Victor Jara y Littré Quiroga fueron asesinados con el armamento que solo los oficiales de la época utilizaban

El abogado Ilan Sandberg realizó charla sobre la causa judicial de Víctor Jara y Littré Quiroga en el marco del Plan de formación de guías para el Sitio de Memoria Estadio Víctor Jara

Este miércoles 3 de mayo, el abogado de la Subsecretaría de Derechos Humanos, Ilan Sandberg, encabezó la octava sesión del plan de formación de monitores/as para visitas guiadas en el Sitio de Memoria Estadio Víctor Jara. El letrado abordó y detalló los entes involucrados en una causa judicial, contrastando el proceso penal antiguo y el actual, además dio cuenta de las causas vigentes de Víctor Jara y Littré Quiroga, quienes fueron asesinados en el ex Estadio Chile durante la dictadura tras ser detenidos por agentes del Estado. 

La charla comenzó con la interrogante ¿a qué nos referimos cuando hablamos de una causa judicial? Desde ahí Ilan Sandberg fue desarrollando la clase, subrayando que “el Estado tiene obligaciones internacionales cuando ocurren crímenes de lesa humanidad, violaciones de DDHH”, debido a su suscripción a tratados y acuerdos multilaterales internacionales que establecen límites en el accionar de la fuerza estatal para prevenir abusos de poder. A partir de ahí, el Estado tiene la obligación de iniciar un proceso judicial, determinar responsables y sancionar de acuerdo al delito cometido, pero que “la responsabilidad penal termina con la muerte, es decir, el acusado es sobreseído”, agregó el abogado.  

Ilan Sandberg en la sesión 8 del plan de formación de guías para el sitio de memoria Víctor Jara

Por otra parte, Sandberg señaló que los casos de violaciones a DDHH son imprescriptibles, pero precisando que las causas de la dictadura militar deben ser investigadas por el sistema procesal penal antiguo, correspondiente al año en el que acontecieron los hechos, pues así lo dictamina la ley. 

De acuerdo al sistema procesal penal antiguo, sólo existía la figura del juez instructor que figuraba como tribunal unipersonal, haciéndose cargo de investigar, juzgar y condenar. En definitiva, el juez es quien determina qué diligencias se desarrollan para el caso.

Causa judicial Víctor Jara y Littré Quiroga

El abogado especializado en DDHH también entregó antecedentes de contextualización de la causa judicial 16.379-2005, referente a los casos de secuestro y homicidio del cantautor Víctor Jara y el ex director general del Servicio de Previsiones, Littré Quiroga.

Sandberg explicó por qué ambos casos están unificados en una causa, argumentando que la razón es porque ambos estuvieron detenidos en el ex Estadio Chile, y además, fueron hallados muertos en el mismo lugar. 

Tanto Víctor como Littré fueron asesinados a consecuencia de alrededor de 44 y 23 impactos de bala, respectivamente, en todos los casos de calibre 9,23 milímetros, según los informes de autopsia y pericias balísticas. Un aspecto no menor ya que corresponde al armamento de cargo que era utilizado sólo por los oficiales del Ejército que se encontraban en dicho recinto.

El abogado detalló además que una vez instaurado el Golpe de Estado la región Metropolitana quedó dividida bajo los Comandos de Acción Jurisdiccional de la Seguridad Interior (CAJSI) a cargo de un oficial del ejército de Chile por zona. En el CAJSI del sector del ex Estadio Chile estaba bajo el mando de Mario Manríquez Bravo, quien pertenecía al comando especial del Ejército. 

El 23 de noviembre de 2021, por mandato del ministro de fuero Miguel Vázquez Plaza, en la Corte de Apelaciones se sentenció y agravó la condena de los acusados por estar involucrados en el secuestro y homicidio de Víctor Jara y Littré Quiroga. Hugo Sánchez Marmonti, Raúl Jofré González, Edwin Dimter Bianchi (denominado por los ex prisioneros como “El príncipe”), Nelson Haase Mazzei, Ernesto Bethke Wulf, Juan Jara Quintana, Hernán Chacón Soto y Patricio Vásquez Donoso fueron sentenciados a la condena de 15 años y un día. 

Mientras el exoficial Rolando Melo Silva, quien fue acusado como encubridor y por la pena de secuestro, fue condenado a un total de 8 años y dos días. Por su parte, los acusados Mario Manríquez Bravo, Jorge Smith Gumucio y Roberto Souper Onfray fueron sobreseídos por su fallecimiento.

Sin embargo, tras un recurso de casación de los acusados, la causa se encuentra en la tabla de la Corte Suprema, por lo que actualmente la causa sigue abierta y es en la Corte Suprema, la última instancia para apelar, siendo el punto definitivo. 

Al cierre del encuentro, Ilan Sandberg agradeció la oportunidad de brindar esta charla, asegurando que “instancias como estas permiten relevar la memoria en la sociedad”, puntualizó el abogado

*El plan de formación de monitores/as para visitas guiadas es apoyado por el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio. 

En memoria de Nelson “Neco” Cabrera, activo defensor de los derechos humanos 

El pasado 18 de abril falleció el arduo defensor de los DDHH y fundador del Colectivo Cultural y de Derechos Humanos Cine Fórum, Nelson Cabrera. Por su incesante gestión cultural desde la memoria, el alcalde de Valparaíso decretó duelo comunal y su gran amigo el poeta Mauricio Redolés, le dedicó unas palabras de despedida. 

El activista y defensor de los derechos humanos, Nelson “Neco” Cabrera falleció el martes 18 de abril en su natal Valparaíso. El ex militante del MIR fue prisionero político durante la dictadura militar de Augusto Pinochet en sitios de detención y tortura de la Armada y la antigua Cárcel Pública de Valparaíso.

Nelson fue parte de múltiples eventos en defensa de los derechos humanos y miembro del Festival de Cine Social y Derechos Humanos CINE OTRO y el Festival de Cine de los Pueblos Indígenas, ambas actividades organizadas por el Colectivo Cine Fórum de Valparaíso, colectivo fundado por él.

Debido a su arduo activismo y por su gestión cultural resguardando la memoria y los DDHH en la región porteña, el alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp, decretó duelo comunal por tres días, declarando vía Instagram que: 

“Como Alcaldía Ciudadana de Valparaíso lamentamos el sensible fallecimiento de Nelson “Neco” Cabrera (Q.E.P.D.) hacemos llegar nuestras condolencias a su familia, amigos y quienes conocieron su destacada labor por la cultura y justicia por las víctimas de la dictadura. Como municipio, declaramos tres días de Duelo Comunal en honor al legado que dejó en la ciudad”. 

Cabrera, fue nacido y criado en Valparaíso. Estudió Filosofía en la Universidad de Chile y allí fue además cuando comenzó su militancia por el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR). En aquellos años, formó parte del taller “Macondo en Playa Ancha” que permitió que niñas y niños en las zonas altas de Valparaíso vieran cine por primera vez y así también conoció a Marisa con quien gestó una familia y organizaron diversas actividades culturales para la comunidad porteña. 

Post dictadura, impulsó junto con otras organizaciones de DDHH como la Agrupación de Marineros Antigolpistas, la campaña de recuperación del cuartel Silva Palma y su nombramiento como Sitio de Memoria. 

Además fue el creador junto con el Colectivo Cine Forum de campañas tales como “la Funa a la estatua de Merino” en el paseo 21 de Mayo todos los 11 de cada mes durante los últimos 10 años. La figura del ex almirante José Toribio Merino se encontraba en el frontis del Museo Marítimo de Valparaíso y fue retirada el año pasado tras acogerse la acción presentada por víctimas de violaciones a los derechos humanos en la Corte de Apelaciones, de acuerdo al Dínamo

Nelson Cabrera participó en diversos festivales del mundo siendo jurado del Festival de Derechos Humanos (DERHUMALC) de Buenos Aires, Argentina, jurado en el Festival de Séptimo Estudio de Sucre, Bolivia. También participó como realizador invitado en el Festival Pawtucket en EE.UU y exponente en la ONG Japonesa Peace Boat en su paso por Valparaíso.

Mauricio Redolés y su poema a Nelson

El poeta Mauricio Redolés, escribió unas palabras en memoria de su amigo Nelson Cabrera, puedes leerlas a continuación. 

“NELSON CABRERA, ALIAS “NECO”

Por Mauricio Redolés

Maestro de los desheredados de siempre.

Intelectual orgánico de hasta la más mínima brisa porteña. 

Ejemplo de dignidad hasta el dolor de los huesos

(con un hilito de voz 

a veintitrés segundos de morir

me dijiste “sí, pero tiene que ser más digno”).

Te paraste por años frente a las estatuas de los traidores

hasta que cayeron las estatuas.

Filoso filósofo del M.I.R.

Fundaste “Cine Forum” como  tu plaza de justicia, cine y memoria

Y albergasta a weichafes y a lonkos

A madres de la Plaza de Mayo y a sociólogos lúcidamente rebeldes. 

A descubridores de “Los archivos del terror”

De dictadores paraguayos

y a marinos antigolpistas. 

Eres el prometeo chilensis entregando el fuego

A la memoria del puerto y a sus cerros

Siempre con tu sonrisa que destellaba ironías y sarcasmos

Fogosa de humor desopilante, despellejante y tuyo tuyito. 

Siempre instalando bares eternos de Valparaíso. 

Siempre inaugurando locales de almuerzos amorosos. 

Siempre junto a Marisa codo a codo con tus hijas. 

Fuiste a carearte con tus torturadores. 

Desafiando cobardes intentos de secuestro e incendios. 

Valiente Neco. 

Aún hay valentía en Chile y tú con tu familia

Plantaste muchas semillas de rebeldía y valor 

Mientras otros y otras se arreglaban los bigotes 

En las puertas de subsecretarías y ministerios. 

Neco, gato en japonés, yo te decía cuando te abrazaba

Y sonreías como gato de puerto en puerta

Y recibías ronroneando

al barco de la paz japonés 

Y los llevabas desde el cerro Lecheros

Donde estuvo escondido Neruda

en tiempos del traidor Videla 

hasta la colina del terror.

Y maullabas mostrando el cuartel Silva Palma

que lograste fuera 

Monumento Histórico Nacional 

Y la Armada desarmó en dos días de febrero 

la Academia de Guerra Naval

Y te la arrebataron 

cuando ibas por ella

y la burocracia estatal del Consejo de Monumentos te decía

“Estás pidiendo mucho Neco”.

Eras gato cazador de memoria.

Las cazaste casi todas.

Y la que se te fue, se te fue de rabona

y tu maullido insatisfecho desarmaba de miedo a la Armada. 

Desde la noche del 18 de abril de 2023 hay una nueva estrella

sobre los cerros y la bahía de Valparaíso.

Es la que más brilla.

¿La ves? ¿La ves tú también? ¿La ven todas y todos y todes?

Ahí estará para siempre con el fuego el prometeo Neco. 

Pediste muuucho Neco porque eres puro amor por tu pueblo. 

Vivirás por siempre en todas mis canciones.

TEATRO DE LO PRADO LLEVARÁ EL NOMBRE DE JOAN JARA

Fundación Centro Cultural Lo Prado designa a su sala de teatro con el nombre de la destacada bailarina y viuda de Victor Jara

En una ceremonia totalmente artística se llevó a cabo el reconocimiento a la bailarina, coreógrafa y maestra de danza por su extensa trayectoria y contribución a la cultura y las artes.

Este domingo 23 de abril la Fundación Centro Cultural Lo Prado desarrolló una ceremonia por el nombramiento de su sala de teatro, la que desde ya, se llama Joan Jara en honor a su labor en torno a las artes y la culturas, además de dar reconocimiento a su destacada trayectoria como bailarina, coreógrafa, maestra de danza y por su Premio Nacional de Artes de la Representación y Audiovisuales 2021. 

La sala de teatro del Centro Cultural Lo Prado se llama Joan Jara en reconocimiento de su trayectoria artística y contribución a las artes y la cultura

En el inicio de la actividad, Manuela Bunster, hija mayor de la bailarina, aseguró que su madre Joan se siente muy orgullosa por este reconocimiento: “Es un honor para ella que este espacio lleve su nombre en este lugar que está tan cerca de la población del pequeño Luchín, porque esto es también una manera de llegar a los niños, darles acceso a la cultura y las artes, desde practicarla o apreciarla”, precisó. 

Bunster complementó diciendo que: “Este lugar es un espacio que conozco hace muchos años gracias a la constante participación de la Compañía de Danza Espiral. Es por eso que conocemos el corazón de este espacio y mi madre ya sabe del trabajo que como Fundación Centro Cultural Lo Prado han ido realizando y este lugar es súper digno para los artistas. Estamos muy contentas como familia con mi hermana Amanda, mi madre, mis hijos y sus bisnietos”, aseveró agradecida la también bailarina.  

Presentación de ballet en honor a la figura artística de Joan Jara en su ceremonia de reconocimiento.

Con actos de danza, canto, poemas y testimonios de personas cercanas a Joan se llevó a cabo el evento. Manuel García, Elizabeth Morris, Magdalena Matthei, Luis y Camilo Le-Bert, Ruperto Fonfach, Mauricio Redoles, la Compañía Metropolitana de Danza y la Compañía de Danza Espiral fueron partícipes de esta ceremonia en honor a Joan Jara. 

Mauricio Redoles, poeta, músico y amigo de Joan, tuvo unas palabras para ella, expresando que: “Me parece un gran acto de justicia por la figura cultural que es Joan Turner y que muchas veces por una costumbre tan acendrada en la cultura patriarcal, no aparece su nombre por su propio valor aparece como la viuda de Víctor Jara, pero ella en tanto coreógrafa, bailarina y figura cultural, es una persona increíble, muy modesta, ella nunca ha tratado de aparecer más allá de la visibilidad que se la concedido”, afirmó el poeta. 

En el acto también participaron amigas y alumnas de Joan en la década de los 60 y 70 como Rosita Salaverry, quien actualmente es integrante del directorio de la Fundación Cultural Lo Prado y Sonia Uribe, quien bailó con ella en el Ballet Nacional, Ballet de Las Condes y en el Ballet Popular durante la campaña presidencial de Salvador Allende. 

Sonia Uribe, quien hoy es parte de la Compañía Generación del Ayer, admitió que “este reconocimiento me parece justo, pues ella formó a muchas generaciones de danza, además fue una excelente bailarina. Nunca me voy a olvidar de su interpretación de la guerrillera en la obra La mesa verde y otros papeles de ella que tengo en mi retina”, detalló. 

La actividad finalizó con una presentación de danza de la Compañía Espiral y el reconocimiento de la Fundación Centro Cultural Lo Prado a todas y todos quienes participaron en escena. 

Joan Jara y su gestión artística-cultural

Joan Jara (nacida en Londres como Joan Alison Turner), es una figura destacada en la historia de la danza en Chile. Llegó a Chile a mediados de los años 50 a integrarse como intérprete del Ballet Nacional Chileno y, en paralelo, inició su trabajo como docente en la Escuela de Danza de la Universidad de Chile, llegando a impulsar y dirigir la carrera de Pedagogía en Danza Infantil.

Joan también es reconocida por su lucha en defensa de los derechos humanos tras la muerte de su esposo Víctor Jara, lo que la ha llevado a trabajar incansablemente por mantener vivo su legado y su música a través de la Fundación Víctor Jara.

De regreso a Chile en la década de los 80, fue pilar fundamental en la creación del Grupo de Danza Calaucán en Concepción y en 1985, junto con el bailarín y coreógrafo Patricio Bunster, crearon el Centro de Danza Espiral, que ha formado, entrenado y perfeccionado a innumerables bailarines y bailarinas.

En el año 2009 recibió la nacionalidad chilena por gracia, mientras que en el 2016 recibió la Orden al Mérito Artístico y Cultural Pablo Neruda, entregada por el entonces Consejo Nacional de la Cultura y las Artes. Luego, en el año 2021, obtuvo el Premio Nacional de Artes de la Representación y Audiovisuales, uno de los máximos reconocimientos que entrega el Estado de Chile, a través del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio.

Indudablemente, la labor artística de Joan Jara ha inspirado a las siguientes generaciones de danza en el país y en el extranjero.

IND y Fundación Víctor Jara firman comodato del Sitio de Memoria Estadio Víctor Jara

En un emotivo acto los representantes legales de ambas entidades firmaron el comodato del estadio que tendrá una duración de diez años.

Este viernes 21 abril después de años de incesante trabajo, la Fundación Víctor Jara tendrá la administración parcial del Sitio de Memoria Estadio Víctor Jara por diez años. El traspaso administrativo quedó oficializado tras la firma del comodato donde participaron los representantes legales de cada entidad, Israel Castro, director nacional del Instituto Nacional de Deportes (IND), junto a Cristian Galaz, director ejecutivo de la Fundación Víctor Jara, y Amanda Jara, representando al mismo tiempo al directorio de la organización. 

Estuvieron presentes diversas autoridades y organizaciones de derechos humanos y cultura como Flor Ilice, seremi de Culturas de O’Higgins; Francia Jamett, encargada nacional de la Unidad de Cultura, Memoria y Derechos Humanos del Ministerio de las Culturas; Ítalo Bravo, alcalde de Pudahuel; la diputada Alejandra Placencia (PC); Pedro Tapia, concejal Estación Central; Marcelo Ahumada y Cecilia Marchant, coordinadores de la red de sitios de memoria.

Cristian Galaz (director ejecutivo Fundación Víctor Jara), Amanda Jara e Israel Castro (director nacional IND)  | Créditos: @manurojasfotos

Amanda Jara, hija de Víctor y parte del directorio de la Fundación, aseguró que la instancia era un cruce de emociones, puesto que todavía ella junto a Joan Jara y su hermana Manuela siguen esperando por justicia tras 50 años del asesinato de su padre, al igual que la familia de Littré Quiroga, quien también fue asesinado en el ex Estadio Chile. 

Jara sostuvo que este momento era celebrar el esfuerzo colectivo: “En nuestra labor como Fundación hemos tenido muchas derrotas y muchas batallas ganadas, esta es una, y es ganada con el apoyo de todos y todas quienes han venido a llenar este estadio de vida, de ansias de un futuro mejor, donde podamos reflexionar sobre lo que nos pasó y añorar un futuro mejor para nuestros niños y niñas, que esperamos llenen este lugar de alegría, crítica y reflexión. Hemos aprendido que el camino es tan importante para llegar a esta victoria, pero en el camino nos vamos encontrando, juntando y aunando nuestro destino”, agregó la representante del directorio de la Fundación. 

Por su parte, Israel Castro, director nacional del IND mencionó que: “Tenemos una relación de hermandad con la Fundación Víctor Jara, pues convivimos en este espacio, y lo que hoy firmamos en ese papel, significa muchas cosas. Si bien hoy asiste el IND, yo creo que es el Estado el que está haciendo un justo reconocimiento a la memoria de Víctor Jara y también a la memoria de las personas que aquí estuvieron y a todas sus familias que sufrieron y que sufren hoy”. 

El director del IND también afirmó que “esto es un desafío importante y nuestro compromiso es estar con ustedes y convocar que las personas se tomen el Estadio Víctor Jara y en ella, construyamos memoria, identidad, futuro, cultura y también alegría. Muchas gracias por estar aquí”. 

La cantautora Elizabeth Morris participó en la ceremonia del comodato | Créditos: @manurojasfotos

Antes de firmar el comodato, Cristian Galaz, director ejecutivo de la Fundación Víctor Jara, agradeció la labor de Joan Jara, viuda de Víctor y creadora de la Fundación, por su incesante lucha: “Agradecer a Joan por su valentía, su claridad y su entrega…nada de esto sería posible sin su determinación imbatible. Y a través de ella, simbolizar nuestra gratitud a cientos y miles que han contribuido a que nosotros, aquí y ahora, tengamos una nueva oportunidad de hacer de este tremendo lugar, ese Sitio de Memoria Estadio Víctor Jara, Espacio y Comunidad de Arte y Memorias, que soñamos por tanto tiempo”. 

Finalmente, el director ejecutivo de la Fundación declaró que: “Esto es apenas un nuevo punto de partida porque no hemos llegado aún a ninguna parte, más aún hoy que vivimos un momento difícil, en donde todo es incierto y parece derrumbarse a cada paso. No podemos hacerlo solos, necesitamos que nos sigan acompañando en este esfuerzo, comunidades, organizaciones, personas valiosas, fundamentales. Y necesitamos también de un Estado consciente de sus deberes y compromisos”, puntualizó. 

La ceremonia fue iniciada y finalizada con una cálida interpretación musical de la artista nacional Elizabeth Morris, quien cantó “Cueca del tiempo”, de su autoría, y “Pimiento” de Víctor Jara. La cantautora expresó sumarse “a la felicidad de este logro”, asegurando “representar a gran parte de los músicos que estamos comprometidos con la Fundación y estaremos aquí para lo que sea”, concluyó.

La labor de la Fundación Víctor Jara por la firma del comodato y transformar el Estadio Víctor Jara como sitio de memoria, espacio de cultura, arte y deporte comunitario

El Estadio Víctor Jara (ex Estadio Chile) fue inaugurado en abril de 1969, convirtiéndose rápidamente en un importante espacio deportivo y cultural, concentrando actividades de boxeo y voleibol y siendo escenario de las tres versiones del Festival de la Nueva Canción Chilena realizadas en los años 1969, 1970 y 1971. Víctor Jara con su canción «Plegaria a un labrador» y Richard Rojas con «La Chilenera” fueron los ganadores de la primera versión del festival. Así en un breve periodo de tiempo el estadio se configuró como un espacio abierto al deporte y el arte, especialmente a la Nueva Canción Chilena, movimiento comprometido con las demandas sociales de la época y el gobierno de la Unidad Popular.

A sólo días después del Golpe de Estado de 1973, el estadio fue utilizado como centro de detención, tortura y ejecución de prisioneros/as políticos/as, esto entre el 12 y 15 de septiembre de 1973, y luego, entre noviembre de 1973 y junio de 1974. Todo el recinto fue utilizado con propósitos represivos. Más de cinco mil presos y presas políticas fueron llevados al lugar, y un número aún indeterminado de prisioneros fueron ejecutados, entre ellos Víctor Jara y Littré Quiroga.

Ya con la vuelta de la democracia, la Fundación Victor Jara junto a diversas organizaciones sociales, culturales y de derechos humanos, comenzaron un largo proceso de marcar y recuperación del Estadio realizando múltiples esfuerzos: “Canto libre, jornadas de purificación” en 1991; conciertos y actividades de homenaje y conmemoración como el Festival de Arte y Memoria (FAM); campañas para cambiar el nombre del estadio, entre 1998 y 2003; declaratoria como Monumento Histórico en 2009 e incorporación al perímetro de la declaratoria del Pasaje Arturo Godoy en 2017. Y finalmente, el pasado 20 de enero 2023 el Consejo de Monumentos Nacionales (CMN) oficializó el reconocimiento del Estadio Víctor Jara como sitio de memoria, incorporando una placa en su frontis. Así como también desde marzo está en marcha el plan de formación de monitores/as para visitas guiadas en el Sitio de Memoria, un programa apoyado por el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio.

En la actualidad, el Estadio Víctor Jara es patrimonio del Instituto Nacional de Deportes (IND) y es administrado por dicho organismo, el cual mediante convenio suscrito en 2003 con la Fundación Víctor Jara otorgó el derecho de uso preferente para la realización de actividades artístico-culturales y la difusión de los Derechos Humanos. Sin embargo, previo a la existencia del IND, era la Dirección General de Deportes y Recreación (DIGEDER) la que poseía la administración y patrimonio del recinto. A principio de los 2000 estando la DIGEDER bajo la dirección de José Dollenz, este tuvo la intención de entregar el Estadio en comodato a la administración de la Fundación Victor Jara. Sin embargo, esto no se pudo concretar, ya que la creación del IND y el cambio de la directiva de la institución deportiva impidió continuar con el proyecto.

Tras años de incesante trabajo de la Fundación Víctor Jara ese sueño finalmente se cumple, al menos parcialmente. Desde abril 2022 se iniciaron las conversaciones con la ex ministra del Deporte, Alexandra Benado, llegando a este acuerdo para firmar el comodato administrativo del Sitio de Memoria Estadio Víctor Jara. A partir de este gran hito la proyección de la Fundación sobre el recinto es aprovechar cada una de sus dependencias para trabajarlas en distintas áreas como artísticas-culturales (centro de cultura popular-escuela de formación artística), de derechos humanos y memoria (museo de sitio-pedagogía de la memoria), y deportivas comunitarias (lo anterior ligado a la primera etapa del proyecto “Sitio de Memoria Estado Víctor Jara. Espacio y Comunidad de Arte y Memorias”). 

Entrevista | Claudio Nash, académico experto en DDHH: “Lamentablemente el Estado durante todo estos años no ha sido el promotor de una verdadera cultura de los DDHH”

En conversación con el académico Claudio Nash, coordinador de la Cátedra de Derechos Humanos de la Universidad de Chile, este comentó la función de la Fundación Víctor Jara, parte de su labor como profesional, además de las tareas urgentes que tiene el Estado chileno ad portas de cumplirse los 50 años del Golpe de Estado en septiembre. Así también hizo un análisis de la recién aprobada y debatida Ley Naín-Retamal que, a su juicio y el de la Organización de Naciones Unidas (ONU), va en contra de los derechos internacionales a los que Chile suscribe. 

—¿Cómo visualizas el trabajo que hace la Fundación Víctor Jara con el Sitio de Memoria Víctor Jara? ¿Cuál es la misión que debe cumplir este sitio de memoria considerando su ubicación e importancia histórica?

El sitio de memoria Víctor Jara cumple un rol fundamental para la historia de Chile, no sólo da cuenta de un crimen atroz como el que se perpetuó en contra de Víctor sino que además es un espacio que nos permite evaluar y cuestionar el presente, cuánto hemos avanzado en la construcción de un sistema democrático que garantice que horrores como el vivido en el Estadio Víctor Jara no volverán a suceder nunca más, ese rol es completamente esencial para la construcción de una democracia sólida. 

—Como coordinador de la Cátedra de Derechos Humanos de la Universidad de Chile, ¿cuáles son los ejes de la planificación de esta cátedra? ¿Existe espacio para que nuestra Fundación pueda colaborar de algún modo con la cátedra?

La cátedra de derechos humanos de la Vicerrectoría de Extensión y Comunicaciones de  la Universidad de Chile tiene dos funciones principales: coordinar los esfuerzos en materia de derechos humanos hacia el interior de la universidad, y por otra parte, conectar y comunicarse con la ciudadanía. Este año con la conmemoración de los 50 años del Golpe de Estado, nuestra cátedra ha puesto un énfasis principal en colaborar y apoyar los esfuerzos por la memoria en el país. En ese sentido, trabajar con la Fundación Víctor Jara puede ser un espacio privilegiado para cumplir con este rol público, propio de la Universidad de Chile. 

—Este año se conmemoran 50 años del Golpe de Estado que dieron paso a 17 años de dictadura militar, en esta línea, ¿se ha hecho por parte del Estado, el poder legislativo y judicial una buena labor para otorgar justicia, además potenciar la memoria y la defensa de los derechos humanos? ¿Por qué crees tú que hasta la fecha la ley no ha sido más tajante para abrir los archivos de la dictadura para hacer una investigación más profunda?

La conmemoración de los 50 años del Golpe obviamente nos obliga a hacer una evaluación sobre las posdictadura en Chile, sin duda alguna han habido esfuerzos relevantes en materia de verdad, justicia y reparación, pero la magnitud de las violaciones de DDHH ocurridas durante la dictadura han hecho muy difícil el dar una respuesta integral desde una perspectiva de DDHH a estos temas. Ahora el desafío es no quedarse solamente en una evaluación crítica, sino adoptar las medidas necesarias para completar los procesos de verdad, avanzar sustancialmente en la justicia y volver a revisar las medidas de reparación  y cubrir todos aquellos espacios que aún están ausentes de medidas efectivas. No podemos olvidar que a ello debemos sumar las graves violaciones de DDHH ocurridas en el contexto del “estallido social” que trae en el país nuevos desafíos en materia de verdad, justicia, reparación y memoria. 

—¿Estamos viviendo un momento en donde el negacionismo gana espacios en nuestra sociedad? ¿Consideras que en la población chilena hay una relativización de los derechos humanos? 

Sin duda en los últimos años hemos visto cómo el compromiso con el “nunca más” se fue horadando y la centralidad de los DDHH en el diseño de la convivencia democrática también se ha ido deteriorando. En ese sentido, el esfuerzo de formación que debe tener la población en estas materias no ha sido suficiente y eso lo podemos ver en el debate cotidiano donde muchas veces olvidamos que los DDHH son un límite al poder del Estado y son un avance civilizatorio respecto del cual no podemos retroceder sin afectar con ello nuestra convivencia democrática. 

—¿Qué medidas concretas se deben desarrollar desde el Estado para generar mayor información y formación en DDHH de la ciudadanía? ¿Crees que se educa realmente en Chile sobre derechos humanos desde la escolaridad?

Uno puede pensar en varios niveles, uno sería a nivel del trabajo sobre DDHH y en DDHH a nivel de la formación tanto en la educación preescolar, básica y media, pero también cómo se incorpora la temática de derechos humanos en los estudios superiores. Pero yo pensaría 

también que dar un paso más allá, es decir, instalar los temas de DDHH como un eje común para resolver los conflictos sociales que vive nuestro país y en ese sentido, hay un rol central que debe cumplir el Estado y que lamentablemente durante todo estos años no ha sido el Estado el promotor de una verdadera cultura de los DDHH. En eso hay una enorme deuda que el Estado de Chile que, es de esperar que en el marco de los 50 años del Golpe de Estado se rectifique esa grave omisión. 

—En particular para las fuerzas de orden y seguridad y defensa nacional ¿qué medidas se deben tomar para que ellas garanticen el respeto de los DDHH de la ciudadanía? 

Una democracia sólida necesita de fuerzas policiales y armadas comprometidas con los DDHH, con el Estado de derecho y con la democracia. Chile tiene pendiente una profunda reformulación de su política en materia de Carabineros y Fuerzas Armadas, necesitamos una revisión de los principios que rigen a estas instituciones, los objetivos que estas tienen en democracia y la formulación y capacitación que se les entrega, pues sin avanzar en estos temas volveremos a repetir una y otra vez los graves hechos que se dieron no sólo en dictadura sino que también durante el “estallido social” del 2019.

—¿Por qué crees que el discurso punitivista está permeando el discurso de la población chilena? Esto teniendo en cuenta que cada vez se ve en los medios a personas que quieren tomar la justicia por sus propias manos a través de las “detenciones ciudadanas” donde ya más de alguna ha terminado con asesinato -incluso de personas inocentes-, así como también el deseo de restablecer la pena de muerte.

Cuando una sociedad enfrenta conflictos sociales como la delincuencia o el crimen organizado, y otros, siempre hay sectores que van a buscar respuestas “fáciles” y basadas en mayor violencia, elevar las sanciones y pensar que los problemas sociales los resuelve el derecho penal. Esa es una visión errada pero que trae aparejado siempre buenos resultados desde el punto de vista político. Una sociedad que no ha sido formada en una lógica ética, propia de los derechos humanos, ve en los espacios de violencia una solución efectiva a sus problemas de convivencia cotidiana. De ahí que debamos en avanzar no sólo en medidas de seguridad para enfrentar los problemas de la delincuencia cotidiana, sino que ir a los temas de fondo de las profundas desigualdades sociales, los abusos y discriminaciones que viven buena parte de la población y también una formación en valores que hoy día en la sociedad chilena hemos perdido. 

—¿Cómo evalúas el resultado de la promulgación de la Ley Naín-Retamal, ¿se contrapone a los derechos humanos de acuerdo a lo señalado por la ONU? 

La aprobación de la Ley Naín-Retamal es un buen reflejo de cómo en momentos de crisis estamos dispuestos a aprobar legislaciones que evidentemente arriesgan o ponen en riesgo los DDHH. La Ley Naín-Retamal no cumple los fines para los cuales está pensada, no da una mejor y mayor protección a Carabineros, al contrario, lo que hace es ponerlos en un espiral de violencia, donde las medidas de fondo que efectivamente apuntan a su protección, mejor equipamiento, mayor inteligencia, capacitación y un alto mando comprometido con su responsabilidad institucional, se van quedando en el olvido y pareciera que las soluciones viene por la vía del “gatillo fácil”. Creo que este ha sido uno de los errores más importantes que ha cometido la democracia en los últimos años y, particularmente, el Gobierno del Presidente Boric.  

—¿Qué rol juegan los medios de comunicación en la promoción y defensa  de los DDHH en un sistema altamente monopolizado por sectores que relativizan o incluso niegan la necesidad de respetar los DDHH? 

Los medios de comunicación cumplen un rol esencial en democracia, no sólo para cuestionar al poder, sino que para entregar elementos de análisis a la población y apoyar procesos de formación colectiva, ojalá en materias tan importantes como la democracia y el Estado de derecho. En Chile estamos lejos de cumplir esos objetivos por la falta de pluralismo en los medios, ya que la captura de estos por los poderes económicos hacen imposible avanzar en una política comunicacional a nivel nacional basada en valores democráticos como los que se necesitan para fortalecer el Estado de derechos y los DDHH. En ese sentido, no es extraño el impacto que tienen los medios de comunicación en generar un ambiente contrario a los DDHH y que relativizan el compromiso democrático. 

—¿Qué medidas urgentes solicitarías al Estado y al Gobierno para garantizar la prevalencia de la memoria histórica en esta conmemoración de los 50 años del Golpe? 

En el marco de la conmemoración de los 50 años del Golpe de Estado debiera el Gobierno adoptar una serie de medidas vinculadas con la memoria, avanzar en una ley de memoria, en una ley de archivos, avanzar también en una ley general e integral de reparaciones, también debiera anunciarse un programa de reparaciones integrales respecto de las violaciones de los DDHH en el marco del “estallido social”. Por otra parte, sería importante que el Gobierno diera pasos en la discusión de una política pública de formación en materia de DDHH que apunte a construir bases sólidas para un compromiso ciudadano con la democracia y los DDHH. Creo que esas son cuestiones perfectamente posibles de implementar este año en la conmemoración de los 50 años del Golpe de Estado.

Claudio Nash realiza charla sobre el origen de las instituciones gubernamentales, internacionales y civiles de DDHH

El destacado abogado experto en DDHH, realiza charla para el plan de formación de monitores/as para guías en el Sitio de Memoria Estadio Víctor Jara

Este miércoles 12 de abril el curso de formación de monitores/as para guías en el Sitio de Memoria Estadio Víctor Jara contó con la participación del abogado Claudio Nash, quien es coordinador de la Cátedra de Derechos Humanos en la Universidad de Chile. En una charla de dos horas, se abordó el origen de las instituciones gubernamentales, internacionales y civiles de DDHH.

Sin embargo, antes de iniciar la actividad, Claudio Nash describió a la iniciativa del plan de formación como un “triunfo”, valorando la extensión de 18 sesiones de contenido afín. 

En cuanto al contenido, el académico partió su charla con la premisa de los límites del poder versus la realidad, esto porque si bien han nacido organizaciones que trabajan por combatir los abusos de poder, no se logra frenar del todo, por ende, están en constante disputa y adecuándose a las diferentes dinámicas en la sociedad. 

A través de una línea de tiempo el abogado fue situando los eventos históricos que marcaron la gestación de instituciones gubernamentales, internacionales y civiles de DDHH, especificando sus atribuciones y obligaciones para garantizar los derechos humanos. En esta misma radiografía histórica reveló las dificultades, las discusiones, toma de decisiones o las situaciones de cómo han llevado su accionar dichas instituciones. 

Charla del abogado experto en DDHH, Claudio Nash, en el plan de formación de monitores para guías en el Sitio de Memoria Estadio Víctor Jara

Para Nach es sumamente importante tener presente las experiencias pasadas, trabajar la memoria puesto que —en sus palabras—  “te permite cuestionar el presente”, agregando que siempre hay una disputa entre el negacionismo y la memoria, por ende, hay que estar en permanente diálogo para defender la memoria. 

Una charla que complementa abordando los ejes históricos en Chile post dictadura en el período de la transición, ligado a los conceptos de verdad, reparación, justicia y la garantía de no repetición, asegurando que el tercer punto no está del todo zanjado y que el último ha sido nulo a nivel país. 

En esta línea, conversó sobre el estallido social de 2019, indicando que la mutilación ocular como método de control social y terror sólo tiene un antecedente histórico documentado en el período de Aníbal, quien fue un general cartaginés durante la segunda guerra púnica entre Cartago y Roma (218-202 a.C.)

Nash cerró la actividad hablando del debate de la recién promulgada Ley Naín-Retamal, mencionando que Chile al estar suscrito voluntariamente a la Organización de Naciones Unidas (ONU) desde 1945, la oposición cae en una incoherencia al no querer reconocer la advertencia de ONU sobre la “legítima defensa privilegiada”, puesto que «no se ajusta al derecho internacional de los derechos humanos. En lugar de dotar a las policías de herramientas más eficaces para su función, la propuesta reduce la rendición de cuentas, obstaculizando el acceso a la justicia para las víctimas de eventuales abusos y favoreciendo la impunidad», según expresó el jefe de la ONU Derechos Humanos en América del Sur, Jan Jarab.

Al término, el coordinador de la Cátedra de DDHH de la Universidad de Chile, agradeció la invitación y reiteró que esta iniciativa de la Fundación Víctor Jara es “esencial no sólo para el trabajo interno, sino para generar diversos espacios para discutir en torno a DDHH y memoria, y de qué manera esa historia nos permite leer la realidad actual en Chile en materia de derechos humanos con una mirada crítica”, precisó. 

El plan de formación de monitores/as para guías en el Sitio de Memoria Estadio Víctor Jara cuenta con el apoyo de financiamiento del Ministerio de las Culturas las Artes y el Patrimonio, la Subsecretaría de las Culturas y el Departamento de Ciudadanía Cultural.

Fundación Víctor Jara es parte de la Red | Lanzamiento del plan de gestión de la Red Metropolitana de Organizaciones Colaboradoras PAOCC

Este sábado 15 de abril en el Teatro Aleph la Fundación Víctor Jara se hizo presente en el evento del lanzamiento del plan de gestión de la Red Metropolitana de Organizaciones Colaboradoras de la que es parte. Una red que nace del Programa de Apoyo a Organizaciones Culturales Colaboradoras (PAOCC) dependiente del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio. 

Con la presentación de diversas instituciones comunitarias y culturales se llevó a cabo la actividad que contó con la presencia de autoridades estatales como la subsecretaria de las Culturas y las Artes, Andrea Gutiérrez, en compañía de la seremi metropolitana de dicha cartera, Alejandra Jiménez. 

Gutiérrez valoró la función y la labor de todas las organizaciones colaboradoras, recalcando el compromiso por trabajar en conjunto con el Estado para promover las artes y las culturas en la sociedad nacional: 

“Cuando la gente decide por la cultura significa que deciden que la respuesta no es la violencia. Por eso es tan importante que el Estado las apoye, las respalde y trabajen en conjunto, por eso a mí me gusta tanto el nombre organizaciones colaboradoras. Eso es lo que seguiremos haciendo y a partir de este año queremos dejarlas consolidadas en un registro de continuidad que nos permita garantizar que cada año no sea un sufrimiento el presupuesto y ustedes puedan seguir haciendo su labor con una proyección de crecimiento”, sostuvo la subsecretaria de las Culturas y las Artes. 

En tanto la seremi de las Culturas, las Artes y el Patrimonio de la Región Metropolitana, Alejandra Jiménez, dijo: “Las organizaciones colaboradoras son protagonistas y un eje fundamental para la política pública que implementa el Gobierno del Presidente Boric, por lo que las necesitamos en unidad y organizadas. Trabajemos juntos por el bien de sus organizaciones, de la red, pero también por la región, porque ustedes son importante en lo artístico cultural, también lo son en el territorial para hacer un círculo más virtuoso del que ya hemos hecho”.

La Red Metropolitana de Organizaciones Colaboradoras apoyadas por el programa PAOCC del Ministerio de las Culturas está integrada por la Corporación CoArtRe, Corporación Chilena del Video, El Circo del Mundo, Fundación Sidarte, Fundación Víctor Jara, Pianos para Chile, Raipillán, Teatro Aleph, Teatro del Puente, Teatro Ictus, Centro Arte Alameda y Museo de Artes Visuales MAVI UC.

Sobre PAOCC y el Plan de Gestión 2023 de la Fundación Víctor Jara

El Programa de Apoyo a Organizaciones Culturales Colaboradoras (PAOCC) se orienta a entregar financiamiento a organizaciones culturales que generan programación, implementan acciones de participación y fomentan la creación y experimentación artística, para que puedan consolidar sus equipos de trabajo y mantener la continuidad de su quehacer.

Gracias a este programa y al trabajo sostenido de la Fundación Víctor Jara en sus 30 años de funcionamiento es que se está en preparación de dar un salto cualitativo en su crecimiento. Como Fundación estamos llegando a acuerdos sustantivos con el Estado para implementar un proyecto multidimensional en el Sitio de Memoria Estadio Víctor Jara. 

Este proyecto plantea entender el lugar desde la memoria para desarrollar las dimensiones culturales, artísticas y deportivas del estadio, lo que implica un crecimiento institucional enorme, desde los equipos profesionales, técnicos y los recursos de financiamiento que eso conlleva (para más información, pincha aquí). 

El plan de gestión que presentamos para el 2023 que es una continuidad de lo que hemos desarrollado a lo largo de los últimos siete años, es la base esencial para dar el salto organizativo e institucional que se requiere para los desafíos que nos plantea el proyecto Sitio de Memoria Estadio Víctor Jara. Nos permitirá mantener el equipo base de desarrollo de nuestro Archivo Víctor Jara, corazón y mente de nuestro quehacer. 

Desde este archivo brotan los contenidos que desarrollamos en todas las áreas de trabajo de la fundación y proveen de un flujo constante de información para investigadores y público en general. También es fundamental para el trabajo del Sello Víctor Jara, que publica anualmente nuevos materiales bibliográficos y discográficos entre otros. También es crucial para proveer la información que compartimos en redes sociales, boletines y actividades dentro y fuera de nuestra casa. 

Desde este archivo se elaboran, renuevan y crecen las dos grandes exposiciones que han empezado a recorrer Chile y esperamos prontamente también el extranjero: El mundo gira y crea porque existe el amor y Víctor Jara: dos miradas, ambas exposiciones que son cada vez más solicitadas por municipalidades, embajadas y comunidades organizadas.

Mientras que las actividades como el Festival Arte y Memoria Víctor Jara en el Sitio de Memoria, esperamos que pasen a ser mucho más que una excepción una vez al año. También esperamos fortalecer nuestra capacidad de llevar todos estos contenidos a públicos remotos vía transmisiones streaming en vivo, aun cuando ya comenzamos a volver a la presencialidad.

Pero sin duda todo esto es imposible en el corto, mediano y largo plazo con los recursos que nos otorga el Programa, se requieren enormes voluntades para desarrollar la integralidad de un proyecto que tendrá grandes beneficios para el barrio, la ciudad, la región y el país. Y por tanto, un crecimiento multiplicador de beneficiarios y públicos. Se requiere un compromiso permanente del Estado para lograr financiamiento suficiente y estable para sostener en el tiempo este gran desafío. Estamos trabajando en esto, estrechamente con los Ministerios relacionados.

No obstante, al mismo tiempo se requiere de la base sólida que nos otorga el PAOCC para preparar este gran salto. Sin duda el 2023 será un año de cambios y transformaciones, pero sobre todo, un año de trabajo con nuevos horizontes y esperanzas. Nuestra Fundación se proyecta hacia un futuro desafiante que busca dar respuesta a una demanda creciente de la ciudadanía: derecho a la Memoria, derecho a la Cultura y las Artes y garantías de no repetición.

A continuación, los tres ejes del plan de gestión de la Fundación Víctor Jara:

Eje 1: Desarrollo organizacional

La Fundación ya posee un equipo de trabajo, compuesto en base a criterios de paridad sustantiva en la toma de decisiones. En el directorio, de sus nueve integrantes cuatro son mujeres, su presidenta y todos los cargos destacados son ocupados por mujeres. Por su parte, el equipo de trabajo está conformado mayoritariamente por mujeres, cuatro de los seis integrantes; si bien el director ejecutivo es hombre, las decisiones se toman colectiva y horizontalmente en el equipo. Los representantes legales también son una dupla paritaria. Esta composición del equipo de trabajo, nos hace estar permanentemente en alerta y receptivos a incorporar la perspectiva de género en nuestro quehacer, como por ejemplo, establecer facilidades para los y las integrantes del equipo que desarrollan labores de cuidados, ya sea con hijos e hijas como con adultos y adultas mayores.

A la hora de realizar actividades también la paridad es un criterio muy importante, tratando siempre que es posible, convocar igual número de invitados e invitadas. Se suma nuestra intención y preocupación de utilizar lenguaje inclusivo en nuestras comunicaciones. No obstante, en nuestro deseo de seguir fortaleciéndonos como equipo, pensamos organizar alguna actividad relacionada, para reflexionar sobre nuestro quehacer y buscar mejorar en relación al tema.

La Fundación busca poder mantener un clima de autocuidado y cuidado mutuo del equipo de trabajo para lo cual cerramos la oficina para vacaciones en verano y en invierno nos tomamos una semana de vacaciones coordinando que no nos topemos. Además de coordinarnos y apoyarnos para cuando temas de salud o familiares nos demandan atención, reprogramando o reemplazándonos en actividades.

La Fundación ha realizado un esfuerzo para poder aumentar los honorarios de las y los trabajadores este 2022, aportando con sus propias reservas y ahorros para complementar los fondos recibidos, ya que claramente no eran suficientes. El año 2023 buscamos asegurar los honorarios profesionales asignando en este proyecto la mayor parte de los recursos a los gastos en el equipo de trabajo y aspirando a ir avanzando en el tema de las contrataciones, comenzaremos contratando bajo el código del trabajo a un miembro del equipo. Así nuestras capacidades de gestionar nuevos recursos serán para las actividades, no para complementar remuneraciones, dando seguridad al equipo. Además, la mayor parte de las actividades de la fundación la realizan los mismos profesionales del equipo de trabajo, teniendo asegurado el cumplimiento del Plan de Gestión propuesto.

Sobre la diversificación de fuentes de financiamiento, buscamos la postulación a nuevos fondos concursables, la activación y visibilización de la tienda para la venta de nuestros materiales y otros afines, la venta eventual de entradas en el caso de eventos masivos y la gestión ejecutiva para el levantamiento de fondos de gobiernos locales o instancias nacionales.

Eje 2: Vinculación con el entorno

Nuestra Fundación tiene una larga trayectoria de trabajo en red y colaboración con organizaciones comunitarias, colectivos y agrupaciones culturales, artistas, municipalidades, universidades, organizaciones de derechos humanos, redes, entre otras. En el plan de gestión 2023 seguiremos y fortaleceremos nuestra estrategia. Gracias a esas alianzas y trabajo en red aseguramos que nuestras actividades y contenidos editoriales puedan ser conocidos y apropiados por diversas comunidades. Parte de las estrategias para el año 2023 es ampliar nuestra alianzas hacia organizaciones o personas que se vinculen con territorios o comunidades con problemas de accesibilidad.

En relación a la sistematización del conocimiento de los públicos, la estrategia será recopilar aquellos levantamientos de información generados en años anteriores y realizar una nueva encuesta, sistematizando la información con miras a establecer las temáticas y datos que nos interesan conocer de nuestros públicos. Y fortalecer nuestra base de datos, para llegar con mayor efectividad a los públicos interesados en nuestros contenidos.

Eje 3: Fortalecimiento de la programación

Recogiendo la experiencia de la vuelta a la presencialidad vivida con actividades en 2022, la idea del año 2023 es abordar una apertura sostenida del espacio de exposiciones de la casa fundación, fortalecer las visitas y compras presenciales en la tienda de nuestra fundación, facilitar las consultas y acceso al archivo. En relación con el Archivo Víctor Jara, el arte y la cultura en general y el Sitio de Memoria Estadio Víctor Jara, buscamos lograr realizar acciones y/o actividades con cierta regularidad —considerando por supuesto las recomendaciones de la autoridad sanitaria— para mantener comunicación con nuestros públicos y aliados.

En cuanto a la circulación de contenidos, revisar los materiales existentes, seleccionarlos y adaptarlos a nuevos formatos o a formas de circulación (como RRSS, por ejemplo) con el fin de diversificar el acceso y reforzar la comunicación con nuestros públicos y alianzas.

La Fundación posee criterios y procedimientos para la selección de obras y artistas que participan en la programación, los que se ven reflejados en las políticas de acceso de forma concreta. Por otra parte, la trayectoria de la Fundación da cuenta de su vocación en la valoración de las artes, la cultura popular nacional y latinoamericana, el compromiso social por las transformaciones, la resistencia, la memoria y los derechos humanos; y es en esta trayectoria, permeada por la figura, obra y pensamiento de Víctor Jara, que se han ido formando las alianzas y colaboraciones evidentes de quienes comparten un camino común.

“Esta obra significa historia y memoria ante tan innoble asesinato”

Héctor Herrera hizo importante donación a la Fundación Víctor Jara. 

El pasado jueves 30 de marzo en el Ministerio de Relaciones Exteriores, Catalina Echeverría, encargada de archivos de la Fundación Víctor Jara, y Cecilia Fuentes, ayudante de conservación, retiraron una importante donación artística enviada por Héctor Herrera desde Francia, país en el que vive desde 1977 tras llegar como refugiado político. 

El presente consiste en un cuadro titulado Héctor, le chilean del pintor francés Gerard Lattier, donde el artista retrató un crudo momento que marcó la vida de Héctor. A sus tan sólo 23 años, siendo funcionario del Registro Civil, encontró e identificó el cuerpo de Víctor Jara en el Servicio Médico Legal (SML) un 16 de septiembre de 1973. Dos días después, buscó y averiguó el domicilio de Joan, esposa de Víctor, para contarle la trágica noticia. Ese mismo día  —a escondidas— llevó a Joan al SML para recuperar el cuerpo de Víctor, acción que concretaron para darle sepulcro al cantautor chileno en el Cementerio General. Después de ese encuentro, por un acuerdo mutuo, Joan reservó la identidad de Héctor por muchos años.

Lattier, artista y amigo de Héctor, en la pintura retrata siete escenas claves de aquella historia relatada por Herrera, una de ellas, es cuando el ex funcionario del Registro Civil visita el hogar de Joan para informarle lo sucedido, siendo recibido por ella y sus dos hijas. Amanda, la menor e hija de Víctor, le muestra un dibujo de su padre, diciéndole “¡Te lo doy!”. Una acción que quebró emocionalmente a Héctor y lo impulsó a proseguir con su ayuda a Joan.

Al reverso del cuadro, hay recortes de diarios franceses de la época que dan la noticia del asesinato de Víctor, del Golpe de Estado, además de una fotografía del primer logo de la Fundacion Víctor Jara y una foto del artista chileno con su guitarrra, rodeado de niños con la letra de Plegaria a un labrador.

La obra Héctor, le chilean retrata el hallazgo, la identificación, el sepulcro y la memoria de Víctor Jara de acuerdo al relato de Héctor Herrera

En 1998 la obra fue inaugurada y colgada en el restaurante El Rinconcito de Héctor y su esposa Beatrice Dumond en Nîmes (Francia), justo el día del arresto de Augusto Pinochet en Londres por orden del juez de la Audiencia Nacional de España, Baltasar Garzón, acusándolo de implicación en los delitos de genocidio, terrorismo internacional, torturas y desaparición de personas ocurridos en Chile durante la dictadura militar. 

Hasta el 2015 la pintura estuvo enmarcada en el restaurante que fue testigo también de múltiples y cálidas juntas entre chilenos/as que conformaban la asociación Les Amis de Víctor Jara Chili —creada por Héctor y Beatrice en los 90— y que anualmente reunían fondos para donar a la Fundación y “acompañar así la incesante lucha de Joan”, según cuenta Herrera. Desde el 2015 Héctor Herrera quería realizar este obsequio, ya que se había jubilado y vendió su negocio, pero que recién este año pudo concretarlo gracias al financiamiento de la Embajada de Chile y la Cancillería del Ministerio de RR.EE. 

Héctor Herrera en la Embajada de Chile en Francia

Para Héctor Herrera, “esta obra significa historia y memoria ante tan innoble asesinato. Cuando acepté la proposición del pintor de realizar este cuadro pensé inmediatamente en la importancia de que quede una huella pintada en un lugar que yo vivo al sur de Francia, en la ciudad de Nîmes”. 

El chileno de 73 años agrega que el mensaje de la pintura: “En concreto se relaciona con una memoria e historia que es parte de Chile”, pero señalando que “esta historia a mí ya no me pertenece al entregar este cuadro a la Fundación. La idea es que todos los que quieran visitar la Fundación puedan verlo y consultarlo. Ese es mi mensaje fraterno con el trabajo que desarrolla la organización”, profundiza. 

La ayudante de conservación Cecilia Fuentes y la encargada de archivos Catalina Echeverría, resguardando la obra donada por Héctor Herrera en la Fundación Víctor Jara

Como la llegada de la donación coincidió con la conmemoración de los 50 años del Golpe de Estado, la caja que resguarda la obra será abierta y exhibida el próximo 18 de septiembre cuando se cumplen los 50 años del primer entierro de Víctor Jara en Chile.

Relato de la pintura Héctor le chilean: 

Cuadro 1: Héctor identifica el cuerpo de Víctor Jara en el Servicio Médico Legal (SML).

Cuadro 2: Va al hogar de Joan a contarle el hallazgo del cuerpo de su esposo.

Cuadro 3: Héctor, Joan, un amigo de ella y un trabajador de la morgue llevan en un ataúd el cuerpo de Víctor hacia el Cementerio General.

Cuadro 4: El sepulcro de Víctor en el Cementerio General. 

Cuadro 5: Al salir del cementerio, se encuentran con un cortejo fúnebre de militar.

Cuadro 6: Al volver Héctor a Chile visita la tumba de Víctor y se encuentra con múltiples presentes en su lecho como flores, dibujos, poemas y un grupo cantando su música.

Cuadro 7: Víctor cantando Plegaria de labrador junto a su guitarra y niños/as

Canto Libre – Conmemoración 33 años de las jornadas de purificación del ex Estadio Chile post dictadura

Hace 33 años se desarrollaron las dos jornadas de purificación del ex Estadio Chile un 5 y 6 de abril de 1991, organizado por Joan Jara junto a sus dos hijas Manuela y Amanda. Fueron dos días intensos de actividades artísticas, bailes, cantos, interpretaciones actorales y pintura. Todo con la intención de expiar el ambiente de las dependencias del edificio que hoy es el Sitio de Memoria Estadio Víctor Jara. Una acción popular y colectiva en torno a la cultura y a los derechos humanos que dio origen a la Fundacion Victor Jara.

Amanda Jara, al rememorar Canto Libre asegura que: “Junto a mi madre y hermana entramos al ex Estadio Chile con mucha esperanza y decisión para expiar todo eso que había sucedido ahí y también para recuperar ese lugar como sitio de memoria”.

La actividad fue dirigida por el actor y director de teatro Andrés Pérez y el bailarín y coreógrafo Patricio Bunster. Además, personas y organizaciones de Gran Bretaña, Canadá y Estados Unidos colaboraron en la producción como los y las grandes artistas Jane Fonda, Peter Gabriel, Michelle Pfeiffer, Susan Fleetwood, Richard Gere, entre otros.

Desde el espectro artístico nacional, el actor José Soza, la compañía Teatro del Silencio fundada por Mauricio Celedón y Claire, los miembros de las bandas Inti-Illimani y Congreso fueron algunos de los diversos artistas que participaron en las dos jornadas que tuvieron los alrededores y el interior del actual Sitio de Memoria Estadio Víctor Jara con múltiples personas desplegadas expresando arte y memoria.

Mural en proceso a las afueras del ex Estadio Chile
Mural en proceso a las afueras del ex Estadio Chile

En Canto Libre además de purificar el espacio también se hizo una conmemoración por todas las personas que fueron torturadas por los militares en el ex Estadio Chile entre 1973-1974. Así como también quienes fueron asesinados como los casos de Littré Quiroga y Víctor Jara. 

Al respecto, en el evento, Joan Jara sostuvo que: “Víctor, por sobre todo era humano, y aquí murieron muchos seres humanos y muchos sufrieron. Yo creo que nuestro actor debe pensar no sólo en Víctor, sino en todos ellos”. 

Ritual mapuche para purificar el espacio del ex Estadio Chile

Por otra parte, en su libro Víctor, un canto inconcluso describió a la actividad como: “Un acto sublime de amor y solidaridad en el que tomaron parte muchos amigos, que desde fuera del país, lo habían apoyado económicamente; los artistas, que dieron lo mejor de sí mismos; y las seis mil personas que llenaron el estadio para asistir al evento. Cuando el último poema de Víctor, inacabado, fue recitado públicamente por primera vez en aquel lugar, fue realmente como si el último grito de esperanza de Víctor hubiera visto luz. Quizás fuéramos capaces de acabar su canción”, concluyó sobre la última obra del cantautor.

“Sin olvido, bailaremos, bailaremos porque nuestra plegaria canta a sus vidas”

A través del arte, todas y todos quienes estuvieron presentes quisieron resguardar la memoria de las y los detenidos políticos. Una de las que fue parte de las jornadas de purificación fue Muriel Cornejo, actriz, escenógrafa y artista plástica. Tras ya un poco más de tres décadas, le es aún difícil hablar de lo que vivió en Canto Libre, porque tuvo una “mezcla de emociones”, pero afirmó que fue un honor, porque fueron casi dos meses de preparación y conversaciones para definir cuál era la mejor forma de llevar a cabo la purificación del estadio.

Cornejo colaboró con ideas y aportó en la escenografía de Canto Libre, ante esto, expresó que: “Me siento orgullosa de haber propuesto el final con las estrellas para dejar una imagen cósmica del final de Víctor. Eso me gustó mucho. Por otro lado, en lo personal, aparte de lo emocional y de la catarsis de los años de dolor y de tristeza, fue enriquecedor tomar esa catarsis del dolor y transformarla en creatividad”.

Para la escenógrafa fue emocionante estar con Joan, Manuela y Patricio Bunster cuando estuvieron en el camarín en el que Víctor fue torturado, describiéndolo como “un momento muy fuerte y que al recordarlo, me sigue estremeciendo”. Agregando que para el desarrollo de las jornadas de purificación: “Hubo una suma de voluntades para poder purificar el estadio, limpiar ese peso que había allí. Creo que esas jornadas unificaron a muchas personas de distintos niveles artísticos que quisieron colaborar para contribuir a este gran evento con los payadores, la gente del teatro, los músicos, los bailarines. Todos estábamos dispuestos a ensayar lo que fuera para que todo saliera muy bien”, detalló y concluyó la artista.

Por: Constanza Yáñez Coñoepan

Ve aquí el registro audiovisual completo de “Canto Libre”:

“Una experiencia gratificante y reflexiva”, así califican las voluntarias de las sesiones del programa de formación de monitores/as para visitas guiadas en el Sitio de Memoria Víctor Jara

A principios de marzo comenzó el programa de formación de monitores/as para visitas guiadas en el Sitio de Memoria Víctor Jara, el que es financiado por el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio en conjunto con la Fundación Víctor Jara, y tiene como misión potenciar la memoria y la defensa de los derechos humanos, sujetándose de las lamentables vulneraciones ejercidas en las dependencias del ex Estadio Chile en el período de la dictadura militar. 

Mariela Llancaqueo, encargada de documentación de la Fundación, dirige la planificación de este curso que ya lleva cuatro sesiones de un total de dieciocho, y se muestra satisfecha con los resultados, resaltando que: “Hemos logrado conformar un grupo muy participativo, muy dispuesto a entregar su tiempo en esta formación, y muy dispuesto a poder conversar con las personas que solicitan las visitas al Sitio de Memoria”.

Cuarta sesión del programa de formación para monitores/as

En las sesiones que van hasta la fecha, las y los voluntarios han revisado y estudiado los ejes que se conducen actualmente en las visitas guiadas tales como la información histórica de los eventos de violaciones a los derechos humanos en los espacios del ex Estadio Chile, reconociendo hitos en cada espacio. Sin embargo este recorrido  no está centrado únicamente en la entrega de datos, sino que se hace una invitación a la reflexión y al diálogo.

Para lograr aquello, en las últimas clases han visto contenidos de bibliografía sociológica e histórica orientada a conceptos como la memoria para analizarla reflexivamente desde sus distintas dimensiones. La memoria y su relación con la historia, con la experiencia individual-colectiva o también los tipos de memoria existentes (dominante, denegada, subterránea). 

Es por lo anterior que también las y los docentes han expuesto en sus presentaciones la experiencia de la dictadura militar, del terrorismo de Estado que ejerció esta sobre la población chilena por 17 años, pero también dando cuenta de las organizaciones de derechos humanos que la enfrentaron, y que muchas siguen activas actualmente. De manera complementaria, a las y los participantes se les propone material bibliográfico digital e impreso como el libro El Chile de la posdictadura de la Revista Anales.  

En definitiva, y de acuerdo a lo tratado en clases, se crearía una red de conciencia histórica para así comprender a la memoria como un aprendizaje para las acciones del presente. Un aspecto importante de relevar en las visitas guiadas.

Las voluntarias Carmen Castillo y Cindy Salazar que asisten al programa lo califican como “una experiencia gratificante”. Castillo además señala que ha sido un “un proceso muy enriquecedor contingente a la situación actual que vivimos y creo que es súper importante reconstruir la memoria para que el nunca más siga de manera permanente en nuestra historia”.

Por su parte, Salazar agrega que “ha sido súper coherente también tomar esta instancia para poder ser parte activa,  seguir expandiendo la memoria y la importancia que tiene para que no vuelvan a ocurrir violaciones a los DD.HH. Y lo que más destaco hasta ahora es la posibilidad de irnos todos los miércoles con una reflexión personal, más que desde la teoría. Yo creo que todo lo que nos ha movido a nivel interno es súper importante para que luego sea expandido a las personas que vengan en un futuro cercano a estas visitas”, aseguró la participante del curso.

Las sesiones son realizadas por Mariela Llancaqueo, Bárbara Azcárraga, además de la participación ocasional de académicas/os como Cristina Moyano —quien tiene un doctorado en historia con mención en historia de Chile en la Universidad de Chile— y el coordinador de la cátedra de derechos humanos de la Universidad de Chile, Claudio Nash.

La Fundación Víctor Jara quiere mantener esta iniciativa, y así lo rectifica Llancaqueo, puesto que “como organización queremos que las visitas guiadas en el Sitio de Memoria Estadio Víctor Jara sean realizadas por personas iguales, es decir, gente que puede interpelar a otros visitantes, que les puede compartir experiencias y, por sobre todo, les puede provocar reflexiones que es la función final de una visita en un espacio de memoria”, sentenció.