Orietta Escámez: el adiós a una pionera del teatro

La fundadora de la emblemática compañía de Los Cuatro falleció el pasado 11 de mayo en el Día Nacional del Teatro.


Cuando inició la pandemia en 2020 y quedarse en casa se convirtió en parte de la rutina, la actriz Orietta Escámez junto a su hija, Orietta Paz Duvauchelle, empezaron a ordenar folletos, recortes y material que guardó de su época dorada en el teatro. En esas memorias conservadas en la casa de la intérprete están guardados los emblemáticos años de la compañía de Los Cuatro, fundada en 1960 por la actriz; su marido de entonces, Humberto Duvauchelle; y su cuñado, Héctor Duvauchelle. Juntos realizaron un trabajo vanguardista y digno de relevancia dentro de la historia del teatro nacional.   

Nacida en 1938, Orietta Escámez estudió en la Universidad de Concepción y su trabajo como intérprete la llevó a destacar no solo en las tablas, sino también en cine, radioteatro y difusión poética, mostrando su versatilidad en distintos formatos. Pero fue su labor junto a los Duvauchelle que convirtieron a Orietta Escámez en una imprescindible del teatro chileno. “(Los Cuatro) son el referente obligado de cualquier compañía independiente. No sólo por su calidad artística, sino también por su capacidad de autogestión”, explica la periodista especializada en teatro Verónica Marinao. 

En el invaluable material de archivo que queda de Los Cuatro, del que hoy son guardianas Orietta Duvauchelle y su tía, María Elena Duvauchelle, existen fotografías donde aparece un joven Víctor Jara. El artista era cercano a Orietta y Humberto, tanto así que lo convocaron para la dirección de dos obras: Dúo (1965) y Entreteniendo a Mr. Sloane (1968).

“Ella fue bastante cercana a Víctor, al igual que Humberto Duvauchelle y Héctor Duvauchelle”, recuerda la actriz y cuñada de Escámez, María Elena Duvauchelle. “Siempre trabajaron con Víctor; había una gran admiración porque era un director creativo, un director que realmente es difícil encontrar, completo como ser humano y como profesional”, agrega. 

Fue de la mano de Los Cuatro y bajo la dirección de Víctor Jara que en la obra Entreteniendo a Mr. Sloane el teatro chileno habló por primera vez en escena sobre la homosexualidad y mostró un beso entre dos hombres, dejando en evidencia lo vanguardista de la compañía, un acto que no dejó indiferente a nadie. 

“Mi mamá hablaba muy bien de Víctor y tenía lindos recuerdos de su dirección”, cuenta Orietta Duvauchelle. “La verdad es que fue una gran pérdida, siempre dijo mi mamá. No solamente como compositor, cantante, sino que también como director de teatro”. 

En 1974, tras el golpe de Estado, la compañía se fue de gira a Venezuela y la dictadura no les permitió regresar a Chile. “El golpe militar lamentablemente impidió que Chile viese de cerca la evolución artística de Los Cuatro, pero sin duda son una leyenda del teatro nacional”, explica Verónica Marinao.

Una vez que la pareja de actores regresó a Chile volcaron nuevamente su vida al teatro. Orietta protagonizó obras como Yo mujer (1985) donde “interpretó trece personajes femeninos diferentes con lo que daba cuenta de su amplio registro”, detalla Marinao. En el montaje encarnó a una ordadora feminista, a Gabriela Mistral, una madre chilena en Haití, una bailarina stripteasse, entre otras. 

El recuerdo de Orietta Escámez, tras su despedida, es de una actriz de vanguardia, dedicada, disciplinada. Una pequeña parte de su trabajo con Los Cuatro en cine se puede ver en línea, en “La maleta”, mediometraje dirigido y escrito por Raúl Ruiz. Acá el link: http://cinetecavirtual.uchile.cl/cineteca/index.php/Detail/objects/2345

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *