permanecen en libertad. Incluso uno de ellos, el señor Barrientos, ex oficial de ejército, se encuentra viviendo en Miami, Estados Unidos, sin que el Estado chileno hay hecho el mas mínimo esfuerzo por lograr su extradición a nuestro país. A esto es lo que llamamos impunidad.

Trabajamos con y para la memoria, y respaldamos este trabajo con nuestro archivo histórico, que mantiene mas de 10 mil piezas entre documentos originales, fotografías, archivos sonoros y audiovisuales, sin duda el archivo más completo existente sobre la vida y obra de Víctor Jara. 

El archivo Víctor Jara comenzó a forjarse desde el momento en que la familia de Victor sale al exilio llevando consigo dos maletas que contenían sus obras y recuerdos. En ese exilio Joan y sus hijas mantuvieron viva la solidaridad con Chile recorriendo el mundo y llevando su testimonio sobre las violaciones sistemáticas a los Derechos Humanos de la dictadura.

De vuelta en Chile este trabajo por la memoria continuó, aun en dictadura. Acabada esta, en el año 1991 se realiza el primer acto por la memoria en el estadio Chile. Canto Libre fue una acción de purificación simbólica del recinto en donde cientos de artistas irrumpieron en el estadio para reclamar ese espacio para el arte, la cultura, la memoria y la promoción de los Derechos Humanos. Este acto da origen luego al nacimiento de nuestra fundación.

Recuperar este espacio ha sido para nosotros una prioridad. Fue la Fundación la que logró cambiar el nombre del estadio Chile a Estadio Víctor Jara en el año 2003. Años después, el 2009, después de mucho batallar, la Fundación logró que se le reconozca al recinto su condición de patrimonio de la nación y el Estado lo declara Monumento Histórico. Más recientemente, también por iniciativa de nuestra Fundación, se incorpora el pasaje Arturo Godoy a este perímetro considerándolo también parte del monumento histórico Estadio Víctor Jara. Quedan así protegidos ambos espacios bajo leyes que resisten, por el momento, las presiones inmobiliarias del sector.

El Estadio Víctor Jara es un recinto que le pertenece al estado chileno, y que hoy es administrado por el Instituto Nacional del Deporte dependiente del Ministerio del Deporte. Se encuentra en buenas condiciones físicas, pero completamente abandonado para su uso en actos masivos. Prohibiciones municipales y falta de voluntad de los gobiernos terminaron por clausurar un lugar que fue conocido por grandes conciertos y actos culturales. El entorno del estadio también ha sufrido los efectos de políticas municipales aberrantes, convirtiendo el pasaje Arturo Godoy que le da acceso al estadio, en un verdadero basural y baño público. Esta es una más de las formas que adquiere el negacionismo y la impunidad, no cabe duda.

La memoria es frágil y siempre hay fuerzas interesadas en borrarla, pero nuestra Fundación se resiste a aceptar este estado de cosas. Hoy fortalecemos y gestionamos un proyecto de remodelación del pasaje Arturo Godoy que se encuentra en manos del gobierno regional y el municipio de Santiago. Así también, levantamos y gestionamos un proyecto de Sitio de memoria y Centro cultural para el Estadio Víctor Jara. Sin embargo, pese a todos estos esfuerzos, aún no logramos encontrar la voluntad política de gobiernos nacionales y locales que se requieren para cambiar definitivamente las condiciones de indignidad en que se encuentra el estadio y su entorno. Incluso pese a estar ubicado en lugar estratégico para la ciudad de Santiago.

Pero seguimos en nuestro empeño. Por eso año a año realizamos la única actividad masiva cultural y de memoria que se desarrolla en el estadio: el Festival Arte y Memoria Victor Jara, que es nuestra manera de mantener viva la memoria y la promoción de los derechos humanos desde el testimonio de vida de Victor Jara.

Como queda claro, este largo y dificil camino de lucha por recuperar el estadio, no ha sido recorrido de la mano de la voluntad de los gobiernos, tanto nacionales como municipales, sino muchas veces, en contra de esas voluntades e intereses. Como ocurre en casi todos los casos de sitios de memoria, es la sociedad civil la que se moviliza y fuerza al estado a tomar medidas. Pero claramente esto no es suficiente. Recuperar el estadio Victor Jara para las artes, la cultura, la memoria y la promoción de los Derechos Humanos, debe ser un imperativo del Estado chileno y debe garantizarse su sobrevivencia más allá de los gobiernos que se sucedan.

Siendo los Derechos Humanos uno de los pilares fundacionales de toda sociedad, se requiere que seamos capaces de garantizar su respeto irrestricto. La memoria de las violaciones de estos derechos es por tanto un trabajo que requiere todo el apoyo del Estado y un compromiso de la sociedad en su conjunto. 

A continuación, nuestras propuestas que son válidas también para el conjunto de Sitios de memoria, recuperados o por recuperar. 

Tenemos la convicción de que la Nueva Constitución debe consagrar:

  1. En primer lugar el derecho a la Justicia en todos y cada uno de los casos de los crímenes de Lesa Humanidad. Se requiere el compromiso activo del Estado por hacer cumplir sentencias y como en el caso de Víctor Jara, si el asesino se encuentra fuera de Chile, exista la voluntad cierta y el compromiso necesario para lograr su extradición y comparecencia ante la justicia.
  2. El derecho a la verdad sobre los crímenes que se recuerdan en los Sitios de memoria. Que esta verdad sea de conocimiento público y de libre acceso. Que esta verdad sea difundida a través de todas las formas de comunicación, formación y educación disponibles, existentes y por crearse, a toda la ciudadanía, siendo una prioridad en esta difusión, las nuevas generaciones. 
  3. El derecho a la memoria: Debe consagrarse la protección Constitucional de lugares donde se cometieron crímenes de lesa humanidad, que impida cualquier alteración de los espacios que representan pruebas en procesos judiciales en curso, y que prevenga agravios a las memorias de las víctimas.
  4. El derecho a una memoria activa: Se debe garantizar que los Sitios de memoria cuenten con los recursos necesarios y suficientes para poder desarrollar su labor educativa y de investigación que contribuyan a promover y consolidar una cultura de Derechos Humanos.
  5. Se debe consagrar que es deber del Estado incorporar como fin de interés público o social la expropiación de los lugares que deben transformarse en Sitios de memoria. Esto es válido para espacios que actualmente están en manos de privados u instituciones públicas como las Fuerzas Armadas. 
  6. Es necesario que junto a lo anterior se consagre la necesidad de que los Sitios de memoria tengan un estatus administrativo especial, en donde la protección sea del estado y la administración de sus contenidos esté a cargo de la sociedad civil históricamente organizada en torno a esa memoria.

A nombre de la Fundación Victor Jara

Muchas gracias

Cristian Galaz Garcia

Director Ejecutivo

Fundación Victor Jara

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *