Skip to content
1-3

Con la entrega de diplomas finalizan los talleres carnavaleros en el Sitio de Memoria Estadio Víctor Jara

El ciclo de talleres gratuitos realizados por la Fundación Víctor Jara en alianza con la Escuela Carnavalera Chinchintirapié concluyó con las presentaciones de cada curso y la coordinadora del Sitio de Memoria Estadio Víctor Jara adelantó que “se pretende continuar con talleres culturales los próximos años”. 

La semana del 11 de diciembre finalizaron los tres talleres carnavaleros que la Fundación Víctor Jara realizó en conjunto con la Escuela Carnavalera Chinchintirapié en el Sitio de Memoria Estadio Víctor Jara. “Movimiento carnavalero”, “Percusión con el cuerpo” y “Creación de máscaras” fueron los tres talleres gratuitos dirigidos para la comunidad aledaña al estadio. Un proyecto que fue financiado por el Programa de Sitios de Memoria del Ministerio de las Artes, las Culturas y el Patrimonio. 

Mariela Llancaqueo, coordinadora del Sitio de Memoria Estadio Víctor Jara manifestó que se pretende seguir trabajando los próximos años en este proyecto que implica realizar talleres con temáticas culturales. 

“Estos talleres son una semilla que queremos que el próximo año y los subsiguientes se transformen en colonias de verano e invierno con las niñas y niños del territorio y que se transforme en lo que hemos denominado una Escuela Artística y Cultural Joan Jara en homenaje a nuestra fundadora. Queremos que desde este espacio -el estadio- los niños, las niñas, las juventudes, las infancias, tengan la posibilidad de poder expresarse y de poder trabajar colaborativamente como se hizo en estos talleres en este periodo de segundo semestre”, expresó la coordinadora del Sitio de Memoria Estadio Víctor Jara. 

“Agradecerles por ayudarnos a sembrar esto y esperemos que esto sea una enredadera grande, principalmente para los niños y niñas de este territorio. Este es un barrio que necesita mucho el arte y la cultura, necesita espacios de creación, espacios para trabajar en conjunto formas de expresión”, agregó Mariela Llancaqueo. 

Tres talleres culturales de la mano de la pedagogía de la memoria

Patricio Vidal y Cindy López, profesores del taller de “Movimiento carnavalero”, agradecieron a la Fundación Víctor Jara por la confianza en el trabajo que propusieron, además de la disposición de las estudiantes. Patricio Vidal también comentó el proceso creativo de la presentación final que consistió en una danza con un juego de luz y sombra interpretando un relato enfocado en la lucha de las mujeres pobladoras en la dictadura de 1973-1990.

“Decidimos hacer esta hora a modo de homenaje recordando la memoria del hogar, la memoria de la vida, la memoria que queda en el territorio y traté de enfocarme en el hogar. Lo hicimos con mucho cariño, las chiquillas vinieron súper motivadas, con Cindy trabajamos un poco del movimiento carnavalero, lográndose algo bonito”, comentó Patricio Vidal. 

Por su parte, la estudiante del taller de “Movimiento carnavalero”, Victoria Veloso Huilcal, destacó que: “El taller fue un espacio enriquecedor y nutritivo. Yo vine a las sesiones con mi hija y es muy valorable y positivo que existan espacios de crianza, de maternidad, porque no hay de estos espacios disponibles en cualquier lugar. Fue un espacio muy acogedor y aprendí mucho de los profesores. Espero que vengan otros talleres así a futuro”, puntualizó.

Parte de la presentación final del taller “movimiento carnavalero”

El taller de “Percusión con el cuerpo” fue impartido por Victoria San Martín Méndez y Grisel Rico Aillapán, juntas les enseñaron a las estudiantes cómo crear instrumentos de percusión carnavaleros con materiales reciclables. Al término del taller, Grisel Rico extendió su agradecimiento tanto a la Fundación como a las asistentes del curso: 

“Agradezco la instancia y el espacio a la Fundación Víctor Jara, también a las compañeras que vinieron y participaron del taller. Estas instancias son súper importantes para mantener la memoria en el espacio colectivo, en especial en los territorios, pero también es positivo para reencontrarnos, para aprender entre todas, todos, y ahí ir construyendo escuela, y a través de la música y el arte, mantener la memoria que es súper importante siempre”, sostuvo. 
Las alumnas de este taller, María Isabel Molina y Ninoska Díaz expresaron que: “Fue una bonita experiencia, corta pero intensa. Fue un bonito proceso haber conocido a cálidas personas, crear instrumentos con materiales reciclables. Hubo mucho compañerismo y fue grato hablar de lo que significa estar aquí en el Estadio Víctor Jara, discutir en torno a la memoria”.

El último curso en cerrar fue el de “creación de máscaras” el pasado sábado 16 de diciembre. El profesor Carlos Méndez en la última clase invitó a Francisca, una de sus compañeras de la Escuela Chinchintirapié para realizar un entrenamiento de figurines, de acuerdo a sus palabras, “cada integrante que participó de este hermoso taller pudo experimentar con sus máscaras el movimiento y el trabajo corporal como se hace en un carnaval”. 

Carlos Méndez detalló que durante el curso trabajaron en la creación y desarrollo de una máscara asociado a un personaje, dándose una buena dinámica en el grupo. 

“El taller se dio de muy buena forma, tuvo mucha recepción. El curso comprendió además el peso que tenía estar en este lugar (Sitio de Memoria Estadio Víctor Jara), de otorgarles a su máscara un sentido para recordar, no olvidar nunca lo que ha pasado acá en Chile, a las distintas violencias que se sufren en diferentes ámbitos, tanto de género, en las infancias, en el país en general”.

Por su parte, la estudiante Belén Arias declaró que fue una experiencia “súper positiva y gratificante”. Además comentó que “era algo que yo estaba buscando hace mucho rato, el poder crear, confeccionar máscaras, el poder participar de un contexto de expresión corporal, aprender acerca de las figurines, repasar lo que significan los carnavales”.

“Me gustó mucho, fue un espacio súper cómodo donde pude participar junto a mi hija. Fue un espacio súper solidario, con mucha paciencia y amor. Pudimos compartir y confeccionar unas máscaras que cada une representó según sus propios intereses, según su historia y según la memoria que quisimos traer el presente”, concluyó Belén Arias.  

*Fotos y texto: Constanza Yáñez

Compartir