El ultraje ocurrió a mediados de marzo. Admiradores de Víctor se acercaron días después para quitar la pintura derramada.

Ya sucedió poco después de la revuelta popular, en enero de 2020, cuando la tumba de Víctor Jara en el Cementerio General fue vandalizada por quienes pretenden con esos mínimos actos ensombrecer su gigantesco legado. Esa vez la reacción de apoyo fue del pueblo chileno y cruzó las fronteras, siendo noticia en distintos medios internacionales y recibiendo la condena de millones de personas.

Este 2021, a mediados de marzo, nuevamente la tumba de Víctor fue ultrajada. Usaron pintura, estropearon los recuerdos que le dejan sus admiradores. Otra vez el acto solo sirvió para impulsar la buena voluntad de quienes admiran la vida y obra de Víctor. Así es como, cinco días después del ataque, y desafiando la pandemia, voluntarios del grupo de Facebook Amigos de Víctor Jara, visitaron el Cementerio, retiraron con espátulas la pintura lanzada en el sepulcro y repusieron las flores. Otra vez, las intenciones de acallar el legado de Víctor y de manchar su inmensa figura, fueron inútiles.