La Fundación presentó el sitio estadiovictorjara.cl con participación activa y colaborativa de personas y comunidades

El 28 de octubre se realizó la presentación oficial del sitio estadiovictorjara.cl, un trabajo que tomó meses de investigación y diseño de un sitio web amable, colaborativo y que sirva como espacio virtual de memoria, Derechos Humanos, arte y cultura. En ese encuentro, realizado de manera remota, participaron Karen Cea (representante de la Red de Sitios de Memoria), Jorge Coulon (fundador de Inti Illimani), Mariela Llancaqueo (archivo FVJ) y Cristián Galaz (director de la FVJ).

Pero las actividades ya habían comenzado. Porque, como es usual en la Fundación Víctor Jara, las organizaciones comunitarias, educativas y las personas interesadas tuvieron un lugar preponderante en las actividades de lanzamiento. Primero, el sábado 23 de octubre a las 11 horas se realizó una actividad online para que usuarios de distintos lugares del país pudieran navegar en el sitio y hacer sus aportes y comentarios. Dentro de las propuestas más destacadas estuvo el mapa colaborativo que se realizará en la web, registrando los lugares que homenajean a Víctor Jara, junto con festivales y eventos culturales que se realizan en su memoria y con su inspiración. Esta iniciativa fue especialmente bien recibida por las y los participantes de regiones, quienes consideran que ese espacio ocupará un vacío informando, relevando y poniendo en contacto a los diversos tributos que recibe la memoria de Víctor como cantor y activista.

Paulo Albornoz, de la escuela Sol de Illimani, realizó sus aportes desde su labor como profesor, enfatizando que “la generación actual es instantánea, para retener su atención necesita acceder rápido al contenido”. Patricia Mansilla agregó: “En todo Chile existe historia y memoria para preservar a Víctor. Cada rincón de Chile tiene que decir sobre él”.  Mariela Llancaqueo agradeció los comentarios y concluyó: “Vamos a volar y vamos a crear a partir de este sitio”.

El sábado siguiente, 30 de octubre, la actividad fue presencial y se realizó en el mismo recinto. Los asistentes pudieron recorrer el estadio, los rincones donde vive la memoria de las 5 mil personas que fueron apresadas y torturadas en los primeros días tras el golpe cívico militar del 1973.

Luego, desde las propias graderías, se mostró el sitio web, destacando que a través de él es posible agendar visitas, dar espacio a iniciativas artísticas, informarse de la causa judicial por el asesinato de Víctor Jara y conocer la memoria de los ex presos del estadio, a partir de los dibujos realizados por Enrique Olivares, ex prisionero, recientemente fallecido. También se adelantó que se establecerá un archivo oral de las distintas etapas del recinto, a partir de la recopilación de testimonios en primera persona.

Llancaqueo explicó que en estadiovictorjara.cl la figura de Víctor Jara es “el motor de todo”, pero está menos presente (a diferencia de lo que sucede en fundacionvictorjara.org) Tomás Barrera, uno de los asistentes, destacó el esfuerzo por rescatar las voces de los distintos prisioneros: “para ir en contra de una memoria hegemonizante es importante rescatar las memorias de los 5 mil”.

*El sitio web estadiovictorjara.cl contó con el apoyo económico de la Subsecretaría de Derechos Humanos del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos

Revisa el lanzamiento aquí.

Presentamos estadiovictorjara.cl y te invitamos a opinar sobre sus contenidos

Este sábado 23 y sábado 30 de octubre la Fundación Víctor Jara invita a profesores y profesoras y a organizaciones sociales y culturales a participar de dos talleres en que presentaremos el trabajo realizado para la página www.estadiovictorjara.cl   

Este sitio recogerá la historia del Estadio, desde su fundación hasta el proyecto de la Fundación de recuperarlo como un Sitio de memoria, espacio y comunidad de arte y cultura.

El ex Estadio Chile se comenzó a construir en 1948 y recién en 1969 se inauguró, albergando eventos deportivos y culturales. Fue usado desde el mismo 11 de septiembre de 1973 como centro de detención y tortura de la dictadura, el lugar donde Víctor Jara fue brutalmente torturado y asesinado. En 1991, se realizaron las Jornadas de Purificación Canto Libre, organizadas por colectivos artísticos y culturales, en homenaje a Víctor Jara y como una forma de honrar su memoria en el lugar donde sufrió hasta la muerte.

Esta es solo una parte de la historia que aborda el sitio www.estadiovictorjara.cl  Nuestra propuesta es compartir la información que hemos recabado y escuchar a las comunidades: opiniones, aportes, sugerencias ideas que nos permitan dar el mejor uso a la página.

Los encuentros se realizarán vía online (23 de octubre) y presencial en el Estadio (30 de octubre) a las 11:00 horas.

Para participar de esta actividad debes escribir a [email protected]

Los cupos son limitados.

Revive el FAM 2021: Ya están en YouTube las más de seis horas del Festival

El 28 de septiembre de 2021 fue un día especial. En el día de su natalicio, Víctor Jara, su obra y legado, fue la inspiración central de una emocionante jornada del Festival Arte y Memoria en su cuarta edición.

Más de 30 artistas repasaron la obra de Víctor con dedicadas versiones de sus temas, canciones y décimas inspiradas por su legado en el arte y los Derechos Humanos. Fue un viaje musical y de memoria: Daniel Alcaíno nos acompañó a recorrer desde el presente el Estadio Víctor Jara, contando la historia que albergan sus pasillos. Recordamos la infame detención de miles de chilenos y chilenas en ese lugar, luego del golpe cívico militar de 1973. Rememoramos que fue allí donde torturaron y luego asesinaron a Víctor. 

En el Estadio grabaron emocionantes covers Isabel y Tita Parra, Roberto Márquez, Mariel Mariel, Waikil, Los Vásquez, Belencha, Nano Stern, Luis Le-Bert, Jorge Coulon, Elizabeth Morris, Magdalena Matthey, José Seves, Tilo González y Los Insobornables. Pero también hubo decenas de colaboraciones enviadas en video por artistas chilenos y latinoamericanos como Daniela Millaleo, Rodrigo Álvarez, Paz Mera, Francisco Villa, Mauricio y Francisco Durán, Evelyn Cornejo, Eduardo Peralta junto con Anastasia Sonaranda y Gabino Palomares de México, entre otros.

En este link puedes revivir la jornada del FAM 2021.

De Chuchunco a Víctor Jara: la historia de una avenida

“Es precioso que se le haya puesto el nombre de Víctor Jara a la avenida.»

¿Es real que la mismísima Chuchunco es hoy la Avenida Víctor Jara?

Sí. La calle que hoy lleva el nombre del cantautor era conocida como Chuchunco, tal como todo ese sector de Santiago, en los tiempos en que el paisaje estaba compuesto principalmente por chacras. Para los capitalinos de 1885 llegar hasta allá era, literal, ir al campo. Y Chuchunco quedó en el habla popular como sinónimo de un destino apartado, cuyo significado más aceptado es “lugar donde se pierden las aguas”

Chuchunco era uno de los límites de la Quinta Normal que en esos años tenía 40 hectáreas, gran parte de los terrenos que cedió para la UTE (actual Usach) y la villa Portales. Ya en la primera década del siglo XX la vía cambió su nombre a Ecuador.

Pero años antes, la apertura de la Estación Central en 1857 es el hito que sella el carácter de esta zona, como espacio de encuentro, de amalgama de distintos mundos. “Mucha gente que migraba desde el campo llegaba directo a la Estación Central, sin conocer nada de Santiago. De ahí surgen estos testimonios de personas que eran estafadas, a las que les vendían el cerro Santa Lucía, que los asaltaban, hay muchas historias. De hecho, la animita de Romualdito (calle San Borja) es por una persona que fue asaltada y asesinada ahí”, cuenta el periodista e historiador Volker Gutiérrez, quien se ha dedicado a la historia urbana.  

Con la llegada de la Estación Central de ferrocarriles también se fue consolidando el barrio como punto de encuentro de comerciantes, formales e informales. Entre la Alameda y la ex Avenida Ecuador la zona tiene siete cités que representan también todo un modo de vida comunitario. A estas características se sumó el espíritu cultural y educativo que adquiere tras la instalación de la Escuela normal de preceptores y de la Escuela normal de niñas, a las que en 1947 se sumó la Universidad Técnica del Estado (UTE, actual Usach), donde Víctor Jara trabajó hasta sus últimos días.

El barrio coronado hoy por la Avenida Víctor Jara es un sector de encuentro, de migrantes, de viajeros, de estudiantes. Son los elementos que han definido a esta zona. Así lo explica Volker Gutiérrez: “Estación Central es un barrio de frontera de lo rural con lo urbano. No una frontera como un límite no infranqueable, sino donde se intercambian muchas cosas. Marcados por elementos como lo educativo, la presencia de lo rural, lo ferroviario, las poblaciones obreras cercanas”.

El experto concluye su análisis resaltando el hecho de que se haya recogido la propuesta popular de la organización Una Avenida para Víctor Jara: “Es precioso que se le haya puesto el nombre de Víctor Jara a la avenida. No solo tiene que ver con su figura, sino con lo que rodeaba a Víctor, por ejemplo, él se comprometió con la UTE y su proyecto. No es solamente el cantante, el folclorista, el director de teatro, es todo un mundo el que se está relevando”.

La emoción de “Mono” González por su Premio Arte y Memoria Joan Jara 2021: “Lo que nosotros hemos estado haciendo es la tarea que nos nace desde adentro, como sobrevivientes”

“Acá hay algo que también tiene que ver con la cultura. A través de la cultura también se produce esta lucha ideológica que tiene que ver con la cultura hegemónica»

Contesta el teléfono y de inmediato la calidez de su tono denota mucha experiencia. Muchas han sido las batallas de Alejandro “Mono” González, destacado muralista y artista visual, fundador de la Brigada Ramona Parra, y que acaba de ser reconocido con el Premio Arte y Memoria Joan Jara 2021, por su destacada trayectoria y vigencia.

“Me emocionó mucho, porque uno no espera distinciones, porque lo que hace es trabajar. Hay algo que me lo dijo una hija cuando yo estaba muy emocionado: hay muchos compañeros muertos como Víctor Jara, asesinados, torturados, etcétera, y en el fondo lo que nosotros hemos estado haciendo es la tarea que nos nace desde adentro, como sobrevivientes, es la continuidad en vida, plasmándola a través del arte. Ir compartiéndola, haciéndola en los espacios territoriales con la gente y entonces los que están muertos no están muertos, están vivos, en los muros y en el trabajo que uno ha hecho”, afirma.

El muralista, que sigue infatigable trabajando en distintos lugares del país, es claro con relevar la importancia del arte en el compromiso que existe con el pueblo de Chile: “Acá hay algo que también tiene que ver con la cultura. A través de la cultura también se produce esta lucha ideológica que tiene que ver con la cultura hegemónica, con la cultura del capitalismo, que nos imponen o que nos controlan, manipulan los medios de comunicación. Al trabajar en un espacio territorial, estamos marcando un territorio con nuestras ideas, con nuestros conceptos, por esto de la verdad y la justicia. Por eso, también es una lucha ideológica. En eso también, tiene que ver con la memoria, pero instalar la esperanza. Y también los compromisos de los cambios, de construir. A través del arte uno puede participar, es un ciudadano”, enfatiza.

Alejandro “Mono” González recibió el premio el 28 de septiembre de las manos de Amanda Jara, luego que el directorio de la Fundación Víctor Jara, por unanimidad, le otorgó el galardón, en el marco del Festival Arte y Memoria. Esta distinción se entrega todos los años para relevar la trayectoria de compromiso con el arte y la defensa de los Derechos Humanos de una persona o institución. El muralista y artista visual fue fundador de la Brigada Ramona Parra, que combatió a la dictadura a través del arte popular, y su obra trasciende por su compromiso y por un estilo que expresa la estética y el imaginario del pueblo chileno y latinoamericano.

Un niño y una bandera en Iquique, la historia de la foto que es el símbolo del FAM 2021

La autora de la fotografía, Javiera Sepúlveda, cuenta cómo realizó el registro y el título que le pondría. 

El 24 de octubre de 2019 las calles de Iquique estaban repletas. Miles de nortinos caminaban por la costanera en una colorida y esperanzada columna, con ganas de ver pronto un Chile nuevo. Desde unos días antes, el histórico 18 de octubre, se estaba transformando en un ritual, en un catártico espacio de reunión para los iquiqueños. El ambiente estaba tenso por la inminente represión que había sido la tónica de esos días también en la capital de Tarapacá.

Javiera Sepúlveda, estudiante de cuarto año de derecho, caminaba ese jueves con su cámara. Desde los primeros días de la revuelta había salido a la calle para manifestarse y graficar, por medio de su lente, “eso que no todos ven, los pequeños detalles”, afirma la joven nortina. 

“Me encanta el arte, la fotografía”, nos cuenta Javiera mientras recuerda claramente cuando obtuvo la imagen del niño con la bandera de Víctor Jara en su espalda, que es la imagen del FAM 2021.

 “Fue la primera semana post estallido, cuando había marchas todos los días en Iquique a las seis de la tarde. La foto se tomó en la calle donde está el hotel Gavina, en la costanera, en esa curva. Yo vi a este pequeño con una banderita en su espalda y me emocioné. Víctor tiene un significado muy grande para mí y que esté presente incluso en las nuevas generaciones es algo emocionante”. 

La joven es admiradora del legado de Víctor y lo explica con sentidas y claras palabras: “Él es el signo de lucha y de justicia para mí. A través de su música, y también de sus obras, hizo mucho por el país, por nosotros. Él nos entregó un valor cultural gigante”. Javiera reconoce la deuda con el cantautor. “Chile no conoce lo suficiente de Víctor. No lo recuerda como debe ser. Le da mucha importancia quizás a otras personas, políticos u otros y no recuerda a Víctor como él fue. Él nos representa mucho, es parte de nuestra historia y sigue presente hasta nuestros días”. 

Cuando Javiera se enteró que su foto sería la imagen oficial del Festival, se emocionó. “No te voy a mentir. Primero me emocioné mucho. No lo creía. Lloré, porque como te digo, para mí es muy importante el arte y todo lo que refleja Víctor Jara”. 

¿Qué nombre debería tener esta imagen? Javiera reflexiona un momento, pero responde con rapidez: “Yo creo que esa foto se nombra por sí sola. Porque si te fijas en la banderita que tiene el niño colgando de su cuello dice: ‘En la memoria de mi pueblo’. Creo que tiene su pie de foto ahí”. 

Los avances en la recuperación del Estadio Víctor Jara: una necesidad para vivir la historia y proyectar el futuro

En una visita al Estadio, la alcaldesa de Santiago, Irací Hassler, dijo: «Es parte de nuestra comuna y de nuestra historia. Cuenten con nuestro compromiso con los sitios de memoria».

El sábado 4 de septiembre la alcaldesa de Santiago, Irací Hassler, recorrió el Estadio Víctor Jara. Con atención conoció de parte de integrantes de la Fundación Víctor Jara algunos de los espacios que marcan los días de tragedia y horror del recinto. También pudo ver las primeras instalaciones para el Festival Arte y Memoria. Esa conjunción define el proyecto que la Fundación propone para el Estadio: transformarlo en un Sitio de Memoria y un Centro Cultural. 

Al respecto, la edil comentó: “Reconocer la historia de nuestros espacios que han sido sitios de detención, de tortura, de muerte y en un momento histórico tan relevante, constituyente, de esperanza, es muy significativo porque tiene que ver con cómo -recogiendo nuestra historia y nuestra memoria- podemos proyectar transformaciones profundas para tener una vida más digna. (La visita) También fue un espacio de aprendizaje, de recuerdo y de acompañamiento con Cristián (Galaz) y con Amanda (Jara)”. 

Irací Hassler enfatizó: «Es parte de nuestra comuna y de nuestra historia. Cuenten con nuestro compromiso con los sitios de memoria»  y ahondó en su propósito: “Especialmente como alcaldesa poder generar un compromiso de trabajar en conjunto, por recuperar este espacio, particularmente un paseo peatonal que pueda ser la llegada a este histórico Estadio Víctor Jara. Así que nos hemos comprometido a trabajar en conjunto y generar, desde ya, el diseño y por tanto las distintas especialidades que son necesarias para el proyecto (del pasaje) Arturo Godoy. Espero que podamos avanzar rápidamente en aquello, porque es una deuda que tiene el país y estoy muy contenta de poder ayudar como alcaldesa de la comuna”.

La alcaldesa conoció de primera mano los planos del estadio y con el director de la Fundación Víctor Jara, Cristián Galaz, exploró las posibilidades para el recinto. Por eso, al finalizar su visita expresó su anhelo sobre el futuro del Estadio: “Sería un sueño que niños y niñas de nuestra comuna, de establecimientos educacionales, y de todo el país, pudieran venir a recoger y aprender de la historia, del arte y la cultura, en un espacio de encuentro y reflexión, con sus murales, con imágenes y colores que nos recuerden lo que ha pasado en Chile con una mirada de esperanza y de cambio”, afirmó.

Con la visita de la alcaldesa, la Fundación avanza en el proyecto para el Estadio que busca hacer de ese espacio un lugar de encuentro, que no olvide la historia y que nos guíe hacia el futuro. El legado de Víctor y el recuerdo de su sufrimiento y el de muchos compatriotas, no puede ser olvidado y archivado, sino confluir en un espacio para el arte y los Derechos Humanos. 

Un pasado histórico

El Estadio Víctor Jara ha transitado por diversos momentos. En algunos de esos períodos estuvo abandonado, sufriendo el deterioro del tiempo y la falta de mantención. Pero su historia es rica y fructífera, antes del terror de la dictadura y la errática gestión de estos últimos 30 años. A fines de los 70 y hasta 1973, fue un espacio destinado al deporte y albergó importantes competiciones siendo el primer reducto deportivo techado del país. Y también fue un espacio consagratorio para Víctor Jara. En julio de 1969 se realizó el Primer Festival de la Nueva Canción Chilena, organizado por el Sello Alerce y la Vicerrectoría de Comunicaciones de la Universidad Católica de Chile. Ante un estadio lleno, Víctor ganó el primer lugar con su inolvidable canción “Plegaria a un labrador”, interpretada con el conjunto Quilapayún. Compartió el primer lugar con Richard Rojas, quien interpretó junto al Grupo Lonqui la canción “La chilenera”.

Una treintena de artistas se suman al Festival Arte y Memoria 2021 en homenaje al legado de Víctor Jara

El encuentro tendrá colaboraciones enviadas por músicos de distintas latitudes, junto a un segmento que se registrará en el Estadio Víctor Jara. 

El 28 de septiembre a las 18 horas la invitación es una: desde todas las plataformas de la Fundación Víctor Jara conmemoramos el natalicio de Víctor con una maratón de música y reflexiones sobre Memoria y Derechos Humanos. 

Ese día veremos colaboraciones artísticas registradas por artistas desde México, Portugal, Argentina y Chile que se sumarán a las actuaciones que -bajo los protocolos sanitarios- se grabarán en el Estadio Víctor Jara. 

Los artistas que se comprometieron a enviar sus colaboraciones artísticas son Carmen Lienqueo, Paz Mera, Mauricio y Francisco Durán, Evelyn Cornejo, Santa Feria, Sol y Lluvia, Daniela Millaleo, Eduardo Peralta, Natalia Contesse, Ismael Oddó, Rodrigo Álvarez, entre otros.

Para grabar en el recinto de Santiago Centro están confirmadas Eli Morris, Magdalena Matthey, José Seves, Tilo González, Roberto Márquez, Los Vázquez, Belencha, Mariel Mariel, Luis Le-Bert, Jorge Coulón, Isabel y Tita Parra, Los Insobornables y Nano Stern. 

El reconocimiento a Víctor Jara también llegará desde otras latitudes: desde Portugal la agrupación llamada en su honor, Brigada Víctor Jara, enviará sus temas; además de los cantautores argentinos Carlos Andújar y Martín García; la guitarrista mexicana Anastasia Sonoranda; y el grupo panameño Afrodisíaco. 

El FAM 2021 está estructurado en tres bloques: 

  1.- El encuentro (desde las 18 horas)

En el primer momento nos conectamos para compartir las distintas formas en que Víctor Jara sigue presente en nuestras vidas, hablándonos y guiándonos en días de cambio y revuelta. Además, comenzaremos a ver los mensajes y cantos de artistas que, desde distintas latitudes, quieren expresar que la huella de Víctor se mantiene viva. 

          2.- La memoria (desde las 20 horas)

Junto al actor Daniel Alcaíno entramos el Estadio Víctor Jara, el lugar de tantos horrores y que hoy reivindicamos para transformarlo en un sitio para la memoria y la cultura. Acompañados de una programación especial registrada especialmente para el FAM por destacados artistas nacionales, iremos a los rincones más significativos del recinto, visitando los lugares que marcaron la tragedia de los 5 mil detenidos y detenidas del Estadio.

         3.- El reconocimiento (desde las 22 horas)

Para el último tramo de la conmemoración del cumpleaños de Víctor, nos reunimos en torno a la figura de Joan Jara. Conoceremos a la persona que será distinguida con el Reconocimiento Arte y Memoria Joan Jara en su versión 2021. También presentaremos nuevas creaciones de artistas en saludo a Víctor y, como es tradición, abriremos nuestras plataformas para recoger saludos y reflexiones en este día especial.   

Para conocer las novedades: www.famvictorjara.cl 

Premio Nacional para Joan Turner y una Avenida para Víctor Jara: los hitos de una conmovedora semana

La inmensa labor de Joan por la danza en Chile fue distinguida, mientras en Estación Central la avenida Víctor Jara comenzará desde el frontis de la USACH, ex UTE. 

Esta primera semana de septiembre dos noticias nos han venido a alegrar y llenar de orgullo, con Víctor Jara en la memoria y el reconocimiento a Joan Turner.  

Este martes 7 de septiembre el concejo municipal de Estación Central aprobó el cambio de nombre de la avenida Ecuador por avenida Víctor Jara, en un tramo que va desde el frontis de la Universidad de Santiago (Ex UTE), hasta la avenida General Velásquez. Víctor fue un comprometido funcionario de la UTE que realizó una reconocida labor en ese centro estudiantil, desde donde fue sacado para no volver, el mismo 11 de septiembre de 1973 mientras defendía sus convicciones y al gobierno de la Unidad Popular. 

Este cambio de nombre se realiza justo en la comuna donde Víctor vivió en la población Los Nogales, estudio en el Liceo Ruiz Tagle y trabajó en la UTE. La modificación se materializará el día del natalicio de Víctor, 28 de septiembre, que será encabezada por el alcalde Felipe Muñoz. La noticia no pasó inadvertida y cientos de personas se sumaron en las redes sociales al reconocimiento entregado por el municipio. 

Al día siguiente, miércoles 8 de septiembre, llegó otro gran reconocimiento. La ministra de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, Consuelo Valdés, contactó vía telemática a Joan Turner para distinguirla con el Premio Nacional de Artes de la Representación y Audiovisuales 2021. Este inesperado galardón se decidió de forma unánime: “por su sobresaliente trayectoria en el desarrollo de la danza en Chile, y su incansable trabajo como coreógrafa y maestra de generaciones”. En la votación participaron, además de Valdés, el rector de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldi, y destacadas personalidades de las culturas como Ramón Griffero, Ana Reeves, Aliro Bórquez, José Soza y María Elena Wood. 

El premio también destacó su trabajo en la descentralización de la enseñanza de la disciplina. Joan recibió la noticia en su hogar en Santiago, acompañada por integrantes de la Fundación Víctor Jara, encabezados por su director, Cristián Galaz. Al agradecer el Premio dijo: “Este es un reconocimiento a la danza” y hacia el final agregó: “amo a Chile, a pesar de todo”.

En diciembre de 2020 Joan participó en una edición especial del programa de nuestra Fundación ENCUENTROS CERCANOS, donde se refirió, entre otros temas, a su labor en la edición de su libro “Víctor, un canto inconcluso”, un testimonio de su vida, de su creación, de su relación con Víctor Jara y de su lucha por los Derechos Humanos. “Me sorprendo mucho con el hecho de que logré poner en papel sentimientos y acontecimientos que han sido tremendamente importantes en mi vida. Antes de que me muera eso es un gran confort, un gran logro para mí. Siento que me puedo ir sin sentirme abatida porque no lo hice. El libro me ha hecho feliz de haber publicado los acontecimientos, la vida, el pensamiento de Víctor. Encontré que era necesario y doy gracias a la gente que ha publicado eso en Inglaterra primero y después acá en Chile. Es un tremendo regalo para toda nuestra historia”.

La vida de Joan 

Nacida en 1927 en Inglaterra, desde los 5 años estudió danza. Su decisión definitiva por la danza fue en 1944 tras ver “La Mesa Verde”, una obra contra la guerra, que la motivó a seguir estudiando danza hasta transformarse en bailarina profesional. Así, ocho años después de la pieza que cambió su vida, Joan interpretó su rol soñado, el de la Guerrillera. En 1954, junto a su pareja, Patricio Bunster, llegó a Chile para trabajar en el Ballet Nacional y luego en la Escuela de Teatro de la Universidad de Chile. A cargo del ramo de Movimiento formó a generaciones  de actores y actrices con su rigurosa mirada sobre el trabajo corporal en la disciplina teatral. En la Escuela de Danza de la Universidad de Chile Joan impartió los ramos de Técnica Moderna, Eukinética y Coréutica, a fines de la década de los 60 fundó y dirigió la carrera de Pedagogía en danza infantil.

A comienzos de la década de los 60, Joan se separa de Patricio Bunster, aunque el amor por la danza los seguiría vinculando por décadas. En 1961 inicia una relación con Víctor Jara, en ese tiempo un inquieto estudiante de teatro, integrante de Cuncumén y con una incipiente carrera como solista. Juntos realizan grandes montajes que marcaron la historia del teatro chileno, como “VietRock”. Joan se destacaba por el exigente trabajo que desarrollaba con los estudiantes y el elenco, que hasta hoy es un referente en la preparación física para las obras. 

Su labor artística y de docencia se interrumpió brutalmente el 11 de septiembre, con la detención, tortura y muerte de Víctor Jara. Sabe del asesinato de Víctor el 16 de septiembre y debió reconocer el cuerpo de su compañero tras las salvajes torturas a las que fue sometido y a los 44 disparos que recibió. Joan se mantuvo un tiempo después del golpe cívico militar en Chile e incluso valientemente fue al funeral de Pablo Neruda. El 5 de octubre de 1973, acompañada de sus hijas, Manuela y Amanda, viajó al exilio en Inglaterra.

Desde ahí en adelante, Joan se convierte en un símbolo en la lucha por los Derechos Humanos y la Memoria, articulando una serie de iniciativas para denunciar la situación que se vivía en Chile: asesinatos, tortura, violaciones a los DD.HH. y la Justicia para Víctor Jara son sus causas. En 1984 regresa al país y se reencuentra con Patricio Bunster, con quien forma la escuela de Danza Espiral, la mayor y más emblemática formadora de bailarines en Chile.  Su pasión por la danza no queda en una casa: viaja a distintas ciudades del país para enseñar y a lugares como la población La Victoria. 

En 1991 tras las Jornadas de Purificación realizadas en el ex estadio Chile, hoy Estadio Víctor Jara, comienza a darse forma uno de los sueños de Joan: la Fundación Víctor Jara, dedicada a preservar el legado de Víctor en el arte y los Derechos Humanos. La Fundación actualmente realiza actividades permanentes para relevar la figura de Víctor, desde talleres a espacios para músicos chilenos, mientras Joan se mantiene como presidenta de la Fundación. 

Ve las palabras de Joan tras recibir el Premio Nacional de Artes de la Representación

Exposición ante la Comisión de DD.HH. de la Convención Constituyente

“La memoria es frágil y siempre hay fuerzas interesadas en borrarla”

Fundación Víctor Jara expuso en la Comisión de DD.HH. de la Convención Constituyente:

Esta mañana el director ejecutivo de la Fundación Víctor Jara, Cristián Galaz, asistió a la Subcomisión de Verdad Histórica, Reparación Integral y Garantías de No Repetición, que es parte de la Comisión de Derechos Humanos de la Convención Constituyente. 

Galaz hizo una exposición que recorrió el estado de la causa judicial por el asesinato de Víctor Jara, cuyo asesino sigue en Estados Unidos sin intentos de extraditarlo. Además, habló del trabajo de la Fundación en el Estadio Víctor Jara y del proyecto de transformarlo en un recinto dedicado a las artes y la memoria. La audiencia concluyó con una serie de recomendaciones concretas para la protección de los Sitios de memoria. 

Acá la exposición completa de Cristián Galaz: “La Fundación Víctor Jara fue creada hace 29 años por Joan Turner y sus hijas Amanda y Manuela con el objetivo de resguardar y difundir la memoria del artista asesinado en el estadio Chile días después del golpe cívico militar encabezado por Pinochet. 

Somos portadores de una memoria colectiva que va más allá del propio Víctor Jara, pues en el estadio Chile otros prisioneros también fueron asesinados, entre ellos Littré Quiroga, jefe de prisiones de la época. Aún se desconoce el número total de asesinados y sus identidades. También fueron miles los y las privadas de libertad y torturadas por oficiales del ejército de Chile. Llevamos 49 años luchando por justicia para Víctor Jara, Littré Quiroga y tantos y tantas otras. Resulta inconcebible que después de tanto tiempo existiendo absoluta claridad acerca de quienes fueron responsables -intelectual y materialmente- de los crímenes del estadio Chile y habiendo incluso una sentencia condenatoria en primera instancia, los culpables, todos oficiales del ejercito de Chile en ese momento, permanecen en libertad. Incluso uno de ellos, el señor Barrientos, ex oficial de ejército, se encuentra viviendo en Miami, Estados Unidos, sin que el Estado chileno hay hecho el mas mínimo esfuerzo por lograr su extradición a nuestro país. A esto es lo que llamamos impunidad.

Trabajamos con y para la memoria, y respaldamos este trabajo con nuestro archivo histórico, que mantiene mas de 10 mil piezas entre documentos originales, fotografías, archivos sonoros y audiovisuales, sin duda el archivo más completo existente sobre la vida y obra de Víctor Jara. 

El archivo Víctor Jara comenzó a forjarse desde el momento en que la familia de Victor sale al exilio llevando consigo dos maletas que contenían sus obras y recuerdos. En ese exilio Joan y sus hijas mantuvieron viva la solidaridad con Chile recorriendo el mundo y llevando su testimonio sobre las violaciones sistemáticas a los Derechos Humanos de la dictadura.

De vuelta en Chile este trabajo por la memoria continuó, aun en dictadura. Acabada esta, en el año 1991 se realiza el primer acto por la memoria en el estadio Chile. Canto Libre fue una acción de purificación simbólica del recinto en donde cientos de artistas irrumpieron en el estadio para reclamar ese espacio para el arte, la cultura, la memoria y la promoción de los Derechos Humanos. Este acto da origen luego al nacimiento de nuestra fundación.

Recuperar este espacio ha sido para nosotros una prioridad. Fue la Fundación la que logró cambiar el nombre del estadio Chile a Estadio Víctor Jara en el año 2003. Años después, el 2009, después de mucho batallar, la Fundación logró que se le reconozca al recinto su condición de patrimonio de la nación y el Estado lo declara Monumento Histórico. Más recientemente, también por iniciativa de nuestra Fundación, se incorpora el pasaje Arturo Godoy a este perímetro considerándolo también parte del monumento histórico Estadio Víctor Jara. Quedan así protegidos ambos espacios bajo leyes que resisten, por el momento, las presiones inmobiliarias del sector.

El Estadio Víctor Jara es un recinto que le pertenece al estado chileno, y que hoy es administrado por el Instituto Nacional del Deporte dependiente del Ministerio del Deporte. Se encuentra en buenas condiciones físicas, pero completamente abandonado para su uso en actos masivos. Prohibiciones municipales y falta de voluntad de los gobiernos terminaron por clausurar un lugar que fue conocido por grandes conciertos y actos culturales. El entorno del estadio también ha sufrido los efectos de políticas municipales aberrantes, convirtiendo el pasaje Arturo Godoy que le da acceso al estadio, en un verdadero basural y baño público. Esta es una más de las formas que adquiere el negacionismo y la impunidad, no cabe duda.

La memoria es frágil y siempre hay fuerzas interesadas en borrarla, pero nuestra Fundación se resiste a aceptar este estado de cosas. Hoy fortalecemos y gestionamos un proyecto de remodelación del pasaje Arturo Godoy que se encuentra en manos del gobierno regional y el municipio de Santiago. Así también, levantamos y gestionamos un proyecto de Sitio de memoria y Centro cultural para el Estadio Víctor Jara. Sin embargo, pese a todos estos esfuerzos, aún no logramos encontrar la voluntad política de gobiernos nacionales y locales que se requieren para cambiar definitivamente las condiciones de indignidad en que se encuentra el estadio y su entorno. Incluso pese a estar ubicado en lugar estratégico para la ciudad de Santiago.

Pero seguimos en nuestro empeño. Por eso año a año realizamos la única actividad masiva cultural y de memoria que se desarrolla en el estadio: el Festival Arte y Memoria Victor Jara, que es nuestra manera de mantener viva la memoria y la promoción de los derechos humanos desde el testimonio de vida de Victor Jara.

Como queda claro, este largo y dificil camino de lucha por recuperar el estadio, no ha sido recorrido de la mano de la voluntad de los gobiernos, tanto nacionales como municipales, sino muchas veces, en contra de esas voluntades e intereses. Como ocurre en casi todos los casos de sitios de memoria, es la sociedad civil la que se moviliza y fuerza al estado a tomar medidas. Pero claramente esto no es suficiente. Recuperar el estadio Victor Jara para las artes, la cultura, la memoria y la promoción de los Derechos Humanos, debe ser un imperativo del Estado chileno y debe garantizarse su sobrevivencia más allá de los gobiernos que se sucedan.

Siendo los Derechos Humanos uno de los pilares fundacionales de toda sociedad, se requiere que seamos capaces de garantizar su respeto irrestricto. La memoria de las violaciones de estos derechos es por tanto un trabajo que requiere todo el apoyo del Estado y un compromiso de la sociedad en su conjunto. 

A continuación, nuestras propuestas que son válidas también para el conjunto de Sitios de memoria, recuperados o por recuperar. 

Tenemos la convicción de que la Nueva Constitución debe consagrar:

  1. En primer lugar el derecho a la Justicia en todos y cada uno de los casos de los crímenes de Lesa Humanidad. Se requiere el compromiso activo del Estado por hacer cumplir sentencias y como en el caso de Víctor Jara, si el asesino se encuentra fuera de Chile, exista la voluntad cierta y el compromiso necesario para lograr su extradición y comparecencia ante la justicia.
  2. El derecho a la verdad sobre los crímenes que se recuerdan en los Sitios de memoria. Que esta verdad sea de conocimiento público y de libre acceso. Que esta verdad sea difundida a través de todas las formas de comunicación, formación y educación disponibles, existentes y por crearse, a toda la ciudadanía, siendo una prioridad en esta difusión, las nuevas generaciones. 
  3. El derecho a la memoria: Debe consagrarse la protección Constitucional de lugares donde se cometieron crímenes de lesa humanidad, que impida cualquier alteración de los espacios que representan pruebas en procesos judiciales en curso, y que prevenga agravios a las memorias de las víctimas.
  4. El derecho a una memoria activa: Se debe garantizar que los Sitios de memoria cuenten con los recursos necesarios y suficientes para poder desarrollar su labor educativa y de investigación que contribuyan a promover y consolidar una cultura de Derechos Humanos.
  5. Se debe consagrar que es deber del Estado incorporar como fin de interés público o social la expropiación de los lugares que deben transformarse en Sitios de memoria. Esto es válido para espacios que actualmente están en manos de privados u instituciones públicas como las Fuerzas Armadas. 
  6. Es necesario que junto a lo anterior se consagre la necesidad de que los Sitios de memoria tengan un estatus administrativo especial, en donde la protección sea del estado y la administración de sus contenidos esté a cargo de la sociedad civil históricamente organizada en torno a esa memoria.

A nombre de la Fundación Victor Jara

Muchas gracias

Cristian Galaz Garcia

Director Ejecutivo

Fundación Victor Jara